Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Israel Aldana.
Martes, 16 de junio de 2015

Series animadas de TV de nuestra infancia (y II)

[Img #11340]Tras la primera entrega, me permito volver la vista atrás de nuevo, para seguir repasando otras ficciones infantiles que seguro muchos, aún no hemos podido olvidar. Y que seguro sería bueno, que las nuevas generaciones de niños pudieran conocer.

 

David el Gnomo (TVE, 1985)

 

Basada en los libros Los gnomos y La llamada de los gnomos (Het leven der kabouters), de los neerlandeses Will Huygen y Rien Poortvliet, escritor e ilustrador, respectivamente.

 

Esta serie española, emitida en 1985 y repuesta después en varias ocasiones, nos narra las aventuras de David, un gnomo de los bosques que gracias a sus conocimientos de las plantas medicinales cura a los gnomos de sus enfermedades, y a los animales heridos.

 

Por ello, David es llamado desde todas las partes del mundo para resolver casos médicos difíciles. Durante sus viajes, debe lidiar con peligros y dificultades como trolls, monstruos, incendios, inundaciones, sequías, frío, calor... y, a veces incluso, los seres humanos.

 

Mítica serie que marcó la infancia de muchos niños de los 80 y comienzos de los 90, que nos descubrió que existen valores y enseñanzas que no se limitan sólo a “ser el mejor”. Con ella aprendimos mucho sobre la amistad, el respeto a la naturaleza, y hasta incluso datos documentados sobre animales y sus costumbres.

 

Pero sobre todo aprendimos (ésta parte de la crítica ya es personal) que la lección más valiosa, además de la última que te enseñaba el sabio David al final de la serie, era la de la muerte. Y que al fin y al cuando un ser querido se va, no desaparece del todo de tu lado.

 

Don Quijote de La Mancha (TVE, 1979)

 

Obra cumbre de la literatura universal, "Don Quijote de La Mancha" es uno de los libros más difundidos y conocidos de la historia.

 

Fue en los años ochenta, cuando se difundió por el mundillo de la animación, la genial idea de por qué no acercar la obra de Cervantes al público infantil de manera más accesible, a través de una serie.

 

Y vaya si la cosa podía dar de sí en cuanto a representar en imágenes de dibujos animados, las escenas más conocidas de la odisea del lunático y apaleado caballero andante. Puede que la animación no fuera perfecta y tuviera cierta rigidez, e incluso determinados pasajes de la novela fueran difíciles de adaptar para la mentalidad un niño; pero el gran esfuerzo valió la pena.

 

Doblada por los actores Fernando Fernán Gómez y Antonio Ferrandis, además de otros grandes del doblaje español; creo que es la mejor adaptación que ha salido hasta ahora, tanto de actores reales como de animación, y precisamente esto se debe, al absoluto respeto con que se ha tratado el texto de Cervantes.

 

Marco (TVE, 1977

 

Esta serie está inspirada en el cuento juvenil del italiano Edmondo de Amicis (1846-1908) "Marco, de los Apeninos a los Andes", y ambientada a finales del siglo XIX, en plena crisis económica en Italia. Nos relata el largo y accidentado viaje, desde Génova hasta Buenos Aires de Marco, un niño de trece años, en busca de su madre, que había emigrado a Argentina dos años antes, para encontrar trabajo sirviendo en una casa, y así poder ayudar económicamente a su familia, sumida en una profunda crisis.

 

Aunque estrenada en Japón, la serie se convirtió en un éxito inmediato, en la mayor parte de países donde se estrenó. Aquí en España llegó a alcanzar una fama similar a la de “Heidi”.

 

Las aventuras y desventuras de Marco, a través de buena parte de la geografía argentina, causaron la congoja de sus más jóvenes espectadores, y la de los no tan jóvenes. Hasta incluso se llegó a pedir su retirada de las pantallas, por ser demasiado triste y lacrimógena. Pero pienso que es precisamente por eso por lo que la serie es más valiosa.

 

En un tiempo de productos edulcorados, tanto para niños como para adultos, esta serie brilla como un clásico lleno de matices y de mensajes ocultos. También es bueno que los niños lloren de vez en cuando, y que poco a poco comprendan que la vida no es nada fácil. Cuanto antes lo acepten, antes madurarán. Creo que es una serie que ayuda a criar a personas sensibles.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress