Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Por Salvador Moreno Valencia (Peter Magnus).
Martes, 12 de enero de 2016

Héroes y rebeldía

“Los libros curan la más peligrosa de las

enfermedades humanas:

la ignorancia.

Radko Tichavsky”.

 

[Img #12465]En el siglo veintiuno ya no nos quedan héroes ni rebeldes, se nos van los grandes de la música, y en el inicio de este dos mil dieciséis se nos ha ido David Bowie, el gran “duque blanco”, el icono de los que crecimos en los años setenta. Quedarán sus grandes temas y su rebeldía.

 

En España tampoco quedan héroes, más bien quedan mediocres en el poder, uno de los principales es ese engendro de ser que ha gobernado durante los últimos años este país de pandereta donde la envidia es el caldo de cultivo de todos los días, Mariano se llama este señor que ha dejado constancia de su mal hacer.

 

Sigamos por la senda del despilfarro y del latrocinio de Estado y seguiremos sumidos en la miseria, además de en la más absoluta ignorancia.

 

Se nos van los héroes que luego el sistema convertirá en fetiches para lucro de sus arcas, las de los de siempre, los poderosos reyes del mambo, los que en sus despachos, construidos sobre cimientos de muerte e injusticia, deciden a cómo cotizan los inocentes en sus pestilentes bolsas, cadáveres que serán el pasto de las moscas de la miseria, la que ésos reyes del mambo crean para seguir sembrando la tierra de mierda.

 

Se nos van aquellos que con su actitud y su pensamiento se enfrentaron a lo establecido, bien a través de la música, bien a través de la literatura, o bien a través de cualquier otra forma de manifestar su no aceptación a los dogmas impuestos como únicas verdades, como única salida.

 

Nuestra salida ante este holocausto programado desde las altas esferas, no es otra que la crítica, haciendo uso de nuestro sentido crítico para no dar por hecho, ni por cierto todo aquello que nos lleve a la desesperación y al servilismo, y/o al esclavismo.

 

Sigamos tras la estela de nuestros héroes ya muertos y hagamos homenaje a ellos con nuestra actitud diaria de rebeldía, de desobediencia civil, de inconformismo, de denuncia, de lucha…

 

Que no caigan en el olvido, no dejemos que la bien engrasada maquinaria del poder nos condene al más cruel de los lugares, ese rincón llamado olvido en el que no cabe la memoria, porque sin la memoria no somos más que números prescindibles si en las sumas de sus cuentas damos negativo.

 

¡Por todos los héroes caídos!

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress