Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
VMPress.
Domingo, 21 de agosto de 2016
perfil

La rana rosa

[Img #13423]Están los ecologistas tan cabreados que trinan como los agricultores y los especuladores españoles del agua. Los más lanzados, nos referimos, a los que preñaron a la desaladora de Escombreras y otros artistas del jabón con agua y sus pompas y burbujas. Nos explicamos para conocimiento del personal en general y los de las butacas de descanso y puros en la boca.

Los inefables idealistas y utópicos ecologistas, casi desaparecidos, perseguidos a ladrillazos, verdes por fuera y  colorados por dentro, "los sandias", les descalifican los reyes de las urbanizaciones hoy en desuso, derruidas, andan como almas que les llevan el diablo del sol que es un infierno, porque con la sequía, temen que un bello animalito que los expertos denominan la RANA ROSA, se extinga, cuando es un tesoro único que nacen y viven entre las charcas cercanas al rio Mula, que ni lleva agua a sus eróticos baños que tantos momentos de goce y fornicio nos han dado desde la época de los fenicios.
 

Se sospecha, con fundamento, que oídas las peticiones de los sabios consejos de M.A. RODENAS, presidente de esa cosa que es la Confederación Hidrográfica del Segura, recomendando a los campesinos, huertanos y agricultores que ahorren agua dejando de producir menos, y exportar, nos lance un Decálogo de ahorro veraniego a la ciudadanía, en este tórrido  agosto que huele a pies y axilas, en chiringuitos exquisitos.
 

Estas medidas van a tener respuestas populares con matices religiosos a cargo de los musulmanes que suelen lavarse cinco veces al día cuando rezan. El resto, los incrédulos, dejaremos de ducharnos y beber menos. Los hoteles mejoraran su imagen dando ejemplo. Finalmente se habla, lo comunicamos con las naturales reservas, que el máquina de Pablo Iglesias va a desatar una marea de fuerte levante, ante la sede regional de unos sindicatos del agua y sus socios, que vienen llorando desde tiempos inmemoriables, cuyas lágrimas riegan nuestros campos.

Los parados que vengan  de los arriates, inmigrante incluidos, los enviaremos a cuidar a las ranas rosas, con ayuda financiera de los ecologistas, que si bien han sido recortados para perder furezas y ganas, tienen sus mecenas secretos. Evidente, Murcia es así. Somos la región del dinero negro, la economía sumergida y la corrupción emergente.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Domingo, 21 de agosto de 2016 a las 14:16
Rosa, rosa, já
Bueno al principio leyendo el título llegue a pensar de que se trataba de una rana homosexual porque en la cosa del agua hay muchos mariquitas.Bueno, que tengan suerte los ecologistas.

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress