Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Cantabella.
Sábado, 1 de octubre de 2016

Leer SMS no es leer

[Img #13626]Caminamos irremisiblemente a pasos agigantados hacia el abismo, en cuyo múltiple y variado fondo aparece la muerte del libro tradicional como fuente de lectura, y cada vez son más las entidades y acontecimientos instigadores para llegar a esa triste sima. Ahora lo provoca un nuevo impulso, se trata por supuesto de un nuevo avance informático: la gran proliferación de las novelas por capítulos por suscripción o gratis; sumado a la larga lista ya existente de propuestas que tratan de destruir lo indestructible: el libro tradicional, las formas de leer.

 

El nuevo propulsor del desastre, un escritor chino que anunció recientemente planear de este modo ser el primer autor del mundo en publicar una novela para que se lea exclusivamente a través de mensajes de móvil. Qian Fuchang, el autor en cuestión, cuenta que está acabando ya la novela, que lleva por título “Fuera de la fortaleza asediada” y relata la historia de un triángulo amoroso, y será distribuida en microcapítulos de tan sólo setenta caracteres, el tamaño máximo estándar de un mensaje vía móvil.

 

De todos modos seguimos confiando en la sensatez de los buenos lectores, acostumbrados desde siempre a los libros tradicionales y que no están por la labor de cambiar sus hábitos de lectura por múltiples motivos, además, jamás será lo mismo, está claro, el estallido de los sentidos cuando abrimos un libro, una fiesta, olores, sabores, sensaciones que tenemos a cada página, a cada frase, a cada recoveco y meandro. No nos imaginamos leer microcapítulos de setenta caracteres de “El Quijote” de Cervantes, ni de “Madame Bovary” de Flaubert, por supuesto tampoco sumirnos en la lectura de “Crimen y Castigo” de Dostoievski o “Robinson Crusoe” de Daniel Defoe a través de mensajitos, ni otros títulos de la Literatura Universal leídos de forma tan ridícula.

 

[Img #13627]Esperamos y deseamos que el habilidoso y especulador autor chino sea lo suficientemente inteligente para crear una novela que no contenga más de diez o doce páginas de las tradicionales, de esa manera quizás sí resultara interesante y rentable para los devotos de la lectura a través del móvil, tal vez así, sólo habría que tomarse la molestia de pulsar dos o tres botones y la lectura quedaría acabada, como le gusta a las nuevas generaciones de lectores aficionados a los textos reducidos. Confiemos por otra parte que el escritor chino esté confundido y realmente no se trate de una novela, simplemente sean los imaginarios mensajes de texto con su admirada y maravillosa amante...

 

Nosotros, los lectores de toda la vida, nos resistimos a estos inventos, creemos y confiamos, y sobre todo deseamos que, a los nuevos inventores, cerebros privilegiados de formas de lectura modernas, economistas, negociantes de las Multinacionales de tecnologías informáticas, y a los indeseables escritores oportunistas, no les penetre la luz en sus cerebros a la hora de inventar nuevas maneras de leer textos, pues sería incomprensible también leer los poemarios: Residencia en la tierra de Neruda, el Romancero gitano de Lorca o las Soledades de Antonio Machado, y todavía mas increíble e incierto la extraordinaria narrativa de José Saramago, Jorge Luis Borges y Julio Cortázar, autores estos, que nunca se dejarán leer a través de semejantes aparatos siempre fabricados por los chinos.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress