Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Sábado, 5 de noviembre de 2016

Para ladrón el pueblo, sí

[Img #13784]Si, si, nosotros, el autollamado y proclamado como respetable pueblo, que está dispuesto en una lista, unas veces palpable y previsible, en otra hipotética deseando poder encontrar enganche en un pesebre, en la sabiduría de que cuanto más defraude, cuanto más robe y acumule dinero, su grado de honorabilidad y respeto social aumentará exponencialmente.

 

Es muy cómodo, resulta en extremo cómodo, y hasta tiene aspecto de complacencia y justificación propia, que digamos aquello de que todos los políticos - hagamos hincapié en lo de todos- son unos sinvergüenzas, y estemos esperando voto en mano para votar a aquellos que descaradamente roban o dilapidan el dinero público en beneficio de las sectas que los auparon o los aúpan, caso sangrante de la cortijá murciana, donde nunca pasa nada por más ultrajes sociales que se cometan, porque no en vano somos el más colosal granero de votos orientados hacia lo que ha sido y lo es la pérdida total de la dignidad de las gentes y los robos más descarados que nunca vieron los siglos, y mucho menos la impunidad reinante.

 

No existe ninguna necesidad social de votar a ningún partido político, y mucho menos cuando vemos claramente que no hay repuesta de castigo alguno hacia los abigeos del robo de las puntas de las partidas económicas cortijeras, por parte, generalmente, de unos políticos que actúan, un pueblo que no queremos saber nada, y nos limitamos a decir que el borracho dejará de beber cuando caiga en la cuenta que la bebida es mala para su organismo. Y poco más o menos es similar al dicho razonamiento la repuesta social murciana hacia el robo del dinero público.

Luego está el dramático hecho de que con un oscurantismo total, sin explicación ni demanda social popular de ello, se apoyan en silencio desde la cámara regional decretos, se legislan ordenanzas que nos afectan, ante una indiferencia total cortijera, que con decir que sus políticos son unos ladrones cree que lo tenemos todo resuelto, y somos un ejemplo de demócratas mundiales.

 

          Los que vivimos el franquismo en nuestras carnes, tenemos el consuelo vivo, tanto en la juventud como más tarde, que aquellos que formábamos el pueblo, la gente, éramos una piña social en contra de las golferías, las cuales por mucho que quisieran maquillárnoslas desde el régimen, no pasaban el control de calidad popular. Y eso, aunque nos lo teníamos que tragar, era un trago con su pequeño sabor dulce porque entendíamos que había mucho pueblo opuesto a ese tipo de granujerías, muy al contrario de ahora.

 

Ahora, no. Ahora se te ponen delante de las cámaras de televisión, que las tienen a su servicio, protección, complicidad y amparo, o se lanzan a llenar renglones sus escribanos a letra y palabra pagada, a defender lo bien que lo hacen, y el pueblo, la gente, voto en mano, espera ansioso que lo vean votar; a que lo vean participar de la cuerda de los ladrones y de los destripadores de país, y cuando se siente inspirados a lo más que llegan como ciudadanos es a decir que todos los políticos son iguales, y que para que le roben los otros, los de la coleta o los terroríficos comunistas, teléfono, ropa, gafas, zapatos…y un largo etcétera fabricados por los comunistas chinos, prefieren que le roben los suyos. Y se quedan más frescos que lechugas muy bien plantadas en el campo, en la tierra, aunque quizá fuera mejor que utilizáramos como bancal muchos edificios públicos, innecesarios y fatuos.

 

La triste realidad es esa: Los políticos no se van a corregir nunca, y van a seguir robando por mandato y deseo popular de que lo hagan.

 

Salud y Felicidad.

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress