Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Adolfo Caparrós Gómez de Mercado.
Martes, 13 de diciembre de 2016

Puerto escondido, de María Orduña

Clasificación: Novela Policíaca

Destino

[Img #13910]A veces, ser un niño rico tiene un precio muy caro. La novela que hoy presentamos nos trae a un joven apuesto conduciendo un coche de alquiler en Cantabria. Mes de agosto y una zona de playa, cultura y montaña en la que disfrutar de unas vacaciones magníficas.

 

Sin embargo, todo se va torciendo cuando Oliver llega a su palacete maravilloso presto a convertirse en un lugar idílico, de estudio, alojamiento y disfrute para extranjeros y se encuentra a la policía acordonando la zona con la noticia de que ha aparecido el cadáver de un bebé emparedado en una de las zonas que estaban en obras.

 

La cosa se va complicando de manera que, al principio del relato, hay muertes sospechosas casi a diario. El intrépido Oliver, que se ve implicado de lleno al tratarse de una casona familiar heredada, empieza a investigar por su cuenta mientras las obras se ven interrumpidas abruptamente.

 

La segunda parte de la novela se centra en la investigación propiamente dicha, en cuestiones muy bien documentadas que van adentrándonos en culturas, tradiciones e historias que nos remiten a otros tiempos, a otras maneras de hacer las cosas y a un mundo y una vida mucho más hostiles en los que las cosas se arreglaban para siempre o se las arreglaban a una también para siempre.

 

Ese mundo aflora con la llegada de Oliver y de Valentina, una guardia civil que sufre el ataque de su propio hermano y decide dejarlo todo para buscar un mundo más justo. Una historia que empieza en el trabajo en equipo y termina en algo más.

 

Hay algún toque de humor muy oportuno que amenizan una realidad grave, que se lleva vidas por delante y que termina llevándoselas pero en suicidios frente a los fallecimientos iniciales.

 

En la cubierta, un faro resiste sólido e impasible las embestidas de una mar embravecida que pretende llevarse por delante todo lo que esté a su alcance. Verdes, espuma, luz, ocres y letras en rojo y negro completan la bella imagen que aparece como carta de presentación. Que la disfruten.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress