Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Raúl Caracena.
Miércoles, 21 de diciembre de 2016
Álvaro Domínguez deja el fútbol

"A nadie le gustaría ser un inválido con 27 años"

[Img #13950]Álvaro Domínguez, ex jugador del Atlético de Madrid y actualmente en la plantilla del Borussia Mönchengladbach, se ve obligado a dejar el fútbol por una cantidad de lesiones insostenibles a pesar de su juventud.

 

El central español colgaba ayer un pequeño video desde su propia cuenta de Twitter en el que explicaba los motivos y lamentaba su prematura retirada, agradeciendo, a la vez, el apoyo siempre recibido por los aficionados colchoneros y bávaros.

 

El zaguero acusa una serie de lesiones que en los últimos años le han llevado a jugar en pésimas condiciones y pasar dos veces por el quirófano para tratar su espalda."A nadie le gustaría ser un inválido con 27 años", hecho que Álvaro evitará con su prejubilación futbolística. El ligamento sería solo supondría el comienzo en su época del Calderón, 17 días alejado de los terrenos de juegos, unos simples problemas que solo anunciarían una antesala catastrófica que, por suerte o por desgracia, no continuará su crecimiento. Tras abandonar España en 2012, el defensa que en su día debutara ante Serbia con Vicente del Bosque ese mismo año, aterrizaba en Alemania con la ilusión de un futuro prometedor. Su primera lesión seria acontecería en la temporada 2013/2014, cuando por culpa de una fractura en el hombro, se perdía 14 partidos, en torno a dos meses de competición, esto aún no era nada, a partir de ahí vino lo peor. La campaña siguiente, la 2014/2015, surgieron los primeros dolores en la espalda, solamente le sentaron 7 partidos y 8 al año siguiente, pero ya, como él mismo dice, le obligarían a jugar con dolor todos los partidos. Domínguez, para poder "jugar sin dolor" decidió operarse, cosa que le tuvo sin tocar un balón durante ¡227 días!, perdiéndose, por tanto, 25 partidos. Por desgracia, todo esto no fue suficiente y las dolencias volvieron a aparecer, para no volver a marcharse.

 

Al jugador campeón de dos Europa Leagues y una Supercopa europea con el Atlético, así como un Europeo Sub-21 con la Selección española, finalmente, cuelga sus botas de manera inmerecida y se ve obligado a abandonar lo que más le gusta en el mundo: el fútbol.

 

Por Raúl Caracena

Twitter: @raul_cheli

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress