Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Discantus Magacine.
Jueves, 22 de diciembre de 2016
CATEDRAL DE MURCIA, 22 DE SEPTIEMBRE. 21 HORAS

Coral Discantus y Sinfónica de la UCAM ofrecen el concierto de Navidad basado en villancicos del jumillano Julían Santos

[Img #13964]Coral Discantus y la Orquesta Sinfónica de la UCAM ofrecen esta noche, a las 21 horas, un concierto clásico con temas navideños en el marco incomparable de la Catedral de Murcia.

 

El director de Discantus afirma que “volvemos puntuales a nuestra cita navideña con la orquesta sinfónica de la UCAM, donde interpretaremos una selección del oratorio El Mesías y un recorrido sobre originales villancicos del maestro jumillano Julián Santos”.

Asimismo añadió que “se trata de un entrañable concierto que cada vez toma más arraigo en la sociedad murciana, y al que cada año asiste más y más gente, lo cual es muestra de que seguimos un buen camino musicalmente hablando y que el público murciano aprecia nuestra forma de entender y mostrar la música coral”.

Con la música en las venas

El jumillano Julián Santos nació, el 15 de enero de 1908, en el número 7 de la Plaza de la Constitución, en el seno de una familia de músicos. No en vano, sus padres Alfredo Santos de la Rosa y María Josefa Carrión se casaron el 16 de abril de 1904, teniendo ocho hijos (cuatro varones y cuatro mujeres) que estudiaban música con su padre y canto con su madre.

 

Finalmente tres de esos hermanos se hicieron músicos: Alfredo, José María y Julián. Pero al morir los otros dos muy jóvenes, solamente el tercero acabó desarrollando su carrera.

 

Ya a los cinco años sustituía a su padre, de forma ocasional, tocando el órgano en la iglesia de El Salvador de Jumilla. Además, tocaba el piano, la flauta, el clarinete y el violín. Poco después ya era miembro de la banda de música 'La Lira', donde tocaba la trompa bajo la dirección paterna.

 

Juventud y primeras obras musicales

Cumplió con el servicio militar en Melilla, donde dirigió la banda del regimiento y compuso marchas militares (El Relevo o Paso al Frente). Después, en plena Guerra Civil, se trasladó a Murcia. Aquí impartió clases de piano y dirigió el Orfeón 'Fernández Caballero' desde 1937.

 

En 1940 compone una zarzuela aún hoy inédita, El Fantasma de la Tercia, colaborando con el escritor Joaquín García. Además actuó con frecuencia en el Teatro Romea y en el desparecido Café Oriente de Murcia, en compañía del violinista Antonio Salas.

 

En 1932 Julián Santos contrajo matrimonio con María Asunción Espinosa de los Monteros y González Conde, hija del Barón del Solar. Sin embargo, la familia de la novia, una de las de mayor rango social de Jumilla, no aprobó dicha unión y ninguno de sus miembros acudió al enlace, celebrado en la Parroquia de Santiago a las tres de la madrugada. De la pareja nacieron tres hijos: Alfredo, Eugenio y Mª Josefa.

 

Amor por Jumilla

A principios de los años cuarenta del siglo XX Julián Santos marchó a Madrid en busca de nuevas oportunidades. En la capital conoció a los más importantes músicos de la época, destacando al desaparecido Ernesto Halfter, que le propuso marcharse con él a Alemania. Pero el cariño por su patria chica le hace volver de nuevo a su tierra, donde permaneció hasta su muerte.

 

Una vez en Jumilla Julián Santos formó una banda de música. Comenzó así su período más fructífero como compositor. A este período corresponden los villancicos y obras religiosas interpretadas en las parroquias jumillanas y, sobre todo, en el Teatro Vico.

 

Últimos años de vida

En 1972 murió la esposa del músico que, muy afectado, le dedicó la marcha fúnebre Para Siempre. El siguiente año estrenó su última obra, Cosmos, composición lírica en dos actos que se representó al aire libre. La escasa presencia de público y la situación musical de aquellos años llevaron al músico a aislarse de la actividad pública.

 

Julián Santos siguió impartiendo, como había hecho casi toda su vida, clases de solfeo y piano, en su vieja casa de la calle del Rico de Jumilla. Su última actividad musical fue colaborar en la creación de la actual 'Asociación Jumillana de Amigos de la Música', siendo su primer director. Dimitió de dicho cargo a finales del año 1982, alegando problemas de salud. Finalmente, el 3 de Julio de 1983 murió en Jumilla.

 

Tan importante fue este músico para la ciudad que el 23 de Marzo de 2003, el Ayuntamiento de Jumilla le nombró 'Hijo Predilecto', en un acto celebrado en el Teatro Vico.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress