Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Madres de Mallorca.
Martes, 17 de enero de 2017
EUGEN

Madres de Mallorca: Podemos es cómplice de la expropiación de niños

[Img #14095]Hace dos años que las madres de Mallorca escriben sobre sábanas blancas para denunciar al IMAS (Instituto Mallorquin de Asuntos Sociales), organismo que mediante informes y expedientes a la carta tiene la capacidad de ejercer un férreo control sobre los derechos fundamentales de las familias y de aplicar sobre los niños un régimen carcelario.

 

Las familias escriben sus denuncias sobre sábanas blancas porque son invisibles para esta sociedad programada desde hace años para no ver. La vergüenza del robo de bebés del pasado, primero por razones ideológicas y por motivos económicos después, continúa en el siglo XXI impidiendo reconocer a aquéllos y, ahora, a éstos. Negamos en voz alta que pueda ser cierto y así también llegamos a convencernos en voz baja, hasta que el drama se vuelve invisible.

 

A estas familias les han arrebatado a sus niños en contra de su voluntad y, en muchas ocasiones, de manera violenta porque esta Administración puede ejercer de juez y policía.

 

La aparente debilidad de mujeres jóvenes, solteras, sin recursos y con niños pequeños, las expone a la separación forzada de sus criaturas porque haber solicitado ayuda o haber sufrido violencia de género coloca a sus hijos en el punto de mira. El IMAS no escatima recursos en algunas de estas expropiaciones: la ambulancia espera por si tiene que llevarse a la madre y la policia acude por si hay resistencia.

 

Durante casi dos años y como si fueran invisibles, un matrimonio vivió acampado en las puertas del IMAS para reclamar a sus tres hijos. Sábana tras sábana, esa y otras madres afectadas escribían en ellas sus reivindicaciones y las colocaban junto a la pequeña tienda para que los técnicos las viesen al entrar y salir del trabajo. "Devolvednos a nuestros hijos", "los niños no son vuestros"... La hija mayor de 14 años de este matrimonio llegó a fugarse en más de treinta o cuarenta ocasiones del Centro de Menores. Sólo pedia volver con su familia. Hace poco, y para acallarla, la trasladaron a un "reformatorio" de la península. No se le permite llamar a su familia, pero se la puede contener y medicar sin rendir cuentas a nadie. Mientras tanto, el IMAS está elaborando informe tras informe con la intención de declarar a sus padres no aptos para tener a sus niños y así cerrarle las puertas a las solicitudes que su segundo hijo esta haciendo para poder regresar con ellos. Por supuesto, desde un principio, su tercer hijo, todavía bebé cuando fue arrebatado, ya estaba programado para ser adoptado.

 

Ese es el pan de cada día de la Institución que “gestiona” la Infancia en nuestra Comunidad: la cruel retirada de bebés recien nacidos de los brazos de sus madres en los hospitales; la separaciones de los hermanos, algunos por no tener el mismo padre; el desprecio hacia la pareja de la madre; la entrega de los bebés para ser adoptados aun sin el consentimiento de sus madres, padres o familiares biológicos; la rotura intencionada de los vinculos... Adopciones a la carta. Nuestro cerebro no puede procesar estos relatos y acudimos a la frase "algo habrán hecho" porque durante años nos han aleccionando para acallar nuestra conciencia.

 

La invisibilidad de las madres de ojos tristes lo es en su conjunto para el movimiento feminista, para grupos que practican la caridad y no la justicia, para antiguos partidos políticos que han callado durante años y para los nuevos, que también callan. Putas, escoria social... Así llaman a [email protected] [email protected]

 

Después de lo relatado, es una minucia lo ocurrido en el mitin de Iñigo Errejon. Aquel día el auditorio estaba lleno, gente sin asiento ocupaba los laterales, había cámaras en el fondo del patio de butacas y en el estrado, donde esperaba la cúpula política. El mitin se retrasaba porque a un grupo de militantes se les habían retirado unas pancartas, grandes cartulinas que pedían más democracia, transparencia, participación... Poco después, en las primeras filas, se levantaron más pancartas reivindicativas. Los murmullos aumentaron, algunos voces se oyeron claramente, el ambiente empezó a caldearse, los portadores de las reivindicaciones se pusieron en pie.

 

En ese momento, por el pasillo central, delante de periodistas y cámaras, descendió la pancarta más grande de la noche, era una sábana con un texto, las portadoras llevaban los brazos en alto para que pudiera leerse bien: PODEMOS I. BALEARS ES CÓMPLICE DE LA EXPROPIACIÓN DE NIÑOS. Hubo gritos, aplausos, insultos...

 

En los medios digitales, periódicos, televisiones autonómicas y nacionales se pudo leer durante días el texto provocador, pero nada más. Nadie se pronunció para aclarar lo que pesaba detrás de esa denuncia. Aquel día fue una provocación al partido de la ilusión, para que diese un paso al frente y se desmarcase del negocio que nos arrebata a nuestros hijos... Pero hoy, y a pesar de las muchas voces que denuncian este drama, seguimos siendo invisibles.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress