Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Fuente: elmundo.es
Viernes, 3 de febrero de 2017
mari carmen otero

La anarquista gallega que compraba armas al youtuber de Murcia

[Img #14164]Mari Carmen Otero Martínez debió de pensar que era una buena idea hacer la compra por internet. Así que buscó las mejores ofertas, los tipos más preparados, los que mejores explicaciones daban sobre sus variados productos y logró acceder a un portal de Youtube en el que un tal Santiago Fox, residente en Mazarrón, Murcia, exponía su mercancía. No eran tomates, ni berenjenas. Santiago Fox se había hecho un nombre al abrir su propio canal, en el que había colgado 98 vídeos detallando las virtudes de la beretta o de la Grand Power P1-mk12 calibre 9 milímetros.

 

Mari Carmen Otero Martínez repasó algunos de los vídeos. En uno, el vendedor de armas se limitaba a mostrar las características de una de las pistolas con total naturalidad, en tono promocional. "Buenas tardes a todos. Hoy vemos otra novedad. Es la Zorak 2918, modelo B, en níquel y negro, corredera metálica y cuerpo de polímero. El fabricante es Atak, un fabricante turco que cada vez me va sorprendiendo y gustando más", decía.

 

En la imagen sólo se veían las manos de Santiago enfundadas en unos guantes mitad negros mitad verde de camuflaje, desmontando la pistola, manipulando con precisión de experto sus componentes. Sobre la mesa tenía enmarcado un gran dólar falso con la foto de Al Pacino en Scarface y con una de las frases que su personaje, el mafioso Tony Montana, pronuncia en la película: "Who do I trust? I trust me" (¿En quién confío? Confío en mí).

 

En otra de las cintas, el vendedor, un tipo delgado y fibroso, prueba sobre unas dunas, en vaqueros, manga corta y con la cara tapada, otra de sus ofertas. "Vamos a probarla... Bueno, esta sí que zumba". En una tercera, con 19.916 visualizaciones, cuenta los efectos distintos de dos balas del mismo calibre con diferente carga. En una cuarta, pontifica: "Cuando tengáis la pistola en la mano actuad como si estuviera cargada. Recordad que no son el demonio y son las personas inseguras las que son peligrosas". Finalmente, en otra grabación se refiere a la Ekol Especial 99, semiautomática, de simple y doble acción, y cargador unifila con un detalle curioso: "Me vino con el seguro jodido, perdón, no me parece que sea así de largo, probablemente sea montado de otra".

 

Santiago Fox es un atracador, un delincuente que ha pasado por prisión pero que encontró un lugar donde exponer sus habilidades y un nicho de mercado, y Mari Carmen Otero vio su oportunidad y lo llamó sin saber que las comunicaciones con el vendedor de armas estaban intervenidas. Cuando la Guardia Civil llamó a su puerta en Galicia halló, procedentes de varias de sus apuestas por las peculiares teletiendas de internet, ocho armas cortas, seis detonadoras transformadas -Mari Carmen sabía cómo transformarlas-, un arma de calibre 6.35, una detonadora sin transformar y más de 200 cartuchos de diferentes calibres, algunos de ellos manufacturados.

 

Mari Carmen Otero Martínez se proclama anarquista. En octubre de 2015 fue condenada a dos años de cárcel por participar en el lanzamiento de dos cócteles molotov contra la puerta de acceso al Club Financiero de Vigo. Entonces, esta morena atractiva de 39 años aseguró que aquello fue "un acto de desesperación, un trastorno derivado de un mal momento" en su vida, y se fue a su casa, presuntamente, a regodearse en esa angustia vital hasta transformarla en la preparación de un célula anarquista que ya iba a dar su primer paso, el necesario para estabilizarse. A ese paso los grupos anarquistas lo llaman realizar "expropiaciones", mientras la Justicia considera que son robos de bancos cuyo fin es financiar una actividad delictiva.

 

Mari Carmen Otero buscó como socio a Gabriel Pombo da Silva, un aliado inmejorable para sus fines, un referente de los anarquistas europeos, autor del libro Diario e ideario de un delincuente que, después de estar 30 años en cárceles españolas y alemanas por su tendencia a "expropiar" bancos, había buscado refugio -"Heme aquí finalmente libre y reafirmado en mis propias creencias anárquicas", dijo- en una casa en medio del bosque. Allí Mari Carmen Otero impartía, presuntamente, cursos de tiro y entrenamiento a cuatro o cinco jóvenes anarquistas dispuestos a todo. Hasta que buscó el canal de Youtube equivocado. El pasado martes Gabriel y Mari Carmen fueron detenidos y ella ingresó en prisión.

 

Y, como ella, otras 45 personas en la operación Vulpes, llamada así por la Guardia Civil en referencia al apellido Fox (zorro en español, vulpes en latín) del propietario de canal -cerrado por orden judicial desde el jueves-, que se convirtió en una trampa para sus usuarios.

 

En realidad, esta operación forma parte de un entramado de dimensión europea destinado a desarbolar a los proveedores de armas que finalmente tienen como destino la delincuencia común, pero que puede también nutrir a células terroristas yihadistas. El primer grito de alerta lo dio Rumanía.

 

La legislación europea permite que cualquier persona mayor de 18 años pueda comprar un arma -puede ser una réplica exacta-, a condición de que la munición sea de fogueo. Son artefactos que suelen ser utilizados para la defensa personal, para la mera intimidación de un agresor y que no pueden bajo ningún caso disparar proyectiles. Las fábricas de armas suelen disponer de una cadena de fabricación de armas reales y, de forma paralela, de otra cadena de fabricación de armas detonadoras cuyo cañón viene taponado de serie.

 

Ese sistema, naturalmente, no satisface a los delincuentes, que han encontrado la solución a sus problemas en fabricantes extracomunitarios de los países del Este que únicamente taponan los cañones con un tornillo desechable. Los más avezados compran a estos países las armas y con una sencilla manipulación las revenden. También fabrican la munición. A veces simples rodamientos de acero.

 

Son armas que suelen costar en origen entre 70 y 120 euros y que una vez trastocadas pueden alcanzar los 200 euros, y son productos cuyo número de ventas es elevado porque nutren a la delincuencia común, a los atracadores, a las bandas callejeras.

 

A eso se refería Santiago Fox cuando, con total desparpajo en uno de los vídeos, reconocía que una de las armas le "vino con el seguro jodido". Las detenciones provocadas por Fox son una mínima parte de las efectuadas en la operación total que dio en llamarse Bosphorus y en la que participaron 10 países a petición de Rumanía, martirizada por la producción de armas de países extracomunitarios que lindan con sus fronteras. En total, se produjeron 245 detenciones, fueron incautadas 644 armas e inmovilizados 33.000 cartuchos metálicos.

 

En España, además de Fox, a la Guardia Civil -que fue el cuerpo policial que más arrestos realizó de todos los europeos en un trabajo que necesitó de tres fases- le llamó la atención otro tipo que vivía en Albacete y que había montado una tienda online. Anunciaba sus productos en publicaciones tipo Segunda Mano y llegó a vender 300 armas a delincuentes y a coleccionistas. Su agenda de notas fue un libro abierto, con números de teléfono y acotaciones. Por cierto, que se consideraba un emprendedor que supo aprovechar su nicho de oportunidad y las nuevas tecnologías.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress