Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Lunes, 27 de febrero de 2017

España no tiene ventanilla ni bragueta

[Img #14321]Te pase lo que te pase, el verdadero problema cuando te pasa una injusticia, es que lo único que puedes hacer es joderte y disfrutarla, porque junto con la bragueta, que se abrió un poquico a la hombría y a la dignidad y se volvió a cerrar, España, esta España de santidad incorrupta no dispone de ninguna ventanilla donde ir a exponer tu caso y ser escuchado con democrática equidad.

 

Desconozco los resortes judiciales de países democráticos como nuestros vecinos franceses, pero no da la sensación de que en el país vecino un juez, un fiscal, pueda hacer lo que le de la gana con el ordenamiento jurídico, y todo el mundo a callar porque gozan de tanto poder inmediato, que te mandan a chirona, y, después, a quejarte ante el maestro armero porque no existe una ventanilla real y efectiva que en pleno tercer milenio atienda las necesidades de todos los tiñalpas que, para entendernos, hemos dejado que nuestros políticos y estamentos se suban sobre nuestra espalda y nos echen el aliento en la nuca.

 

El ciudadano probablemente más feliz del mundo, puede que se ubique viviendo en la cortijá murciana y lleve en su bolsillo el tremendo poder que significa ser militante del partido popular, no solo porque va a gozar de inmunidad e impunidad absoluta, sino porque más de un millón de personas de su entorno van a ser los “suyos”, y eso tiene que animar, síquicamente, un güevo.

 

Y después de todo la vida es muy fácil y nos la complicamos los tontesdelpijo de izquierdas, cuando no aceptamos con valores patrios, con alegrías patrias, que los hospitales públicos no hacen falta habiendo una buena sanidad privada pagada entre todos para beneficio particular de unos muy pocos; una buena enseñanza privada, pagada también entre todos nosotros, para beneficiar unos “suyos” que son ellos y de ellos, para los que todo se les disculpa y se le perdonan porque lo que hay enfrente ¿qué cojones es lo que hay enfrente tan malo? da miedo.

 

La cortijá murciana no se agita ni se preocupa ya, absolutamente por nada. Pueden decir que aparte de robar dinero, esquilmar, contaminar, liquidar las Cajas de Ahorro, han esquilado al burrico de otro propietario, pero el truco está en que los que están en lo alto de la burra bajo ningún aspecto se deben ni pueden irse porque lo que viene es siempre peor, y si no que se lo pregunten a los que vieron en sus carnes y sufrieron las hordas rojas.

 

Cualquier analista dispone hoy, gracias a internet y su amplitud y variado  campo de extraer información, de material sobrado para estudiar concienzudamente el comportamiento y el desarrollo, no solo en la cortijá los efectos Ucam, sino desde el lejano Chile las “ventajas” de la Escuela de Chicago, con los grandes triunfos del capitalismo hasta abocar en lo programado y predispuesto en la figura de Trump para una vuelta rápida y veloz hacia la esclavitud y desconsideración hacia la pobreza provocada.

 

España, la cortijá murciana no podía quedarse atrás, y, no hay que ser muy estudioso para darse cuenta de que la involución aplaudida en la que estamos sumergidos, es una alegre realidad asentada en la sociedad que, conjuntamente dice que “no quiere líos”, y “que todos los políticos son iguales”, por lo tanto, con la nariz tapada, “más vale malo conocido que bueno por conocer”, y una chorrera de gilipolladas más.

 

Y si seré personalmente tontoelpijo, que de las cosas que más tristeza social me causan, es cuando veo que un deslomado, o un abuelete que tiene que estar atento a la economía de los suyos porque no les llega; un o una sin hora para salir del trabajo, y con lo único regulado es un sueldo de pura mierda, y dice que lo que hay no vale; pero lo que está enfrente, es mucho peor, y, además, no son de los “suyos”.

 

Como si los “suyos” unos tiñalpas sociales hubiesen gobernado en alguna ocasión esta España de una derechona incorrupta.

 

A lo mejor más que una ventanilla de atender los entuertos, lo que debería de haber es una ventanilla de información social, donde tuvieras que renovar los ovarios y los cojones sociales antes de cobrar el paro. Y con eso bastaba.

 

Salud y Felicidad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress