Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 9 de marzo de 2017
ENVIADA A LA COORDINADORA ANTIREPRESIÓN

"Mami, ¿yo soy un inmigrante?: carta de una madre murciana contra los grupos xenófobos

[Img #14378]Una puede pensar que la educación está en todas partes y que nuestros hijos e hijas son esponjitas veinticuatro horas al día. Y, efectivamente, así es. Esta mañana fui al Súper Dumbo que hay cerca de la Cárcel Vieja de Murcia a comprar con mi hijo unas cosas y me encontré en la puerta con una vecina con la que me puse a charlar unos minutillos. Hasta aquí todo bien y normal. 

 

Lo raro empezó cuando me despedí de mi vecina y busqué en el aire la mano de mi hijo para entrar en el supermercado: “Mami, ¿yo soy un inmigrante?” Me quedé en blanco un segundo mirando la cara de mi hijo antes de decir: “Por qué dices eso, cariño”. El nene no me supo contestar pero me señaló una mesa cubierta con una bandera de España con comida que unos zagalones tenían desplegada en la puerta del Súper Dumbo. 

 

Al preguntarles que aquello qué era, me explicaron muy amables que hacen una “obra social” no para los inmigrantes sino sólo para los españoles que “lo están pasando mal y que nadie les ayuda”. Cogí a mi hijo de la mano y entré deprisa a hacer mis compras sin coger el papelito que me ofrecían (donde imagino que explicaban todo) y sin decir nada. Me dieron miedo. Me dio miedo eso de “sólo los españoles” porque me sonó a facha. Y ya sé que la bandera de España es de todos pero ese discurso me parece muy peligroso. 

 

No me gusta nada que haya gente justificando el racismo en las puertas de los supermercados donde voy con mi hijo a comprar mis cosas. No sé por qué están ahí. No sé por qué se ponen ahí y no sé por qué tienen que hablar con mi hijo de 9 años. Mi hijo va a una escuela pública y hay un niño chino en su clase, dos niños marroquíes y una niña senegalesa. Son todos amigos, juegan juntos, se relacionan, se cuidan, se respetan y no saben qué significa ser chino, ni marroquí, ni senegalés, ni español porque los niños no entienden de fronteras. 

 

Mi hijo nunca dijo “inmigrante” hasta esta mañana ni supo de ningún tipo de diferencias ni mucho menos de discriminación. No quiero que mi hijo crezca pensando que hay gente que “no tendría que estar aquí”, o “que por no ser de aquí” tenga derecho a menos. Los programas educativos de los colegios públicos tratan la diversidad y educan en la multiculturalidad. El colegio de mi hijo promueve actividades de convivencia y compañerismo. En el día a día de la clase se fomentan valores de respeto y tolerancia. No se educa en la exclusión, el rechazo, la diferencia o en el discurso de “el otro”. 

 

Pienso en cómo está la situación económica en España y pienso que quizás mi hijo de mayor tenga que salir fuera a buscarse un futuro y pienso en otras mesas con banderas en las puertas de otros supermercados en otros países donde quizás mi hijo sea “el que viene de fuera” y me parece que no es ese el mundo que quiero construir para mi hijo ni para nadie.

 

Al llegar a casa no podía quitármelo de la cabeza y he estado buscando en internet. He visto hasta fotos de los mismos chicos que estaban en la mesa esta mañana y me ha dado más miedo todavía. Parece que son una especie de organización que se llama ‘Lo Nuestro’ y que tienen esa “misión”: dar de comer a los españoles, hablar mal de los inmigrantes en su facebook y en los papeles que reparten y (mal)educar a nuestros hijos a las puertas de los supermercados.

 

No sé qué puede hacer una madre con todo esto. Me ha parecido que a lo mejor escribir sobre lo que me ha pasado puede hacer que alguien haga algo y no los dejen ponerse ahí más. ¿Se puede llamar a la Policía en estos casos? ¿Lo hablo por el grupo de wasap de madres y padres a ver ellos qué piensan? ¿La comida que estaban repartiendo era de ese supermercado? ¿Pueden los políticos hacer algo? Yo no sé de política pero si los veo en la puerta otra vez, no entro.

 

Escrito por una madre cualquiera

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Viernes, 10 de marzo de 2017 a las 09:31
UNA BOBERIA BUENISTA
ES TOTALMENTE LA CLASE DE DEMAGOGIA REFINADA QUE SE PIERDEN LAS CABEZAS. EL PLANTEAMIENTO IZQUIERDOSO SERIA ABRRIR TODAS LAS FRONGTERAS Y QUE NOS INVADAN MILLONES DE PERSONAS QUE HUYEN PORQUE SUS JEFES Y DICTADORES VIVEN COMO DIOS Y TENEMOS QUE QUITARNOS DE COMER Y LO QUE QUEDE MISERIA PARA TODOS. ES TAL CAPULLADA PROPIO DE UNA IZQUIERDA DEMENTE PORQUE EN LOS PAISES DONDE ESTAN INSTALADOS, LOS COMUNISTAS, LAS CUP, EL POPULISMO Y LA IZQUIERDA LATINA, ALLI NI CRECEN LOS CHUMBOS. YA ESTA BIEN DE TOMARNOS EL PELO. ESTA CLARO, PRIMERO SOMOS LOS ESPAÑOLES, Y CUANDO ESTA DEMOCRACIA DE MIERDA DEJE DE SERLO NOS DEDICAREMOS A AYUDAR, PERO CON LA CABEZA BIEN PUESTA.
Fecha: Jueves, 9 de marzo de 2017 a las 14:02
buenismo populista
cada veo a esta VMPRESS más populista o algo parecido tras leer esta carta que responde a ese buenismo que predican las sacerdotizas de la extrema izquierda. Señora, está usted desquiciada y es víctima de la mentira como sistema. Pues bien, yo le digo a usted, que seguramente vive bien y no tiene dos parados en su casa, que esos chicos que ofrecen de comer a sus compatriotas españoles, es lo normal. No le voy a quitar a mi familia la comida de la boca para darselo a un musulman cuyos jefes, reyes y sultanes de los más ricos del mundo, despilfarran a todo lujo, y nada hacen por los suyos, sino dinero para comprar armas y sembrar el terror, cuando lo que debie hacer es mejorarles las vidas de sus súbditos, y tratar a las mujeres apaleadas y convertidas en animales de carga, sin que nadie, pero nadie del mundo progresista y feminista, tengan el valor suficiente de darles una lección, como por ejemplo expulsar a esos paises mahometanos de las NACIONES UNIDAS, que dominan por número. AMALIA. Archena.-

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress