Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Lunes, 13 de marzo de 2017
Todos los pocos que tienen boca abierta poderosa para comer a dos carrillos del presupuesto, lo siguen haciendo en la impunidad más absoluta

Cartagena sigue haciendo fu

[Img #14401]Cartagena sigue haciendo fu, y, cuando se envalentona hace fa; pero no pasa del fu y el fa, y pinta menos en la cortijá, en sus decisiones, que un comunista en el Vaticano.

 

Ahora, cuando pase el análisis de la remontada del Barsa, que todavía le quedan allá por su veinte o treinta días de concienzudo examen, ya se huele perfumes y trajes para la ocasión junto con los peinados de peluquería, porque la semana, los días del “Pau Seco” están ahí arreglando en lo económico y dándole garantía de futuro a nuestras vidas.

 

Y mientras los medios de comunicación hablan a nivel nacional, y los locales siguen cogiéndosela con papel de fumar para, según sus teorías, alargar las agonías por su mal hacer y aburrimiento informativo, las gentes nos volvemos, a más de analistas en remontadas estilo de la del Barsa, en especialistas en asuntos de estado.

 

Y resulta que en nuestro ayuntamiento, en donde más próximo tenemos depositado el dinero de nuestros impuestos, multas y desventuras de intermediarios en encarecer los servicios públicos de necesidad, todo sigue prácticamente igual porque las buenas intenciones de regeneración municipal y transparencia, la que más días ha durado no ha pasado de una semana.

 

Mientras, todos los pocos que tienen boca abierta poderosa para comer a dos carrillos del presupuesto municipal, lo siguen haciendo en la impunidad más absoluta, porque el mando en los Consistos, con eso de la tele y prensa a nivel de nacional, apenas nadie se ocupa de los grandes atracones a contratos, a alquileres, a gestiones, de los mismos grupos, de las mismas fuerzas que en Cartagena son super conocidos, que están en todas partes donde haya dinero de la administración;  y que, hoy por hoy, mande quien mande, ellos son los verdaderos amos del cotarro local sin que nadie los nombre escondidos en razones sociales.

 

Tampoco los voy a nombrar con su apellidos o motes, porque la apatía y la estafa que están significando en Cartagena los políticos que juramentaron defender los intereses de Cartagena y a los cartageneros encuadrados en todos los partidos habidos y por haber, no son merecedores de otra cosa que no sea la indiferencia hacia su mala gestión, especialmente del grupo directivo municipal responsable que alega que no dispone de tiempo para resolver los entuertos.

 

No se ha hecho absolutamente nada para devolverle al ayuntamiento el agua las basuras, no se ha hecho absolutamente nada para la descontaminación de los suelos de Potasas y Derivados, no se ha hecho nada absolutamente, salvo paseos en barca y análisis analizados previo a su escasa publicación, para intentar reanimar al Mar Menor Muerto. No se ha hecho nada, absolutamente por regenerar de una vez para todos los siempres la Bahía de Portman, no se ha hecho nada absolutamente por recuperar el patrimonio militar de las instalaciones de la costa, no se ha hecho nada absolutamente para intentar que nos devuelvan lo robado en  el Batel y en la otra estafa del Pabellón de los Deportes, no se ha hecho ninguna lista de los raros arriendos, de las raros chanchullos que siguen vigentes de la época anterior cuando los peperos abrían los bailes, y ahora siguen bailando cuando quieren y como quieren; no se ha hecho nada absolutamente en respetar el dinero público; nada en defensa de la sanidad local, a nivel municipal; y todo está en espera de un mañana, de una falta de “tiempo”, de un tiempo que solo transcurre para que todo se mantenga igual y nos cuenten fanfarrias de caballerías.

 

Con un panorama así, no es de extrañar que la gente entienda que en el análisis de la remontada del Barsa hay más sustancia a que sigan tomándonos el pelo el grupo de siempre a nivel local, y todo el consuelo informativo se centre en que de vez en cuando, muy de vez en cuando, a nivel nacional pronuncie el nombre de la cortijá, mientras que un oscuro velo negro tape toda la gestión local.

 

 Existe un rentable celo y realidad en hacernos expertos en temas nacionales, mientras los locales son dejados en el olvido para que vivan y rían a mandíbula batiente un puñado, no muchos, de los que se quedan con muchísima parte de nuestros impuestos.

 

Eso sí, democráticamente.

 

Salud y Felicidad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Lunes, 13 de marzo de 2017 a las 12:25
Naftalina
La querella de Trillo contra el Ayuntamiento de Cartagena, del que dice no tener competencias para hacer cualquier pronunciamiento sobre su persona en relación al asunto del Yak-42, asunto que ha denunciado el Consejo del Estado, parece que va a servir para comprobar si en Cartagena hay un Ayuntamiento de verdad, la máxima institución donde está representada la voluntad soberana de todos los votantes-contribuyentes empadronados en Cartagena, o sólo es una asociación de amigos del cartagenerismo, una congregación de cartageneristas, o algo similar a cualquier asociación de estructura ciudadana piramidal donde se repartan carnés de cartagenerismo al estilo de las primeras décadas del siglo XX tan añorado por buena parte del pleno municipal. Lo de Podecasa no tiene nombre.

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress