Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Víctor Arrogante.
Lunes, 13 de marzo de 2017

Porque soy socialista

[Img #14406]Abandoné la militancia en el Partido Socialista Obrero Español hace unos años, después de treinta; aunque nunca la militancia socialista por la igualdad, la justicia social y la solidaridad. Desde que conocí estas ideas, enseguida me di cuenta que era algo por lo que merecía la pena luchar y ha perecido la pena.

 

La justicia social, la desigualdad y la solidaridad, fueron demandas del Partido de Pablo Iglesias y transcurridos más de cien años, en lo esencial, deben seguir siéndolo. Proclamas y reivindicaciones vigentes, para el mayor bienestar y dignidad de las personas. Por aquel entonces se consideraba que la sociedad era injusta, porque dividía a sus miembros en clases desiguales y antagónicas: los dominantes y los dominados. Los que lo tienen todo, recursos, dinero y poder; y los que nada tienen, salvo su fuerza vital para trabajar. Los privilegios de la burguesía estaban garantizados por el poder político y económico, del cual se valía para dominar a los trabajadores. Por superar estas contradicciones comenzó la lucha de los socialistas decimonónicos. Aquel análisis, vale para hoy. Las clases sociales siguen existiendo y la lucha necesaria.

 

Cuando todo iba consiguiéndose y superándose lentamente, durante la Segunda República, llegó la guerra y con ella, la oscura noche de la dictadura. Muerte, dolor, exilio y sufrimiento para tantos compañeros y compañeras, que posiblemente no entenderían hoy la situación por la que atraviesa el Partido; sin un norte ideológico claro, o si lo tiene, peor todavía.

 

La historia del PSOE es larga en debates sobre ideas, estrategias y objetivos. En el Congreso de Suresnes (1974) comenzó el cambio de orientación política e ideológica, de la edad moderna del Partido; donde se acordó adaptar la idea y la acción a la lucha por la democracia y las libertades desde el interior. En el XVIII Congreso (1979), con aquel «hay que ser socialistas antes que marxistas» de Felipe González (y su maniobra de dimisión como secretario general), continuó la revisión ideológica y ya no se ha parado. Aquel día, que por cierto estaba yo en el servicio de orden, entendí lo que significaba aquel discurso: vaciarse, soltar lastre, entregar el método, la forma de la acción y algunos objetivos históricos, por el reconocimiento internacional.

 

Durante la Transición a la democracia, el Partido y su siempre leal y responsable política de Estado, entendió que lo primero era lo primero y por tanto prioritario. Con ello se volvió a perder algún que otro principio ideológico y seña de identidad: hay que ser socialista antes que marxista y además sin República y con monarquía.

 

Con los primeros gobiernos socialistas, todo fue diferente. Desaparecida supuestamente la lucha de clases, comenzó el avance hacia el bienestar: educación para todos, sanidad universal, prestaciones y derechos sociales; cultura, inversiones, hospitales y carreteras. Parece que podíamos convivir con el «capitalismo». El objetivo: la construcción del Estado del Bienestar, poco a poco, todo se fue frustrando. El bienestar con democracia, no era lo mismo que el socialismo democrático; el capitalismo estaba intacto y la ideología socialista en venta.

 

Y llegamos al estado actual. La ciudadanía se aleja de la política y entiende que los políticos son el cuarto principal problema de España. El pesimismo está instalado en cuanto a la situación económica y la coyuntura política, según el último barómetro del CIS. Para el 62,1% de la población la situación económica en «mala o muy mala» y para el 66,8% es «mala o muy mala» la situación política y con pocas esperanzas en el futuro. El 42,8% considera que dentro de un año la economía estará igual y para el 21,7% estará todavía peor. Sobre la coyuntura política la percepción de futuro es peor para el 47,8% y seguirá igual para el 23,6%.

 

Los votos han dado el poder a la derecha más reaccionaria. Los electores han dado la espalda al partido socialista y el partido se ha ido olvidando de sus votantes de siempre. La derecha tiene todo el poder y está haciendo uso de él para acometer reformas estructurales que han desvirtuado el propio Estado social y democrático de Derecho, así como bloquear las iniciativas progresistas que se presentan en el Congreso. Pese a que el Gobierno suspende estrepitosamente por su posición frente a la corrupción, la respuesta dada a la crisis de los refugiados y al procés soberanista en Catalunya, en la última encuesta publicada por El País, el PSOE se deja 3,7% de los votos con respecto a los malos resultados del 26-J, no se esperan avances y más parece que está invernando. Ante su desastrosa situación, el PSOE sigue facilitando el gobierno a Rajoy; hace una política a la zaga de la derecha, dicen que por responsabilidad.

 

No conozco los debates internos del PSOE previos al nuevo Congreso; solo las luchas por el poder que se observan a simple vista. Ni la una ni el otro ni el de más allá parece que tienen grandes propuestas estratégicas e ideológicas que abran nuevas alamedas. Ha habido demasiada renovación en la historia reciente del Partido que tiene que enfrentarse con su realidad ideológica y política, con las políticas hechas y valorar si esas políticas han sido las causas del alejamiento y el descenso del apoyo electoral y el rechazo social; y rectificar en el modo de ser y actuar para el futuro.

 

Decía en el año 2012 en mi artículo «Algo por lo que merece la pena luchar» (y hoy no quito ni una coma), que los socialistas tienen que hacer una oposición seria y contundente, en un frente amplio de izquierdas; enfrentarse y dar respuestas a los nuevos retos que la sociedad demanda; dotarse de una organización fuerte, sólida y participativa, en la que la opinión de las bases sean tenidas en cuenta; leal con las ideas, principios y valores socialistas de siempre; representar los intereses de quienes tienen que trabajar para poder vivir y a los más necesitados socialmente; presentar un modelo social diferente y alternativo, por una sociedad justa, en la que la igualdad sea una realidad y la solidaridad una forma de ser y actuar. Tiene que recuperar la ideología socialista, con todas las consecuencias, como fondo y forma de hacer política.

 

Hoy no milito en el Partido ni en ningún otro y porque soy socialista me he impuesto luchar y difundir los valores y principios que identifican la justicia social, la igualdad y solidaridad, en una república laica y federal. La lucha sigue siendo necesaria. «Perder la esperanza no es una opción» (Recomiendo encarecidamente la entrevista a Bernie Sanders)

 

Víctor Arrogante

En Twitter @caval100

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress