Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 14 de marzo de 2017
mazarrón

El Juzgado de Totana ha archivado por infundada la querella del empresario Miguel Durán contra sus hermanos

[Img #14409]El Juzgado de Totana ha archivado por infundada la querella de Miguel Durán contra sus hermanos, así ha informado Juan Durán, en su nombre y en el de los demás hermanos Durán que habían sido objeto de la querella interpuesta por su otro hermano Miguel Durán.

 

El 26 de abril del pasado año 2016, Miguel Durán hizo público el conflicto que mantiene con sus hermanos, a los que intenta sentar en los tribunales continuamente para presionarles, en su intento de recuperar el control del grupo de empresas de la familia, desde que en 2011 la mayoría decidió retirarle de la gestión unipersonal que ejercía, hasta entonces, por los malos resultados que Miguel Durán había cosechado.

 

La pieza clave de ese entramado de demandas y reclamaciones que Miguel Durán ha venido presentando desde entonces contra los demás hermanos, era la querella interpuesta ante los Juzgados de Totana, que tenía por objeto, precisamente, las medidas de reflote que sus hermanos habían tenido que aprobar en la sociedad familiar inmobiliaria llamada Dugralia.

 

Sobre esa querella se apoyaban la práctica totalidad de las esperanzas que tenía Miguel Durán puestas, hasta la fecha, en su estrategia de presión a sus hermanos para intentar recuperar el control de antaño. Tanto es así, que fue precisamente esa la querella que hizo pública Miguel Durán el pasado mes de abril, presentándola ante la prensa como buque insignia de sus reclamaciones, tratando de estrechar de esta manera el cerco sobre sus hermanos también en los medios de comunicación.

 

Es por ello que el auto de archivo dictado hace tan sólo unos días, el 27 de febrero, ha dado al traste con el núcleo fundamental de los planes que Miguel Durán había trazado contra sus hermanos.

 

Y es que el Juzgado ha resuelto sobre el fondo de todos y cada uno de los supuestos delitos que Miguel Durán pretendía atribuir a sus hermanos como medida de presión, desestimándolos uno tras otro e indicando la falta de fundamento de las alegaciones del querellante.

 

[Img #14410]Si Miguel Durán publicaba hace meses (y reclamaba judicialmente en esa querella) que sus hermanos habían descapitalizado la sociedad Dugralia, o que maniobraban para quedarse de forma ilegítima con sus activos, el Juzgado ha rechazado todas estas acusaciones, indicando que las sociedades y los hermanos Durán han actuado en todo conforme a derecho.

 

También los demás supuestos delitos que Miguel Durán decía perseguir, como los de denegación de sus derechos societarios, han sido desestimados uno a uno. Dice el auto judicial, por ejemplo, que “en ningún caso se le negó ni impidió el ejercicio del derecho de información”, o que “ningún abuso puede entenderse cometido” por los querellados.

 

Incluso deja el auto en evidencia al querellante en alguna ocasión, al indicar que en su querella deja curiosamente de mencionar alguna de las circunstancias que sí son las verdaderamente relevantes, para alguno de los supuestos delitos que atribuía a sus hermanos.

 

Sin perjuicio de que Miguel Durán ya ha anunciado que, para tratar de alargar la presión en el tiempo todo lo que esté en su mano, recurrirá el auto tantas veces como legalmente sea posible, la contundencia del pronunciamiento y lo pormenorizado del mismo deja ya fuera de dudas que las medidas que tuvieron que emprender los demás hermanos Durán después de la salida de Miguel, para reflotar las empresas familiares (a las que la gestión de este último les había llevado a soportar enormes pérdidas en muchos casos) no sólo han sido efectivas en lo económico (la propia Dugralia dejó la senda de pérdidas y ha vuelto a los beneficios, gracias a los nuevos gestores) sino que también, dichas medidas han sido totalmente legales y ajustadas a derecho.

 

En algunos casos, la herencia recibida de Miguel Durán será tan catastrófica que no será ya posible reverter la situación, como es el caso de la sociedad Quorum, que acometió la ruinosa compra de los terrenos de Zinsa en Cartagena. Más aún si se tienen en cuenta los constantes obstáculos, judiciales y de todo tipo, que desde su salida ha puesto Miguel Durán para intentar boicotear las medidas de saneamiento promovidas por sus hermanos.

 

Aun así, en la gran mayoría de empresas familiares, el nuevo rumbo que aportaron los demás hermanos tras la salida de Miguel de la gestión está permitiendo llevarlas a escenarios favorables que eran impensables hace unos años, señala Juan Durán. Una vez conseguido este giro y encauzada la situación, dichos hermanos han cedido el testigo en la mayoría de sociedades del grupo a profesionales para que tomen el relevo y se pongan al frente de la administración, y así tratar de evitar que los problemas personales o familiares continúen interfiriendo en la marcha de las compañías.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress