Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Miércoles, 22 de marzo de 2017
pero si los votamos a la próxima lo arreglan.

Los cartageneros y sus votos: Los políticos locales han conseguido que las enfermedades cancerígenas "triunfen" en Cartagena

[Img #14448]Espero que cuando cito con cierta frecuencia aquello de la Cortija Murciana, nadie llegue a pensar que en esa parte sabrosa, servil, inculta y perulla, no entramos los muy nobles y muy leales habitantes o moradores interinos de Cartagena, una ciudad que se ha ganado a pulso la singularidad para ser capital de la cortijá murciana, entre otras cosas, de la enfermedad del cáncer, especialmente el infantil.

 

La Mafia Apostólica Perulla que opera y hace lo que le da la gana en la Cortijá Murciana, en la ciudad de Cartagena, lo tiene todavía más fácil, porque la acción de la ciudad cartagenera genera una pasividad hacia todo menos hacia los votos de un grupo, que como no tienen ni donde ni posibilidad de vestirse de señorito o señorita, lo hace con esplendorosa abundancia en la semana del palo seco, y van por calle a pique de romperse de guapos porque se sienten “señoritos”.

 

Pero al fin y al cabo tal asunto solo es malgastar dinero público y lucimientos fatuos a rebosar de perullismo paleto, porque donde quería llegar es a algo letal, trágico, humillante como ciudad y ciudadano, que es el hecho fatal de que a los cartageneros les gusta LA ENFERMEDAD DEL CANCER y no mueven, no han movido y, tristemente, no moverán un solo dedo en tratar de que los índices de tan mortal enfermedad se quede en términos normales de los tiempos que vivimos, y se consiga rebajar ese exceso numérico de casos por encima de la media nacional de infectados, que genera La fábrica de la Aljorra y los fosfoyesos de Potasas y Derivados de la zona del Hondón y Torreciega.

 

Lo de la fábrica de La Aljorra, la administración cortijera sabe que se puede intentar solucionar con filtrajes y depósitos adecuados, según le han reiterado asociaciones con técnico capacitados, ante una indiferencia total de superioridad y mando, a la Cortijá para que remedie, y no ha hecho ni puñetero caso.

 

Para Potasas y Derivados y la Zona de Torreciega, la descontaminación atómica radioactiva causante de los canceres, con la construcción de un parque vegetal, después de mucho años se lograría; pero claro, en ambas zonas significa dinero; en La Aljorra gastar en mecanismos descontaminadores, y en Potasas y Derivados y Torreciega sería mandar al carajo el gran negocio urbanístico al que se aprestaron algunos de los actuales concejales del ayuntamiento cartagenero que ya de entrada estuvieron conformes en utilizar el dinero público para la compra de parte de los terrenos contaminados (que siguen siendo de la propiedad municipal, y parte solo del contaminador) siguiendo instrucciones de ingeniero financiera chanchullera la mafia apostólica perulla, en la sabiduría que delante solo hay un pueblo dócil sujeto al voto de obediencia.

 

Desde el teclado fabricado en China que estoy operando, existen vocales y consonantes para poder decir muchas cosas sobre engaños y villanías, sobre pobreza de los peleles que se sientan en los sillones con apariencia de mando sobre la ciudad, y todos los días, absolutamente todos, tienen que pasar revista para ver cómo van; no hacia el pueblo que los votó, sino hacia los cuatro o cinco caciques cartageneros que son los que les ordenan qué es lo que tienen que hacer para mantenerse en su sillón de apariencia democrática de mando.

 

Los tres asistentes, con perdón para todos los cabos, cabos furrieles de los cuatro o cinco mafiosos apostólicos perullos de la cortijá murciana destacada o afincada en Cartagena, dados de alta en los tres partidos Pepé, Pesoe y Movimiento Ciudadano, esa gavilla amasada en un mismo afán de que el espejo oculte su realidad, junto a la indiferencia de todo un pueblo servil y dócil como es el cartagenero, están logrando que EL CANCER, la enfermedad cancerígena triunfe en Cartagena, porque los unos, el pueblo, están esperando ese día que no llega ni llegará, de:”el día que se me hinchen los cojones”, y los que están sentados en los sillones, que no tienen tiempo, que no les ha dado tiempo de resolver un tema tan importante; pero si los votamos a la próxima lo arreglan.

 

Personalmente, para risa, pasatiempo y mofa de las instituciones hacia mi persona, he mandado escritos a la Asamblea Regional, al Ayuntamiento de Cartagena, a la Consejería de Medio Ambiente, y con frecuencia hago mención en mis escritos de lo demencial que resulta que el pueblo, las gentes, nos quedemos tan tranquilos viendo como en cada familia el cáncer va siendo algo habitual como enfermedad de muerte de seres queridos, porque los políticos de caca seca, reflejo de una ciudadanía también de caca seca, ocultan todo lo que pueden, y pueden mucho a la hora de ocultar, que en la parte murciana de cortijá murciana, en la parte cartagenera de la mafia apostólica perulla de la cortija murciana radica lo más letal y vergonzoso que le puede acontecer a una sociedad: que le preocupen tres pijos y medio que sus hijos contraigan el cáncer por su culpa.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Jueves, 23 de marzo de 2017 a las 21:37
Cuna Malaya
Un informe reciente elaborado por la UPCT y la UMU alerta de la presencia de metales pesados un 300% por encima de lo normal en los niños del Llano del Beal y del Estrecho de San Ginés. Actualmente, los malayos de los 80 disfrutan nuevamente del mismo PGOU que sólo pudo ser mal modificado por la alianza alonso-ppnacionalBarreiro adaptado a las nuevas necesidades que imponía la llegada del euro y la aznaridad que tardaremos varias generaciones en terminar de pagar. De momento, el modelo de futuro consiste en bandericas de dinamarca y añoranza de los señoritos de los años 20 que imitaban a los señoritos industriales de Barcelona forrados con la I Guerra Mundial pero causantes de una fractura social que desembocó en Guerra Civil. A ver cuánto de socialista tiene la siguiente alcaldesa que proclamaba este fin de semana el socialismo "hahta lah trancah" de susana. Mientras, la imagen de la realidad es el pequeño nicolás de invitado VIP en el palco del gran derbi regional. Esperemos que no haya relación directa entre esa aberración tercer mundista que se ha dectectado en el Llano y la maldita balsa de la especulación de fondos públicos que ya sólo es casi un cuento de viejos.

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress