Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Lunes, 17 de abril de 2017
con todos sus desastres ecológicos

Cartagena provincia y la catedral más grande que la de Murcia

[Img #14578]He procurado asistir a escuchar conferencias de los entendidos en los asuntos administrativos que han pregonado siempre las ventajas económicas de que Cartagena se constituya en provincia secesionándose de la Cortija Murcia, y, ahí está, a mi entender, el meollo de la cuestión: hacer otra cortijá en Cartagena.

 

Visto lo visto y como resuelve sus problemas Cartagena; como defienden sus “fuerzas vivas” los asuntos cartageneros, donde la escusa más grande es la falta de tiempo y de dinero para solucionarlos, y un tremendo pavor a Simón Bolívar o a San Martín, a la conclusión que he llegado es que con mi voto no cuenten para, en el fondo, hacer una catedral más rica, más grande, más singular, que presida la diócesis o arquidiócesis cartagenera que es la principal cuita que por encima de las terribles asignaturas pendientes que tiene el municipio causante en tiempos de los mayores desastres ecológicos de toda España y de Europa, Portman, Mar Menor Muerto, Potasas y Derivados, abandono total del patrimonio histórico, no se ve por parte alguna.

 

Si Cartagena se queda en silencio y no actúa ante organismos judiciales cuando desmontan un hospital público desvalijándolo, el Rosell, para que se “pierdan” sus utillajes y después tengamos que pagar alquiler por su uso; si deja que un hospital, el Naval, público, se haga ruina; si no ha abierto la boca ante el gastazo de tener tres edificios para ayuntamiento y aún comprar otro más, si no pone ardor alguno a que se pueda construir otro puerto innecesario en el Gorguel; si no tiene, por las vías actuales, circulando trenes de cercanías para unirse con el resto de las ciudades limítrofes; si su universidad es un ente prácticamente desconocida en el empuje local; si no cuida su patrimonio histórico  y siempre, al mejor estilo español, está tirando balones fuera y echándole la culpa a los otros cuando lo real y entendible es que las cosas se hagan de adentro hacia afuera y no a la inversa.

 

Con un panorama así que podemos llenar páginas y páginas de silencios y nulas actuaciones sociales y reacciones adecuadas a las pérdidas, es difícil creer que si todo se ha hecho harina, por el mero hecho de ser provincia, no se alcance de golpe la necesaria conciencia colectiva para que la solidaridad local sea una lucha constante, y no se deje perder por desidia ni un gramo de lo que forjaron nuestros mayores, supuesto que, hasta ahora, estamos viviendo de las rentas heredadas en lo referente a casi todo.

 

Puede que la Provincia sea la caja de cartón intermedia que permitiera muchas disculpas; pero, sinceramente como solo veo el ánimo de ser provincia en contra de Murcia pero no en favor de progreso y avance en calidad de vida alguno, no estoy por darle mi voto a eso que en el fondo vislumbro con fuerza y nitidez de que la carencia ciudadana pasa porque Cartagena no tiene una gran iglesia catedral y Murcia si la tiene, y con los cruceros y bares a cientos, todo el tejido provincial está cubierto.

 

Y como tampoco soy determinativo en nada, servidor se queda más tranquilo retirando lo dicho de Cartagena Provincia, no porque rectificar sea asunto de sabios, sino porque no se me va de la cabeza de que las grandes salvajadas medioambientales del Mediterráneo se han producido en Cartagena y se sigue pensando en cometer todavía más.  

 

 Pues eso, con mi voto, no.

 

Salud y Felicidad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Miércoles, 19 de abril de 2017 a las 09:57
Provincia de colegios con barracas
Pero si la autoridad municipal ni siquiera es capaz de obligar con la ley en la mano a que la parcela del Economato sea urbanizada de una vez por todas después de casi 15 años de que fuese adquirida por el adquiridor de siempre de los solares del Ministerio de Defensa, ¿A dónde van? Las autoridades de Cartagena se caracterizan por perder todos los pulsos urbanísticos que les echa cualquier especulador inmobiliario ¿Qué clase de Provincia sería esa? y sobre todo ¿Al servicio de qué intereses estaría diseñada?

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress