Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Mariano Pérez Abad.
Martes, 2 de mayo de 2017
Los cuentos de Pity-Power

Preparemos el final

[Img #14656]Hay un invento mítico al que le está pasando como al motor de agua, ese que dicen que ya está creado, pero nunca llega, y es al del remedio contra la muerte por envejecimiento. Seguramente, los obscuros intereses de las malvadas Multinacionales también lo tienen bloqueado para saciar su codicia infinita. Seguramente nosotros, el pueblo, tenemos plena confianza en que nuestros héroes defensores, los políticos, van a terminar por doblegarlas más pronto que tarde y conseguirán sacar a la inmortalidad del armario de las “Leyendas Urbanas” para traerlo a nuestra realidad cotidiana, seguramente pasado mañana. Tanto confiamos en eso que hemos dejado de tener hijos por si luego no hubiera espacio para todos. Hemos criado tan pocos desde hace tanto tiempo que ya no son suficientes para dar continuidad a nuestra Cultura en el terruño en que vivimos. Nuestras tradiciones, nuestra herencia, nuestra forma de pensar, desaparecerán de aquí. Si nuestros políticos no consiguen que podamos disponer bien pronto de tan fantástico descubrimiento, será nuestro Apocalipsis, el Armagedón ¡El Acabose!

 

Propongo preparar un plan “B”, tener previsto algo por si nuestros héroes políticos, fuesen derrotados y obligados a dejarse sobornar por esos Holdings diabólicos, por si no consiguiesen para nosotros el “Derecho a la Inmortalidad”. La solución es bien difícil, como ya podrán imaginar, pues lo de animar a la gente a que, de pronto, se pongan criar como conejos ya no podría funcionar.

 

Ya nadie quiere renunciar a su viaje a la Indonesia para poder tener más hijos. Y aunque la abuela criara a 8 en la post-guerra solo con pan y poco más, hoy en día no se puede porque no se gana sueldo suficiente, como para comprarle al niño la cunita de capricho que te sale por la tele. Pero a quien más le molesta los niños es al Estado y, para no dejar lugar a dudas, a quienes prefieren niños a dinero el Estado los castiga: les quitan a los hijos, se los mandan a las casas de acogida y el dinero, por haberlo despreciado, se lo quedan ellos. Y es que, dentro de nuestra Cultura Occidental, a España le molestan más los niños que a ningún otro País, y por eso es el que menos ayudas tiene a la maternidad y de los que más nos rasca los bolsillos para poder pagar abortos y cambios de sexo a los que no les gusta tenerlos. Y para los que se le puedan escapar, a los niños que aún le quedan les pone una educación de pena con un PISA por los suelos (Programme for International Student Assessment) para que no tengan cultura y no molesten dando su opinión.

 

Hay quien dice que si nuestro Estado machaca de esa forma la natalidad, en realidad lo hace por el bien de los niños, para que cuando sean adultos no lo pasen tan mal. Imaginen dentro de unos 20 años, cuando haya cuatro viejos por cada uno de los que esté en edad de trabajar, les añadiéramos seis críos a los que cuidar ¡Menudo infierno se iban a tragar! Lo mejor es traer gente de fuera que se coman un marrón como ese. Que nos vengan a cuidar los de fuera, aunque a cambio se queden nuestra casa.

 

El problema es que los inmigrantes no solo vienen con sus cuerpos, sino con su forma de pensar, que se traen su cultura con ellos y la nuestra se va a terminar ¡Pero qué más da! La Historia de nuestra Península está llena de recambios de cultura y genes. Y si los cambios siempre habían venido con su guerra, ahora nos ahorraremos sangre y penas ¡Mejor que mejor!

 

El problema de las transiciones es la adaptación y por eso yo propongo invertir en prevención. Para evitar pasarlo mal con el choque de culturas, tenemos que ponernos manos a la obra ya. Deberíamos elegir otra Cultura a la que abrir la inmigración y empezar a atraer de forma masiva a todo el que podamos, pero a todos del mismo lugar, para que podamos aclararnos con ellos y no vaya a haber peleas para ver quién manda. Luego habría que ponerse al día en sus costumbres y aprender su idioma y religión, si es que fueran diferentes. También habrá que resignarse a tener que someterse a su jerarquía cuando fuesen mayoría, cosa que no iba a tardar mucho si la Inmortalidad no llega pronto.

 

Propongo un referéndum. Podemos elegir entre el hermano americano, el primo magrebí y el vecino chino. Cada cual tiene su pro y su contra. De los “Pro” quiero decir que con el americano compartimos muchos genes, idioma y religión. Aún tenemos más genes comunes con el primo magrebí, lo del idioma es fácil si cambiáramos el Árabe por el Inglés en las escuelas y academias, y aunque su religión sea distinta, el Dios al que adoramos es el mismo. Con China el contraste genético sería enriquecedor y, aunque la diferencia con nuestra cultura no pondría fácil adaptarse, la estabilidad milenaria de la suya nos traería la tranquilidad que en estas tierras nunca hubo. De los “Contra” yo no quiero hablar porque, aunque nadie reconozca ser racista, cada cual se las pinta solo para encontrar los suyos.

 

Nos conviene ir haciendo simpatías. Atendiendo a la proximidad geográfica que facilitaría el tránsito masivo que haría falta para rellenar de gente este País, habría que censurar de inmediato las campañas de islamofobia con las que nos bombardean continuamente, pues nos quieren poner en contra de uno de nuestros más probables sucesores. También habría que ir poniendo un buen descuento en el puente aéreo con Caracas, Quito y Buenos Aires, por si acaso en el referéndum le venciera el corazón a la cabeza. Pero viendo la importancia que le damos al dinero y el que les debemos por la Deuda Externa, lo más normal sería que acabásemos hablando en Chino Mandarín.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Viernes, 5 de mayo de 2017 a las 18:34
Isabel María
Por el Chino Mandarin !!!!
Fecha: Miércoles, 3 de mayo de 2017 a las 22:05
Desiderio
Así es pero no quedan otras opciones, más pronto que tarde esperemos soluciones

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress