Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Luis Angel Jul.
Martes, 2 de mayo de 2017

El Olimpo es aquí

[Img #14661]Divinidades divinas de la muerte, titanes, dioses, semidioses o héroes, personajes míticos, luces y sombras, faros guía de nuestros ancestros, el ejemplo a seguir por todo ser viviente, padres, hijos, nietos y generaciones venideras...

 

Dioses creados por el hombre, en el afán de huir de la orfandad, por temor a la soledad del universo, por la imperiosa necesidad de una figura con la cual ir de la mano en su viaje al más allá.

 

Figuras de leyenda, héroes de mil batallas, inspiración de poetas, desde los más remotos tiempos y para todos los gustos. Dioses a los que rezar, pedir favores, y clemencia, dioses con los que revolcarse en la cama, o pudrirse en la lama, dioses de conveniencia, a imagen y semejanza de los otrora habitantes de las antiguas Grecia, y Roma.

 

Dioses que engendraron hijos, semidioses, héroes, sátiros, bestias y engendros, practicaron el incesto, asesinaron otros dioses, y a los reyes pusieron cuernos.

 

Padres de la tortura, envidiosos Inconformistas que abandonaron el Olimpo para instalarse entre nosotros, dioses a los que ya no le placen los rezos, plegarias, ni humildes ofrendas, dioses humanizados, asociados en comandita a humanos endiosados, ahora en el anonimato, antes devotos de Baco, hoy prefieren whisky, vodka, ginebra, un canuto de maría, o unas rayas de coca.

 

Dioses tendidos al Sol, de cuerpos morenos, en alguna playa del Caribe, o isla privada de los mares del Sur, con su cohorte de esculturales sirenas, dioses que delegaron en sus engendros, la esclavitud, y la sumisión total de la humanidad.

 

Dioses despojados de divinidad, amparados por su inmensa prole, protegidos estos también por ese invento, que los hace distintos a los demás, -el aforamiento,- y ya nadie les puede tocar, engendros, villanos, que poco o nada tienen de humanos.

 

A si mismo se llaman políticos, y se dicen nuestros representantes, se sientan en el hemiciclo emulando sus progenitores, sitio donde pocos pueden entrar, hermanos, parientes, un buen amigo quizás, rigen nuestras vidas, toman lo que les apetece impuesto por ley divina, que viene a ser el diezmo multiplicado por seis, más el tres o cuatro per cent, para sus lacayos, incluso puede que más. ¿Para qué vivir en el Olimpo, y con nuestras figuras al ajedrez jugar?

 

Si aquí ya tienen todo lo que hay que tener. El Olimpo es aquí; toda su prole en sede parlamentaria, ayuntamientos, empresa pública, o donde se pueda mangar.

 

Ostentan todo el poder, sin tener que viajar en un rayo, o a lomos de Pegaso el caballo alado, sin necesidad de evaporarse y materializarse otra vez, con todo ser humano al alcance de sus manos, para lo que venga en ganas hacer, sin resistencia, sin justicia.

 

¿Y la diosa justicia dónde está?

 

Themis, o Fas, o como la quieras llamar, en su condición femenina, acosada, acorralada, en jirones túnica o falda, de espaldas contra la pared, impotente, sin nada poder hacer, con los ojos tapados, la balanza adulterada, y el espadón mellado, desesperada sin pa' dónde correr.

 

¿Y el pueblo... los ciudadanos de a pié?

 

Abandonados a su suerte, esperando justicia de derecho romano, mientras los sátiros atendiendo a deseos divinos, a los pobres humanos les hacen un griego a todo meter.

 

 

http://eltiodelavarasoyyo.blogspot.com.es

 

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress