Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 2 de mayo de 2017
‘Religión Digital’ revela los detalles de las acusaciones de la juez en el auto de procesamiento contra el sacristán de la basílica de la Asunción

El sacristán de Cieza abusó de los monaguillos con "masturbaciones, eyaculaciones y penetración anal"

[Img #14662]Los abusos sexuales a los que sometió durante años F.J.R.P, el sacristán de la basílica de la Asunción de Cieza (Murcia), a tres monaguillos de once y doce años iban desde tocamientos, masturbaciones y eyaculaciones, a penetraciones anales con fuerza, según el auto judicial de procesamiento, que detalla Religión Digital.

 

Los abusos se producían en la iglesia y, además, utilizando el chantaje del miedo, de los regalos, de las invitaciones y del dinero.

 

La magistrada Christine Hernández Rabbat, del juzgado de primera instancia e instrucción número 2 de Cieza, detalla en su auto los casos de estos tres monaguillos que denunciaron al sacristán por abusos sexuales continuados. El primero, Ignacio (nombre supuesto) sufrió abusos "los años 1999 a 2003, cuando tenía 12 años".

 

El documento judicial, al que ha tenido acceso Religión Digital, indica que "dichos abusos y agresiones se realizarían mediante engaño y posición predominante, pues se 'premiaba' o 'castigaba' según se accediera a los deseos sexuales de FJRP. Dichos actos consistían en tocamientos en los genitales, masturbaciones, eyaculaciones, fotografías desnudas, así como penetración anal".

 

El segundo monaguillo fue el menos perjudicado, pero también sufrió, según relata el auto, "tocamientos consistentes en masajes en la espalda hasta bajar a los genitales, sin que existiera contacto entre su miembro viril y/o el ano con el de FJRP". Y añade: "Dichos hechos ocurrían en la iglesia, asegurándose el sacristán de que no hubiera nadie".

 

Con el tercer monaguillo, en cambio, se ensañó. "Sufrió abusos y agresión sexual continuados desde 2002, cuando contaba con once años de edad". Y el auto explica: "En un principio consistió en tocamientos y masturbaciones, para posteriormente consistir en penetraciones utilizando la fuerza".

 

De hecho, cuando el niño "se negaba a acceder a sus deseos, le amenazaba y castigaba, sin dejarle salir en misas y procesiones, pretendía silenciarlo con regalos, invitaciones a la playa y dinero", según publica Religión Digital. El monaguillo no fue capaz de denunciar los hechos hasta 2015 "por miedo a su agresividad y por vergüenza".

 

Tras enumerar los abusos, el auto concluye: "De tales declaraciones se desprende la existencia de indicios racionales de criminalidad, que permiten, con la provisionalidad propia del momento procesal en que nos hallamos, imputar a FJRP".

 

Y por eso requiere al acusado "una fianza de nueve mil euros (9.000), para asegurar las responsabilidades pecuniarias derivadas de la presente causa, decretándose el embargo de bienes del citado procesado en cantidad suficiente para cubrir la citada suma, si no prestara dicha fianza".

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress