Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Fuente: publico.es
Lunes, 8 de mayo de 2017
Los conservadores de la Región aceptaron la imposición naranja

El Gobierno de la Nación quiere echar atrás el fin de los aforamientos pactado entre el PP de Murcia y Ciudadanos

[Img #14690]Ciudadanos ha ganado una batalla, pero no la guerra. Así ven en el PP el acuerdo al que ambas formaciones llegaron en Murcia para investir a Fernando López Miras como presidente de la Comunidad. 

 

Los conservadores aceptaron el ultimátum de los naranjas y votaron a favor de reformar el Estatuto de Autonomía con el fin de eliminar los aforamientos. Se comieron otras "lentejas" -como llamó Fernando Martínez-Maillo a su pacto con C's-, pero advierten a sus socios de que aún no pueden cantar victoria. 

 

Mientras los de Albert Rivera vendieron dicho acuerdo como otra de las medallas naranjas, los de Mariano Rajoy intentan rebajar sus méritos. Los primeros presumieron de haber hecho historia al conseguir que Murcia fuera la primera Comunidad en eliminar los aforamientos. Los segundos matizan que ese paso aún no se ha dado: la reforma del Estatuto votada en la Asamblea regional aún tiene mucho camino por andar.

 

Altos dirigentes del PP recuerdan que la normativa todavía ha de pasar por el Congreso de los diputados. Una vez el Parlamento autonómico haya enviado su petición a la Cámara baja, la Mesa del Congreso tendrá que aceptarla, incluirla en el cupo de iniciativas procedentes de Comunidades Autonómas -que se debaten, más o menos, una vez al mes-, conseguir superar el debate para su toma en consideración y de ahí pasar al Pleno.

 

Hasta entonces pueden haber pasado meses y, llegados a ese punto, el nuevo Estatuto de Autonomía deberá obtener mayoría absoluta para ser aprobado. De ahí pasará al Senado -donde el PP, con su mayoría absoluta podría retrasar su debate otros tres meses- y volverá de nuevo al Congreso. 

 

En Ciudadanos insisten en que no permitirán "dilaciones indebidas" de la tramitación. Pero en el PP recuerdan el retraso que acumularon otras reformas estatutarias como las de Valencia o Canarias, que llegaron a estar años en la Cámara baja. "Y, si se disuelven las Cortes para unas nuevas elecciones, el trámite decae y hay que volver a empezar", sentencia un alto cargo conservador no sin cierto tono de burla al insinuar que la medida puede retrasarse incluso hasta 2019.

 

En el PP no entienden por qué Ciudadanos ha exigido con tanta premura la eliminación de los aforamientos en Murcia, mientras en otras Comunidades, como Andalucía, han sido más laxos con el cumplimiento de sus respectivos pactos. Así, critican el "oportunismo" de la formación que utilizó la dimisión del expresidente imputado Pedro Antonio Sánchez para forzarles a cumplir con lo pactado de cara a la nueva investidura. 

 

En C's, en cambio, niegan que sus socios les estén tomando el pelo: aseguran que van "poco a poco" y que seguirán exigiendo al PP que cumplan con su palabra. De hecho, en Castilla y León, los naranjas quieren impulsar cuanto antes esa misma reforma; algo que el PP autonómico sí está dispuesto a negociar, pero no así el nacional.

 

En Génova asumen que el PP firmó con C's, también a nivel nacional, la eliminación de los aforamientos. Pero pese a haberse tragado las "lentejas" naranjas, tienen sus tácticas para retrasarlas. Por un lado, a nivel estatal insisten en que es necesaria una 'peligrosa' reforma Constitucional para poder llevarlo a cabo; una excusa que sirve para amedrentar al rival con la posibilidad de que haya formaciones, como Podemos, que intenten aprovechar la ocasión para dar un nuevo encaje constitucional a Catalunya. A nivel autonómico, como en Murcia, aceptarán pasar por el aro, pero siempre esperando al siguiente paso: el del Congreso. Pierden un partido, pero sus oportunidades en la liga siguen en pie.

 

En C's cuentan con una carta bajo la manga: "Siempre quedará esa foto del PP votando sí a la reforma de los aforamientos", ejemplifican para criticar lo que podría ser un cambio de criterio entre los conservadores si éstos cumplen su amenaza de retrasar la reforma. En el PP advierten: "Los aforamientos aún no se han eliminado en ningún sitio. Tampoco en Murcia. Que no canten victoria", concluyen.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress