Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Martes, 9 de mayo de 2017
el problema es nuestro

Apelando al patriotismo local

[Img #14699]Al intento del engaño masivo lo llaman patriotismo, y lo quieren pintar con la bandera de la conveniencia común, social y solidaria de una comunión de gente que nos cuentan que van a una; y esa una es que unos están disfrutando de unos tiempos de poderío y los demás, pues eso, que se jodan.

 

Los bares, los palos secos, las procesiones, las expresiones de tradiciones desconocidas, han tomado las calles en ciudades ya de por si estrechas como lo es la Cartagena de murcianos, donde los coches son los amos de los semáforos, y, en vez de ir ganándole terreno los peatones a los automóviles para que la ciudad sea más habitable, aquí en Cartagena lo único que gana terreno es la mesa del bar y los coches se aparcan (vienen y van, único en Europa) por aquello de sacer la barriga, por encima mismo del mar.

 

Puestos a escoger, porque no existe apuesta alguna por las bases sociales consistentes de una sociedad evolucionando hacia otra cosa que no sea el turismo y la caña de cerveza, hay que darse con un canto en los dientes porque dicen que todavía faltan unos meses para que en los bares, los camareros, puedan hacer (que lo hagan ya es harina de otro costal), su propio partido político y sean una fuerza mayoritaria que impida el avanzado proyecto experimentado en algunos locales de que cobren y vivan de las propinas, al mejor estilo pedigüeño cargado de atlánticidad.

 

Hubo un tiempo, del que quedan papeles y constancia por escrito variada, que el único camino que garantizaba el puchero diario era meterse a clérigo, y así se puede ver que en ciudades del estilo de la Cartagena, los clérigos podían perfectamente salir solicos en procesión y sobraba gente; pero, de aquel tiempo que debería de haber servido de ejemplo para la nada social que gestó para el futuro, desgraciadamente no sirvió para nada.

 

No hay diario personal que caiga en mis manos perteneciente a gentes encuadrada entre los siglos XV y el actual, que no ponga especial interés en ver en cómo nuestros antepasados pasaban los días esos que ahora nos dicen que son señalados de solemnidad, y cuya celebración que se pierden en la noche de los tiempos. Y es verdad que se pierden, porque servidor no los ve celebrados ni reflejados en las costumbres de nuestros mayores.

 

La cena de nochebuena, por citar un ejemplo, no la veo por parte alguna que no sea la época franquista. La Navidad, según suelo leer, se celebraba con tres misas, porque el clero es trinitario; pero nada más. Y, tan solo, el comienzo de año se solía felicitar y desear lo mejor para los días que tenían que llegar.

 

Con el calor que tenemos a la vuelta de la esquina, sin haber dado un palo al agua de resolver los acuciantes problemas que nos afectan que uno a uno, para no cumplirlo, fueron anunciados en los distintos aspirantes a los distintos órganos de gobierno de la cortijá grande y de la chicas, abriendo y cerrando bares están pasando los días, los meses y los años. Y quieren, apelando a lo que ellos denominan el patriotismo local que se escriba que nuestros mandamases se han dejado las uñas arañando soluciones para devolver a la vida al Mar Menor Muerto; para cuidar por la salubridad de las gentes y demás mentiras, cuando todos sabemos a lo que han dedicado su tiempo y nuestro dinero.

 

Pero aunque el asunto está más que sabido, el problema no radica en las limitaciones de nuestros políticos, de nuestros mandamases que, en el fondo, si nadie los riñe, viven confiados; sino que el problema es nuestro, de la gente de la calle, que cuando ven mucha gente en la calle sentada en los bares, siguiendo el catecismo de futbol y toros, la frase habitual y la creencia es que la cosa va de puta madre para arriba, y no hay por qué preocuparse.

 

Pues eso, a no preocuparse, que pronto todo estará vencido, porque el triunfalismo triunfa de lleno en la incultura y la despreocupación.

 

Salud y Felicidad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
5 Comentarios
Fecha: Sábado, 13 de mayo de 2017 a las 10:36
SEGISMUNDO
EL permitir Rivera que siga ,en Murcia igual que en Andalucia el mangoneo "bipartidista, le puede costar muy caro a Ciudadanos,"los mismos perros con distinto collar", los PUNICOS,MALAYOS Y LOS DE LOS ERE, todos revueltos a variar por intereses bastardos el "corredor del mediterráneo" que Susanita y Page quieren interiorizar, imcomprensible el apoyo jumista de Castejón a la FARAONA ANDALUZA que quieren seguir tapando los choriceos a dos bandas .Hubo antes querellas, recusaciones, decisiones asombrosas y congelaciones de invierno polar. La última querella por delito ecológico, que yo sepa, está en un cajón misterioso de un Juzgado de Cartagena, que a día de hoy es una de las líneas rojas de las Púnicas Nacionales y Locales. Se entiende la tupida red de Mazarrón, donde los amos del tomate,ahora exprimiendo zumo a medias con el charcutero Alhameño…”en-CARRIL-aos”, tienen organizada, en proyecto, una tomatina seudopolítica que rompe al Socialismo Regional. Y pagan. Hay más puntos muy rojos como en Molina de Segura, cuna inmortal de la Transparencia montada por el ex alcalde Eduardo Contreras. Tambien hay foco de gran capital ético en Alhama, donde residen los amos de la mitad de la Reg
Fecha: Miércoles, 10 de mayo de 2017 a las 15:50
Para "Fatima"
...Y si lo soy; soy un anciano que chochea...Pero el chocheo me ha dado por los documentos, no por lo que diga el catecismo o los "súbditos del cobrador de blanco" que vive en el Vaticano. Gracias por leerme. Y si tienes documentación fidedigna al respecto de la llamada nochebuena, no tengo inconveniente en rectificar, supuesto que soy viejo pero no tanto como para hablar por experiencia personal. Salud y Felicidad. Palmis.
Fecha: Martes, 9 de mayo de 2017 a las 17:05
Nazari
Lleva toda la razón del mundo. Qué pena que un pueblo iletrado no se entere de nada. Luego vendrán las marimorenas.Es Vd, el mejor.Enhorabuena.
Fecha: Martes, 9 de mayo de 2017 a las 14:37
Partido cantonal aldeano
Esto huele a TO HOME. A un proyecto de resucitar un partido cantonal.La pregunta es lógica ¿ quienes pagan el plan, los agricultores que vierten al MAR Menor o el Club del Ladrillo, alcalde Pepe López ??
Fecha: Martes, 9 de mayo de 2017 a las 12:12
Nochebuena fascista
Después de los mamarrachada del alcalde de Calasparra, ayer, hoy me desayuno con una sentencia de un personaje escritor de la izquierda rota por el podemita de turno o el socialista enloquecido. Dice este señor Palmis que la Nochebuena, que se celebra desde hace casi dos mil años.tiene como un tufo franquista. Es lo mismo que aquel separatista catalán que afirmaba seriamente que el REAL MADRID es de derechas. No me extraña nada que la vida de este pais haya entrado en trance de locura colectiva. Camarada Palmis, por la Virgen de la Caridad, no escriba estas cosas porque lo van a tomar por algo que no es, un anciano que chochea .Qué disparate. FATIMA.-

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress