Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Víctor Mirete.
Viernes, 26 de mayo de 2017
movierecord press

Mine

TITULO: MINE

PAIS: Usa-Italia-España

GENERO: Bélico-drama

DIRECTOR: Fabio Guaglione y Fabio Resinaro

GUIÓN: Fabio Guaglione y Fabio Resinaro

FOTOGRAFÍA: Sergio Vilanova

MUSICA: Luca Balboni

PRODUCTORA: Mibac, The safran Company y Roxbury

DURACIÓN: 111 min.

[Img #14796]RESEÑA: Con MINE nos encontramos nuevamente ante una de esas películas que recuden en casi todo su metraje a un solo escenario inmóvil para narrar una historia individual de tensión y angustia con ingredientes típicos como la claustrofobia, las decisiones cruciales, los dilemas morales, los vaivenes emocionales y las alucinaciones mentales. En este caso, el filme transcurre en el desierto Berebere, durante la incursión de un francotirador y un observador del ejército americano en una misión de interceptación y asesinato de un terrorista. No se sabe mucho más al respecto. Y la realidad es que esa trama bien poco importa, ya que lo importante parece ser es el conflicto familiar que transporta el protagonista, así como el mensaje místico-reflexivo muy arraigado en las películas de francotiradores. Eso mismo es lo que lleva a ese soldado a acabar en una zona de minas explosivas del desierto, poniendo el pie derecho concretamente sobre una mina. Tras un desastroso incidente con su compañero (que es lo más emocionante de la película por decirlo de algún modo) es cuando empieza a desenmarañarse la trama y en busca de una solución para salir del atolladero en el que se ha metido a la vez que el drama familiar del protagonista que arrastra desde su pasado empieza a hacerse fuerte en el guión.

Armie Hammer, el actor protagonista, consigue salvar su interpretación de forma técnicamente sobrada. Pero el problema no es él, sino la película en la que se ha visto envuelto. Un personaje con muchas posibilidades en una trama con muy pocas. Vamos, que podía ser él como cualquier otro actor quien protagonizase esta historia. La cinta acaba siendo aburrida, sólo que esperas que sea buena y eso te mantiene expectante. Pero no es así.

En cuanto a la parte más técnica, vemos un montaje y una fotografía no excesivamente llamativa, sino más bien tirando a lo común (salvo en la escena de la tormenta de arena estando ya inmóvil sobre la mina); así como una escenografía (Fuerteventura) y atrezzo sin alardes aunque da bastante realismo. Eso sí, el camelback que usa Hammer es el del Decathlon. No es que sea eso algo malo, pero yo tengo uno igual y no es caro, con lo cual, si lo usan los militares americanos de las fuerzas especiales debe ser la leche, o por lo menos viviré con esa idea durante un tiempo.

Eso sí, la BSO de orquesta sinfónica recuerda a esas grandes cintas épicas, y a veces casi logra seducirte para cambiar tu opinión sobre la película. Casi, repito. Los directores (sí, dos, cosa que no entiendo bien para este tipo de filmes tan personales), ambos noveles y con una gran influencia de películas como Buried o 127 horas, han intentado construir un paisaje vertiginoso y caótico jugando con la difícil empresa en casi toda la película de un solo escenario, un solo actor y una sola trama. El resultado, evidentemente conlleva que sobra casi media hora de película. Si bien es cierto que durante muchas escenas y pasajes percibes esa angustia y esa crisis que supone la soledad y los inconvenientes que generan las misiones militares peligrosas, a los 5 minutos de pisar la mina, el guión se hace algo lento, fofo, incoherente y pesado en muchas ocasiones. De repente, empiezan a tener lugar una sucesión de reacciones y escenas sin sentido que no conducen a nada más que a demorar innecesariamente el final y a hacer como que parece que saben lo que hacían, pero no. Sobre todo cuando aparece un berebere graciosito con aires de Rafiki del Rey León. Un poco absurdo, la verdad, esa forma de lanzar un mensaje filosófico al público, que para mí, tan solo queda en: ¿Naciste soldado o la vida te convirtió en soldado?

Pero de vosotros a mí; aunque ya te venías imaginando el desenlace (pero tenías la esperanza de que no fuese así), cuando llegue se os va a quedar la misma cara de gilipollas que al protagonista y que a mí. No diré más. Juzgar por vosotros mismos.

NOTA: Encontramos películas de este género y estilo bastante mejores. Por ello este será el primer suspenso justo de Movierecord. Sólo puedo darle un 4,5 sobre 10.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress