Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Lunes, 5 de junio de 2017

La Virgen y el laicismo popular de Podemos

[Img #14834]De nada sirvió, poco más para que floreciera algún comerciante y el flotista residente en la ciudad de Cádiz, cuyo puerto, una vez visto que Sevilla no era el lugar más adecuado para que las flotas salieran y volvieran Guadalquivir arriba y abajo cargadas las naves de Las Indias tanto de ida como de vuelta, se dispuso, hasta el año de 1.778, que salíeran de Cádiz todas las flotas de Indias con un tremendo y floreciente, pero impertinente y a la vez especulativo monopolio comercial digno de cazurros, en el que florecieron funcionarios que solo les faltó el pico, porque las garras las tenían largas y afiladas.

 

Eso sí, simpáticos y alegres y con ocurrencias, como los gaditanos ningunos a la hora de armar una vez por año los navíos de la Carrera de Indias. Pero eso no quita que las aguas oceanas, tanto de ida como de vuelta, sobre ellas no navegara más de uno y más de cien acordándose en la madre que parió a muchos, por no citar a todo, el elenco funcionarial gaditano y afincado, que sesteó y vivió como dios, al abrigo de un monopolio demencial comercial entre Cádiz y Veracruz en Méjico, que empobreció al resto de España y sacó del paro a todo el que quería ser estraperlista o pirata.

 

Jode cantidad y calidad que unos nenicos como los de Podemos, gente joven, como lo tuvieron que ser muchos de aquellos funcionarios irresponsables que apoyaron el monopolio comercial y no movieron un dedo para nada, ahora siglos transcurridos, nos quieran hacer ver que el pueblo somos el clero; supuesto que ya sabemos, gracias a los peperos que hacienda somos también el pueblo.

 

Los que tuvimos la suerte de estudiar sabemos hasta donde suelen llegar los estudios en España, y es probable que los líderes de Podemos que aludo, alcalde de Cádiz con sus concejales a la cabeza, la secretaria de Podemos Andalucía, a título personal, y el secretario general de Podemos, también a título personal, no hayan “llegado todavía” porque esté enfrascados en la lectura novedosa del catecismo del ¿padre? Ripalda, y no sepan ni quién fue el alicantino Francisco Javier Balmis (¡mira que si somos familia!), que si entrar ahora en discusiones si fue el chileno fray(qué alegría para los devotos jefes de Podemos, un hermano fraile)Pedro Manuel Chaparro, licenciado y doctor en medicina (teniendo la amistad de los palos secos no se sabe por qué estudió medicina) fue el primero, corriendo el año de 1.765, en utilizar el virus de la Viruela, el virus Variola, para salvar vidas, porque se ve que sacar las vírgenes en procesión (un disgusto para los jefes de Podemos) no solucionaba la enfermedad que mató la gente por cientos de miles.

 

En memoria de los más de veinte niños que fueron sacados de un orfelinato gaditano, y fueron obligados a que durante el trayecto a América, de brazo a brazo de los niños expósitos, se llevara la vacuna de la Viruela con virulencia, junto a la peste bovina a salvar vidas a América, como estamos hablando en gaditano, los tres o los que sean los culpables del feo hecho al trabajo de Balmis y Chaparro y al sacrificio de los niños, os mando al carajo y me gustaría veros militar en partido de la derechona que es lo vuestro.

 

Toda aquella gente que lucho por el bien común como los citados anteriormente, no se merecen ser traicionados por gente que dicen ser del pueblo y por el pueblo, al que continuamente “releidos” de vuestra mala calaña tratan de confundir, porque no creo que se entienda que alguien puede tener buena condición cuando en una comarca donde el paro supera el cuarenta por ciento real, el dinero público se emplee en tesoros muertos controlados por manos muertas.

 

Ah, la vacuna de la viruela, no se debe al inglés Edward Jenner, como creo que dice el google, sino que el primero que la experimentó fue el chileno fray Pedro Manuel Chaparro, religioso que experimentó en más de cinco mil personas su ciencia, y que se sepa no metió en el negocio, como vosotros en el vuestro, a virgen alguna.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress