Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Mariano Pérez Abad.
Miércoles, 14 de junio de 2017
Los cuentos del Pity-Power

24 veranos sin auto-stop

[Img #14867]Los que ya no son jóvenes siempre andan diciendo que cualquier tiempo pasado fue mejor. Quizás sea por eso por lo que yo venga a contarles cuánto echo de menos muchas de esas “cosas de antes”. La mente es así, cuando rebuscas en el recuerdo, siempre aparecen primero las cosas bonitas que hicieron agradable tu vida y las malas se olvidan. En aquellos veranos de los años 80, la falta de aire acondicionado nos empujaba a la vida nocturna. Los que aún no teníamos edad de carnet nos movíamos del pub a la discoteca pidiendo el favor, sacando el dedito del auto-stop. Diez años después, prestábamos nuestro asiento de atrás para devolver el favor recibido a los que ahora nos parecían unos niños.

 

Había sitio para todos, España es un país generoso, record en donaciones de órganos y en las colectas para catástrofes naturales en cualquier rincón del Planeta, era muy raro “quedarse colgado”. Pero algo pasó que rompió aquella generosa cadena de amor hacia el prójimo. En Noviembre de 1992, desaparecieron tres niñas haciendo auto-stop en el pueblo alicantino de Alcáser cuando volvían de una fiesta del cole a su casa. Poco tiempo después aparecieron sus cadáveres descuartizados, medio enterrados en medio del campo, en el municipio de La Romana. Habían sido violadas, torturadas y asesinadas y entre sus restos fueron identificados pelos de pubis de 7 personas distintas.

 

1993- Ese verano el auto-stop se paró en seco. Nadie se atrevía a permitir que sus hijos subiesen a coches de desconocidos. Y si algún grupito de temerarios o despistados nos sacaban sus dedos desde el arcén, pronto parábamos para decirles: “Chavales ¿es que estáis locos o qué?

 

Las pesquisas policiales avanzaban y prometían curar esa herida social, encontrando culpables y castigando el delito para que no volviera a repetirse. Pero, de pronto, las investigaciones también se pararon de forma tan brusca como el auto-stop. Habían asomado nombres importantes entre los sospechosos y “desde arriba” habían dado la orden de dar carpetazo al asunto rápidamente. En un visto y no visto, dos “pelagatos” fueron condenados como únicos responsables de aquella monstruosidad, pero uno de ellos desapareció sin dejar rastro, como si lo hubieran enterrado en un hoyo mucho más hondo del que él mismo había hecho para esconder a las niñas. A pesar que se alzaron muchas voces de protesta, tanto públicamente desde la Prensa (con gente como Pepe Navarro) como anónimamente desde la Guardia Civil (“Garganta Profunda”) el Poder impuso su censura aplastando a todo el que se atrevía a insistir.

 

1995- Todos esperábamos que, a falta de justicia, ese tiempo que todo lo cura enterrara en el olvido aquel obscuro episodio y nos permitiera volver a ver auto-stop en nuestras carreteras. Pero lejos de eso, tres años más tarde saltaba de nuevo a la prensa el caso Bar España en la provincia de Castellón. Al parecer se trataba de un prostíbulo de menores nutrido con niños de centros de acogida (orfanatos) cercanos. Varios de ellos aún hoy en día siguen declarando que el que un tal Fabra, el que entonces era presidente de aquella Diputación Provincial, había violado y matado de un tiro a uno de los 5 niños con los que había celebrado un rito satánico. Los únicos condenados judicialmente por ese asunto han sido los arrepentidos, las víctimas o sus familiares.

 

1997- Para que no se nos olvidasen los miedos, dos años más tarde el escándalo manchaba de nuevo a las más altas esferas de nuestra Sociedad, esta vez en Sevilla. Chiquillos procedentes orfanatos cercanos acusaban a una lista de hasta 59 personajes poderosos de haber abusado de ellos en un prostíbulo gay llamado Bar Arny. Tan solo el dueño y el encargado del antro pisaron la cárcel. Aunque esta vez no había niños muertos, algunos de los poderosos que fueron inicialmente imputados vieron sus nombres publicados en prensa terminaron siendo declarados inocentes. Desde las altas esferas representadas por la Fiscalía aprovecharon para endurecer la censura sobre el tema hasta convertir este tipo de asuntos en un “Secreto de Estado”.

 

000...- Desde entonces han ocurrido muchos episodios obscuros de los que apenas hemos tenido noticia a causa de esa férrea censura. Tan solo pequeños diarios como este, que se resignan a la pobreza por no ser esclavos de las subvenciones y la publicidad corporativa del Estado, han venido publicando de vez en cuando los continuos escándalos que salpican a nuestro Sistema de Protección de Menores. El antepenúltimo que recuerdo era aquel de las películas de porno pederasta con niños tutelados por la DGAIA (“Menores” en Cataluña) que denunció el FBI y que tardaron 2 años en investigar, por el que publicamos en este Diario el artículo que anexionamos.

 

Pero lo último, y quizás lo más significativo, es la noticia publicada el pasado Mayo en la que se acusa a un fiscal anticorrupción en activo de ser un pederasta reincidente. Esto parece confirmar nuestras más terribles sospechas sobre que, por encima de los Partidos Políticos que ocupen el Gobierno en cada momento, las más altas esferas del Poder de las Instituciones de nuestro Estado encubren o están implicadas en esa monstruosidad.

 

Y así no ha habido manera de que recuperemos el auto-stop, ni la dignidad, ni la confianza en nuestras Instituciones. En nuestro cuento, el Lobo, el Hombre del Saco y la Bruja de Hansel y Gretel son altos cargos de la corte del Rey, mientras nosotros estamos de brazos cruzados. Nuestro rebaño de ovejas cobardes ha sido incapaz de hacer frente unido a esos ladrones que, vestidos de pastores, roban corderitos. Nuestra Sociedad ha preferido no tener niños y renunciar a un futuro que tal vez no merezca.

 

http://vegamediapress.com/not/13463/que-dios-proteja-a-los-ninos-de-ser-protegidos-por-la-dgaia-en-cataluna-

http://gaceta.es/noticias/fiscal-anticorrupcion-jose-grinda-gonzalez-pederasta-reincidente-19052017-1423

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Miércoles, 14 de junio de 2017 a las 14:26
JUAN JOSE MILAN
La verdad no tiene tapujos aunque quieran taparla. Seguiremos denunciando tales hechos. Tanto este digital cómo la Asociación que lo apoya, la Asociación Advigen Murcia estamos comprometidos con seguir, mientras sea posible, proteger a los más débiles, como nuestros hijos y los que no, de la corrupción qué, campa a sus anchas en nuestra querida y diversa España. Tu

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress