Ni se le pedirá el escaño ni será suspendido de militancia. El PP no hará "nada" tras conocerse que el expresidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, se sentará en el banquillo por el caso Auditorio. "Ya asumió su responsabilidad y dejó la Presidencia autonómica", justificó este martes el número tres de la formación, Fernando Martínez-Maillo.

 

El coordinador general del PP ha alegado, ademas, en un desayuno informativo organizado por Europa Press, que en su caso no se trata de "corrupción" , sino, en todo caso, de "prevaricación administrativa". Por ello, ha dicho, "en estos momentos no se va a hacer nada" al respecto. Ni pedirle que abandone su escaño en la Asamblea regional ni suspenderle de militancia.

 

Esta opción -la expulsión del partido- está prevista en los Estatutos del PP para el caso de que aun cargo público se le abra juicio oral. Sin embargo, al no considerar el caso un delito de corrupción, tampoco se prevé que Génova tome medidas si Pedro Antonio Sánchez llega a verse en dicha situación. "Ya dimitió como presidente", zanjó también la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, antes de entrar al evento.

 

El expresidente regional está también imputado en la operación Púnica. Pero el PP nacional sigue "creyendo en la presunción de inocencia", en palabras de Maillo, que dejó "en manos del PP de Murcia" las posibles medidas a tomar. "Nos remitiremos a lo que decida el PP de Murcia", aseguró. Aunque cabe recordar que el presidente del PP de Murcia es, precisamente, Pedro Antonio Sánchez, que tampoco dimitió de ese cargo en el que fue nombrado cuando estaba ya en pleno proceso judicial.

 

"Nosotros confiamos en todos los presidentes autonómicos [del partido]" , había asegurado Maillo con anterioridad. En esta ocasión, a esta frase se limitó su leve respaldo a la baronesa valenciana, Isabel Bonig, que nunca ha convencido a Génova como candidata electoral. "Ella asumió la presidencia del PP en un momento complicado, como todos", siguió Maillo antes de poner como ejemplo a las líderes de Asturias -Mercedes Fernández- y Navarra -Ana Beltrán-. De Bonig, ni una palabra más. "Los candidatos se decidirán cuando toque y hasta el año que viene no corresponde", zanjó el coordinador general del PP, que también se mostró optimista respecto a la guerra interna abierta en Cantabria, donde casi la mitad de los diputados se oponen a las directrices de la recién elegida María José Sáenz de Buruaga. "Hay que respaldar a la actual dirección y tengo la sensación de que poco a poco la situación se irá solucionando", aventuró.

 

En este sentido, Maillo negó que Génova se esté preparando para un posible adelanto electoral de las generales. "Nosotros queremos acabar la legislatura. Pero la responsabilidad no es sólo del Gobierno, también de las demás formaciones. En una minoría, la oposición también se examina y también es responsable de alcanzar acuerdos que permitan que España siga siendo un país serio y solvente", sentenció tras enumerar los "logros" económicos de los años de Mariano Rajoy al frente del Ejecutivo.

 

El número tres del PP reconoció que su relación con los de Albert Rivera es cómoda "unos días sí y otros no tanto" pero puso en valor el pacto PP-Ciudadanos. "Sigue en vigor, lo queremos cumplir y seguimos hablando con ellos para poder cumplirlo", aseguró tras recalcar que "los éxitos del Gobierno son del Gobierno" y que los naranjas no "arrancan" nada al PP, sino que juntos aprueban medidas que ya forman parte del acuerdo firmado.

 

Más contundente se mostró con respecto a la posibilidad de ofrecer una "respuesta conjunta", también con el PSOE, al desafío independentista de Catalunya. "La respuesta conjunta tiene que ser la de rechazar la deriva independentista", sentenció tras repetir el mensaje del Gobierno de que está "preparado" para actuar para frenar el referéndum porque "el Estado de derecho tiene mecanismos suficientes para evitar que se produzca". "Hoy es tiempo de consolidar la estabilidad política e institucional y defender la unidad de España sin reticencias ni matices -dijo con la mirada puesta en el PSOE-, cumpliendo la ley y haciendo cumplir la ley", concluyó Maillo.