Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Cantabella.
Lunes, 21 de agosto de 2017
los antiartículos de José Cantabella

Crónica personal con los trabajadores del museo Gaya de Murcia

[Img #15049]A los 6 trabajadores del Gaya, por supuesto

 

Aunque todos lo suponíamos: estaba claro que el destino de los trabajadores del Museo Gaya de Murcia no iba a ser solucionado, ni por el alcade del Ayuntamiento de Murcia, ni por los políticos que constituyen la oposición, ni por el patronato, ni por el propio Museo, diferentes lados de un caleidoscopio de despropósitos, y del que todos se quitan las culpas de encima, como si garrapatas fuesen. Ahora será la justicia española la que decida el futuro de estos muy dignos trabajadores.

 

Una desvergënza total, que da a entender la situación que vive nuestro país, con unos políticos y gobernantes inútiles e inoperantes en todos los ámbitos de la sociedad. Aquí os dejo, aprovechando este ANTIARTÍCULO, algunos momentos que tuve la desgracia de haber vivido muy de cerca, y que el curso de los acontecimientos ha hecho que la desesperación y la impotencie reine en mí, y en los propios trabajadores, y por supuesto en los ciudadanos de Murcia y defuera que apoyaron mucho esta injusta causa:

 

(Uno)

 

CARTA PRIMERA AL SR. ALCALDE DE MURCIA (27-6-2.017).

 

Parece ser que no va a decir ni hacer nada, que no se va a pronunciar ni públicamente ni en privado, con respecto al drama laboral que están viviendo los seis trabajadores del Museo Ramón Gaya de Murcia, que llevan cinco meses sin cobrar su salario, algo que me parece lamentable.

 

Quizá no sepa nada al respecto, no me extrañaría en absoluto, los ciudadanos estamos sintiendo constantemente la sordera de algunos políticos y gobernantes cuando se les pregunta, cosa que parece que les molesta. Bien, yo le informo: el lunes veintiséis de Junio le enviaron un correo electrónico los referidos empleados, y aún no ha contestado: por lo menos los trabajadores creo que lo merecen, conteste, por favor, y diga lo que va a hacer su Ayuntamiento con el Museo. Si la cosa no fuese por el lado del Ayuntamiento, usted es presidente del Patronato que rige dicho centro, entonces, dígalo por este otro lado. Diga algo señor alcalde, diga algo... Están, señor Alcalde, seis personas viviendo una situación insostenible, póngase un poco en lugar del otro, en el lugar de los trabajadores, sea empático, como se dice ahora, y si solo habla en los plenos y medios de comunicación ante y hacia cierta ciudadanía, hágalo señor alcalde. También le informo que hay una trabajadora del Gaya que ha tenido que tomar la baja, dada la situación que está viviendo, permítame que no entre en más detalles.

 

No entiendo mucho de política, digo, de gestiones políticas, no es lo mío, pero creo que a ustedes, los gobernantes, les paga el pueblo, los ciudadanos, y el asunto es lo suficientemente importante, y lo merece; no debe ser tan difícil arreglar la situación, creo, pues estamos hablando de seis trabajadores, que sustentan un museo extraordinariamente orquestado por D. Manuel Fernández Delgado, un personal que da el do de pecho siempre, y conducen y gestionan la obra de uno de los pintores más importantes que ha dado España en el siglo XX, además de un grandísimo escritor y poeta, que forma parte de la prestigiosa Generación del 27.

 

Le sigo informando: el pasado jueves coordiné la Concentración 6 X 5, en favor de los empleados del Museo Ramón Gaya de Murcia, en la cual, una gran cantidad de personas, no sé cuántas, pero muchas, muchísimas, dieron su apoyo a estos seis trabajadores ejemplares y había en el ambiente un gran sentimiento humano de solidaridad con ellos, que nada tiene que ver con lo político; estamos hablando de humanidad, sr. Alcalde, una humanidad que parece que está desapareciendo de las sociedades modernas en virtud de no sé qué valores. Además, últimamente veo, contrasto, que están desde el Ayuntamiento potenciando la ciudad de Murcia con flores para los jardines, estandartes para el Corpus Cristi, libros y folletos sobre actividades impostadas de cara a la galería, y que no son tan necesarias, según mi humilde criterio, como los temas humanos, que tocan el corazón de las personas, es decir de los ciudadanos.

 

Finalmente le informo que si en un par de días no existiera ninguna manifestación o declaraciones por su parte, estoy coordinando ya otro movimiento social, éste un poco más avanzado, en donde los ciudadanos de Murcia espero que vuelvan a decir lo injusto de esta situación, y lo importante que es el Museo Ramón Gaya para Murcia, España, para Europa, y para que con centros así las ciudades modernas avancen cultural y socialmente.

 

Esto es todo, de momento, no creo que sean necesarias más palabras, pues si algo sobra aquí son palabras, señor Alcalde, se necesitan hechos para desbloquear una situación que sus conciudadanos también la consideran injusta e inhumana, y nada le digo de los empleados del Museo que están al borde del quebranto emocional y físico.

 

Espero, los trabajadores del Gaya esperan su respuesta.

 

José Cantabella

 

(Dos)

 

NUEVA CARTA AL ALCALDE DE MURCIA CON REFRÁN FINAL (2-8-2.017).

 

Con la llegada de agosto y los trabajadores del Museo Ramón Gaya de Murcia que siguen sin cobrar, se me revuelven las vísceras. Le supongo de vacaciones, Sr. Ballesta, y no dudo que merecidas, pero me asalta una pregunta: ¿Logrará disfrutarlas, podrá realmente soportar el terrible calor de la conciencia o las noches infernales de la indignidad de este mes abrasador? Yo realmente no podría con la situación que viven los seis trabajadores de dicho centro, recuerde, siete meses sin cobrar, y el grado de responsabilidad que usted tiene, es el papá del Gaya, pues no olvidemos que es usted el alcalde y el presidente del Patronato que rige al Museo, un bicéfalo difícil de entender. Además usted, Sr. Ballesta, aún no ha contestado ni se ha pronunciado sobre el tema y ni un gesto de humanidad hacia estos obreros, ha delegado en el Sr. Pacheco, concejal de Cultura; y por supuesto ha dejado correr el asunto para que sea la Justicia la que se pronuncie, pues eso es lo más democrático y cómodo.

 

Me sigue pareciendo terrible la situación y creo que usted va a seguir inmóvil, yo por mi parte seguiré activo, ahora será en el Defensor del Pueblo y en el Registro del Ayuntamiento donde entrarán una queja y las firmas de sus solidarios y humanitarios parroquianos que bien indignados están con la Cultura en Murcia, con la catastrófica situación que vive el Museo Gaya y con los desaguisados constantes de esa desvalida Concejalía llena de parches que bien parece ya un collage o un graffiti que está enmierdando lo que tanto amamos unos y tanto desprecia este gobierno nacional.

 

Poco más señor alcalde, no le quito más tiempo de sus vacaciones, entiendo que no toda la responsabilidad es suya, que los partidos políticos de la oposición bla, bla, bla… y toda esa basura que ya tan poco respeto merece a los ciudadanos, pero que como se dice en estos tiempos modernos que corren, esto tiene que mirárselo, no vaya a ser el demonio y como también dice el refranero “A quien no tiene labrado, agosto se le hace mayo”.

 

Un saludo,

José Cantabella


COMUNICADO DE LOS TRABAJADORES DEL MUSEO RAMÓN GAYA

POR LA SITUACIÓN DEL IMPAGO DE SUS NÓMINAS DESDE ENERO DE 2017 . (28-7-2.017). (Leído en las puertas del Museo por los trabajadores).
 

La cultura que nos vive


 

El Museo Ramón Gaya está en proceso de congelación, y nosotras, las personas que nos hemos dado a esta institución, venimos sintiendo la parálisis del frío desde el 31 de enero de este año, el mismo día en que fuimos subrogadas a la Fundación Pública Museo Ramón Gaya. Hasta hoy, no habíamos querido manifestarnos. Simplemente porque el amor que sentimos por el museo valía mucho más, y también, por experimentar una gran dosis de paciencia y por entender que las instituciones las forman personas, que pueden tener malos días, que pueden despistarse y que no dejan por ello de ser humanas, pues al fin y al cabo, no nos olvidemos que la base de toda institución es la humana. Pero ya está bien. Se acabó.

 

Los trabajadores del Museo Ramón Gaya hablan hoy para contarles cómo se vive una situación como ésta desde dentro. Para informarles del proceso, para decirles que, mientras informes pasaban de despacho en despacho, mientras se producían reuniones de unos con otros y de los otros con los unos, mientras pasaban plenos discutiendo sobre el futuro que nos gustaría, la cultura de esta ciudad ha sufrido un desgarre, la cultura que nos vive se está cayendo. Y no pinta bien. Acumulamos 7 nóminas sin cobrar, una vía judicial abierta que nos ha costado emocional y econonómicamente hacerla activa, ¡y mucho! (¿por qué no decirlo?) y numerosos mensajes de apoyo de los ciudadanos, eso sí. Esta es la realidad.
 

No hablaremos de partidos políticos, no estamos aquí para esto, nuestro impulso interior se posiciona en algo de mayor hondura, estamos para contarles que, por falta de entendimiento de todos los partidos que conforman el Patronato del Museo, que por “donde dije digo ahora digo Diego” y por algunas razones más que quizá desconozcamos, el Museo Ramón Gaya, una institución de gran peso para la cultura de Murcia, está agonizando. Recordemos también a otras instituciones con incierto futuro como son el Museo de la Ciudad y el Museo de la Ciencia.

 

Hoy, los trabajadores afectados pedimos la ayuda ciudadana, ya no sólo para cobrar sus trabajos realizados, que es lo justo, sino para dar coherencia a una situación que parece haberla perdido o no tenido nunca. Hoy, como afectados directos de esta situación pedimos a la sociedad conciencia:
 

  • A los partidos políticos que hagan honor a sus palabras y miradas.

  • A la ciudadanía que luche por una cultura libre y justa, por la que merece.

  • A medios, que ahonden e investiguen antes de publicar titulares que puedan confundir a los ciudadanos sobre un proceso como este.

  • Y al Ayuntamiento, a su juntura, le seguimos pidiendo una SOLUCIÓN JUSTA, que no dejen en nuestras manos la resolución de un problema que no está ocasionado por nosotros, los trabajadores. Que sean ellos capaces de solucionar esta situación que – tan lamentablemente- hoy ya solo será resuelta por la vía judicial.

 

Después de trabajar más de veinte años en esta institución, nuestro futuro como trabajadores es incierto. Y junto con el impago de nuestras nóminas, este es el principal problema que hoy hacemos visible a la sociedad.

 

Por tanto, ya sólo creemos que será la justicia la que resuelva y de larga y justa vida a la obra de Ramón Gaya, un creador verdadero que dijo respondiéndole a Cernuda en uno de sus poemas: “No, no es el amor quien muere Luis Cernuda, sino que somos nosotros”.

 

Nadie quiere más que nosotros al Museo Ramón Gaya.

 

Y citando al creador, damos las gracias a todos por su asistencia:

 

Pero un buen día aparecerá en el aire una especie de Arco Iris inmenso y volveremos a tener poesía, música, pintura y escultura verdaderas, limpias, desnudas, sin colgajos adheridos, sin ingeniosidades pegadas, sin sustos, sin sorpresas, sin modas más o menos baratas, sin modernidades… (Ramón Gaya)

 

Muchas gracias.

 

Fdo.: Trabajadores

Museo Ramón Gaya.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress