Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Luis Angel Jul.
Viernes, 1 de septiembre de 2017

Vergüenza

[Img #15112]Donde las víctimas de la barbarie, el honor y el respeto?

 

¿Donde la solicitud del perdón por la negligencia que causó tanto dolor?...

 

Nada... Tan solo manipulación. ¡Visca Catalunya independiente! Cinismo desde el minuto cero, todos a una, a frotarse las manos... en su fuero interno, alegría, felicidad, agradecidos por el atentado, hay que aprovechar la ocasión, no se verá por lo tanto en la manifestación ninguna pancarta de condena a sus autores, a los verdaderos culpables. Más bien llamadas de solidaridad y apoyo a los hermanos musulmanes, no a la discriminación, no a la islamofobia, a cambio se canalizará la ira, la culpa, en otra dirección, contra el jefe del Estado y el Gobierno de la nación. Vergüenza...

 

Como dice el refrán; "La realidad es capaz de superar la ficción," en este caso tenemos a unos impresentables, con corbata y coche oficial, capaces de cualquier felonía con tal de lograr su objetivo, sea este legal, o no. Me sorprendo, aun que una vez conocido el percal no debería. Desde luego esperaba de esta manifestación algo más de respeto, miro a través de la pantalla, y no veo las víctimas por ningún lado, un malestar recorre mi cuerpo, tengo una sensación de nauseas y me avergüenzo.

 

Busco las víctimas, el respeto y no los encuentro, las imágenes que a mi llegan a través del televisor, se asemejan más a una fiesta popular catalana, con la a excepción de unas cuantas banderas nacionales, cosa rara en Cataluña, tierra de cobardes, donde pocos imponen su voluntad sobre los demás. Vergüenza...

 

Deshonor... En segunda fila, escoltados por los secesionistas van; Rey, presidente y gobierno en pleno, se oyen vayas y pitos, consignas independentistas, sonríen los secesionistas, su presidente, alcaldesa y oposición, sigo buscando las víctimas y no las encuentro. Vergüenza...

 

Manipulación... En primera plana tan solo esteladas, por fin tendrá el mundo de nosotros el mundo una buena visión, ondeando unos trapos, unos cuantos pazguatos, siguiendo a ciegas las órdenes de Puigdemont, busco y no veo por ningún lado el protagonismo y el respeto a las víctimas... Vergüenza.

 

Vergüenza de Puigdemont, Colau, con un puñal entre las manos, el del ojo vago al que llaman Oriol, y demás banda de secesionistas.

 

Vergüenza de Rajoy y de todo el gobierno por su tancredismo.

 

Vergüenza de Franco, Felipe, Aznar, y el innombrable circunflejo, también de la oposición y de las señorías que desde hace más de ochenta años han dirigido este país, y por lo mismo, Tancredos con puro o sin él.

 

Vergüenza de todos aquellos que por su paz y su gloria, por sacar brillo al sillón, por llenar la buchaka, han permitido a cinco gilipollas falsear la historia...

 

¡ Aahhh! Quién pudiera viajar en el tiempo con una vara de membrillo, o una buena estaca de pino enderezar entuertos, y devolvernos el honor.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress