Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Isabel Martínez.
Lunes, 11 de septiembre de 2017
piden el soterramiento para el ave

El muro de los idiotas o la felonía de partir Murcia por la mitad

[Img #15158]El muro de los idiotas o la felonía de partir una ciudad por la mitad será el símbolo del PP murciano. Simbolizaría su manera de gobernar, sus derroches y su incompetencia, su tontuna y su falta de escrúpulos. Este muro significa lo poco que nuestros políticos dan de sí y su modo chapucero y estúpido de hacer las cosas lo peor posible. Han destruido el Mar Menor y ahora quieren destrozar la ciudad de Murcia cometiendo la aberración y la monstruosidad de dividirla en dos. Nuestros bienes más valiosos a tomar por saco, las prioridades y necesidades de los habitantes de Murcia les importan un pimiento. Su ineptitud no tiene límites al igual que su falta de ética. Pensábamos que no se podía hacer peor y ya vemos que sí, que son inútiles hasta lo indecible. Pero si los murcianos consentimos que construyan ese muro dejaremos la constancia de ser tan inútiles, indignos e incompetentes como ellos.


En nuestra mano está impedirlo y es ahora o nunca. Las vigas ya están puestas y sólo nosotros podemos hacer que las derriben y salvar nuestra ciudad.


Al Ministerio de Fomento se la suda; al fin y al cabo si el alcalde local y la Asamblea regional lo han decidido así ellos no se van a oponer y se lavan las manos. Nuestros políticos luchan por sus intereses personales con una absoluta indiferencia hacia los de sus paisanos. Les importa más no incomodar al gobierno central y a su partido que joder a su región. Lo poco que hacen lo hacen con el único propósito de salir guapos en las fotos y su ego. Y los de Adif se parten de risa y se relamen de gusto al ver el dinero que se ahorran y presuntamente se podrían embolsar y lo baratos que se venden nuestros gobernantes que se bajan las bragas sin hacerse de rogar cual putas viejas y barriobajeras. Los desvíos de los fondos destinados al soterramiento o los que se deberían haber destinado o se deben destinar para ello es otra cuestión a tratar por separado pero merece una investigación a fondo.

 

Desde luego falta de dinero para soterrar las vías no hay; lo que hay es falta de ética, inteligencia, pundonor y honradez a la hora de gastarlo. Y si realmente, como nos cuentan, hubiera falta de dinero las alternativas al muro y las opciones respetuosas con nuestra región son varias y mucho más dignas y menos humillantes que aniquilar y asesinar nuestra ciudad con un muro de 5 metros en pleno casco urbano: dejar el AVE en Beniel hasta que se pueda soterrar es la más razonable, o simplemente retrasar un año más la llegada del AVE que además de no ser necesario para la gran parte de los murcianos es algo secundario a cosas realmente prioritarias como eliminar esos tercermundistas pasos a nivel y acondicionar y modernizar una estación antigua y desfasada en comparación con la del resto de ciudades de España. Pero claro, tienen prisa por traerlo antes de que les echen y se acabe su legislatura ya que su único interés es figurar y salir en las imágenes de los medios a su llegada.


El jueves por la mañana junto a la Acampada por el Soterramiento ya había seis policías nacionales, esperemos que no sean de los de porra fácil cuyo objetivo es intimidar en estos casos. Acojonar a los manifestantes a los tipos de ese perfil les debe resultar muy placentero y un acicate para subir su ego y a los políticos les resultan útiles; saben a quién mandar. Con uno de ellos ya tuvo una experiencia “disuasoria” la Plataforma.


Entre la Ley Mordaza y el delito de odio es pan comido atemorizar a los que luchan por la justicia y porque se cumplan las promesas legales y electorales que están incumpliendo los que gobiernan con descaro y prepotencia.
No entiendo que exista una ley que prohíba reivindicar que se lleve a cabo un convenio firmado en el 2006 en base al que a muchos vecinos les vendieron sus viviendas y que no se ha cumplido. No sería lógico imputar delitos de odio por impedir que no se cumpla dicho convenio ni que ni que una ley mordaza obligue a callarse ante el incumplimiento de algo que está escrito, aprobado y firmado hace once años y que varias veces ha dicho el PP de Murcia que se iba a realizar. ¿Mentir y engañar al pueblo no es delito? ¿Dividir a una ciudad en dos no es delito? ¿Construir un monstruo de 5 metros que atraviesa nuestro casco urbano no es delito?


¿Quizá habría que callarse ante la incompetencia y la mezquindad de lo que están haciendo y en lugar de odiar se debería amar a los políticos por atentar contra nuestra capital, contra nuestra dignidad, por hacer mal las cosas, por saltarse los convenios firmados y aprobados y por partir por la mitad a nuestra ciudad? ¿Pretenden acaso que los murcianos cierren el pico o que le manden un ramo de flores con una dedicatoria de amor a nuestro alcalde y a nuestro presidente autonómico que no tienen la suficiente vergüenza ni aprecio a sus ciudadanos como para suspender las aberrantes obras hasta que se pueda soterrar?


No sé lo que opinaría un juez en su sano juicio y que no estuviera comprado en este caso. Pero a mi parecer y bajo mi lógica supina los que están incurriendo en la ilegalidad son los políticos que han ordenado construir un muro de 5 metros en pleno casco urbano y violando un convenio y no los vecinos que tratan de impedir que sigan las obras del mismo por el bien de su ciudad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress