Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Lunes, 11 de septiembre de 2017
PALABRA DE PALMIS

Ayuntamiento de Cartagena, a ostia viva

[Img #15159]No existe persona que se mosquee más que una persona mediocre; mediocre en el sentido de una clara incapacidad para gobernar, y que solo por decisión de los podridos partidos políticos de los pueblos, que hace mucho tiempo que comenzaron a jugar como si sus miembros fueran señorías, y más que putos concejales intenten aparentar lo de excelentísimos señores diputados, las gentes que presentan en sus listas suelen ser gente pilla, arribistas, y el ayuntamiento de Cartagena la llorona es un gran ejemplo de todo ello.

 

Luego viene el gran invento (por cierto sociata) de los asesores: esos señores que cobran un cojón y están para darle asesoría a sus jefes, a los que, en cuantico pueden, les ponen una que otra zancadilla para joderlos y que triunfe el interés del asesor consejero, persona a la que primero se dirige y contamina los medios de presión local.

 

Los consejeros suelen ser el contenedor de basura local, que la guardan con esmero y la van sacando poco a poco. Y claro en sus afanes, previamente pagados por los cabecillas locales, nunca entran, ni por asomo, las necesidades de la comunidad local.

 

Si los políticos se entretienen contando el dinero de sus sueldos, mirándose en el espejo para ver lo guapo que están, y luego vienen los asesores a llenar de basura los ayuntamientos con los intereses mezquinos de los cuatro perullos del lugar, la cosa está clara y se ve con toda amplitud y esplendor negativo en Cartagena la llorona, donde su mandamases y mandamasillos andan a ostia limpia, cuando no es de un lado para otro, o al contrario; pero el pueblo, las necesidades de las gentes ni se barajan.

 

Todos nos van a sacar, de boca, de nuestras calamidades; pero la triste realidad es que unos gastos inútiles y suntuosos, unos sueldazos de escándalo, un desbarajuste económico sin que nade responda con su cabeza y patrimonio, nos han llevado a donde volvemos a estar: calentando motores en ciudades como Cartagena para la emigración.

 

Emigración que es otra gran falacia como se está publicitando, diciendo  que los nuevos emigrantes son titulados, y los no titulados no emigran.

 

Las pocas empresas, como Navantia del Opus Dei, y los organismos oficiales, están llenos y más que se van a llenar de píos titulados, que si no son ellos de la obra y la secta, lo son los papás, y, como consecuencia de su profunda fe religiosa, emigrarán algunos, pero mucho menos en proporción que los obreros sin titular que, como suelen blasfemar, no los recomienda nadie, y ya están mirando y pensando en un futuro laboral diferente de los cuatrocientos euros de media al mes, trabajando doce horas en un bar, y marchar a tierras extranjeras.

 

Los consejeros municipales, en número cuantía y dote desconocida, son los que van marcando la pauta de las llamadas políticas municipales, que hoy por hoy, más que nunca, están al servicio de los perullos con euros de la localidad, que son sus asiduos tertulianos y con los que se compinchean para sacar adelante los asuntos.

 

Y quizá lo peor es que Cartagena esté ya tan podrida, tan agujereada por falta de líderes políticos locales que no necesiten de asesores porque tengan personalidad suficiente, capacidad suficiente, criterio para administrar, que sea tarde hasta para embrutecerse más, porque la brutalidad más primitiva y pueblerina campea en un edificio, el ayuntamiento, demasiado noble de estructura edificatoria, para albergar tanta vulgaridad con asesores incluidos a ostia viva diaria.

 

Salud y Felicidad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress