Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Julia Baranguarán.
Jueves, 28 de septiembre de 2017
CONSTANTEMENTE EN TODAS PARTES, RUIDO , RUIDO Y MÁS RUIDO

Escucha el silencio del mar

[Img #15217]Podríamos catalogar el ruido, como ese sonido no deseado que nos acompaña las 24 horas del día en diferentes formas. En formas impersonales y temporales, en personas que se dejan llevar por determinados factores y hacen del ruido su forma de vida, en nuestros propios ruidos internos, en forma de pensamientos negativos y los tan famosos “tengo que hacer esto”, “tengo que hacer aquello” ” que pensarán de mi si no hago …”.

 

 Rodeados de infinidad de ruido, no sabemos apreciar el silencio. El silencio también tiene su sonido relajado y lleno de paz que te ayuda a conectar contigo mismo. ¿Por que tenemos miedo al silencio? o quizá la pregunta sería ¿ Por qué tengo miedo a encontrarme conmigo mismo? .

 

¿Necesito huir de mi a través de las ocupaciones sin dejar ni un minuto para escucharme y reconocerme?

 

El silencio nos ofrece la posibilidad de vernos a nosotros mismos, a observar y disminuir nuestro diálogo interno para ver que hay detrás. Para ver desde la observación la forma de poder trascender nuestros pensamientos y nuestros juicios.

 

Cuando cerramos los ojos, no dejamos de ver, vemos más nítido y son mas reales las sensaciones que experimentamos y las experiencias presentes que estamos viviendo en ese momento. Cuando nos centramos en nosotros a través de los beneficios que nos ofrece el silencio conectamos con nuestro SER.

 

Aceptamos  que formamos parte de un todo mucho mas importante que nosotros mismos, siendo a su vez un eslabón fundamental  en todo el proceso.

 

Volviendo a los orígenes, volviendo a agua, se intensifican esas sensaciones y el silencio está acompañado por la fuerza del movimiento pausado y rítmico del mar.

 

Cuando escuchas y experimentas el SILENCIO  y  te encuentras contigo, tu cuerpo cambia y  entonces empiezas a ver con los ojos del ALMA

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress