Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Luis Mazón.
Domingo, 1 de octubre de 2017
Un artículo de José Luis Mazón

Réplica a un inquisidor judicial murciano

[Img #15228]Pues amarga la verdad/,
Quiero echarla de la boca/;
Y si al alma su hiel toca/,
Esconderla es necedad./
 
 

 

El  presidente judicial murciano Miguel Pasqual del  Riquelme ha dicho públicamente que "defiende la "independencia" de los jueces y lamenta "los ataques sufridos por algunos magistrados" sin dar más detalles de esos ataques ni  de esos "algunos magistrados" atacados lo cual impide saber en concreto a que se refiere.

 

Pero yo me malicio que en su mente han estado presentes  las críticas  que yo hice en este mismo medio de  Vegamedia hace unas fechas a los jueces que firmaron un auto judicial complaciente con la matanza inmisericorde y asalvajada de cabras montesas arruis que Medio Ambiente está haciendo en Sierra Espuña (alegando una sentencia del Supremo que no les obliga a matar animales)  y en el cual auto (sin motor ni volante) los magistrados "atacados" (atascados ellos más bien)  se negaron a paralizar las matanzas durante la tramitación del contencioso contra la Administración porque según ellos y solo según ellos no había un perjuicio irreparable. Convirtieron estos atacantes de la norma, que es  clara e indubitada,  en acordeón que estiraron al gusto para darle un golpe de estado al precepto e imponer sobre el mismo su voluntad por encima de todo que es lo que clarísimamente  les haría merecer un proceso de responsabilidad.
 

MATAD AL MENSAJERO

Fijáos, al Presidente judicial Riquelme no le interesa en absoluto si estos jueces atacados lo fueron con justo título por trasgresores de la norma,  en cuyo caso él tendría que defender no a los jueces sino a la responsabilidad de esos jueces y exigirles cuentas por su acto o auto contrahecho denunciando como marca la ley el hecho al Fiscal. Eso sucederá cuando haya terminado con éxito la revolución y demolido a todas sus estatuas y símbolos como en la toma de Berlín en mayo de  1945
 
Lo que le interesa o lo que hace Riquelme es atacar al mensajero,  a quien ataca la injusticia y el abuso de poder. 
 
Riquelme es un juez de la vieja usanza que se disfraza de hombre moderno pero que lleva dentro de si un personaje prepotente e irracional que arrastra a otros compañeros hacia sus propias desgracias cuando deba de responder de todos sus actos ante instancias institucionales que él cree inviables.
 

INDEPENDENCIA REAL = CESE DE JUECES DEPENDIENTES

Si hubiera independencia judicial verdadera ello tendría para el juez Riquelme dolorosas consecuencias pues  él no sería presidente del poder judicial murciano; porque el puesto no ha sido ganado  en justa lid entre jueces con méritos para ello sino en virtud  de un sistema que no es que sea en sí infame, pero que sí  que  es de "uso infame" de designación basada en el 90% de los casos en las conveniencias políticas del grupo mayoritario de vocales, hoy del PP y en la sumisión de los candidatos a ser correas de transmisión de los intereses judiciales partido que los nombra. Los jueces honrados, íntegros o libres de sospecha  solo llegan a un 10% de las designaciones políticas y, por supuesto,  para cargos de segunda fila donde no se controlan "casos sensibles".

 

Riquelme está en cargo de presidente por el padrinazgo de un vocal del PP en el Consejo, su antecesor y amigo Juan Martínez Moya, un verdadero político de la vieja escuela en toga judicial.

 

CUIDADO CON LAS PALABRAS QUE RECUPERAN SU FUERZA MAGICA

Hoy hay que llevarse mucho cuidado con las palabras que usamos,  estamos ante un cambio de era y ahora todo será diferente y las palabras tienden a realizarse,  las que usamos,  por algún extraño poder. De modo que si él habla de independencia se le va a venir encima la carga que conlleva, por ejemplo,  sacando aspectos de su ejecutoria de ataque a la independencia judicial que creía olvidados.
 
El poder boomerang de las palabras lo puso en moda  Carlos Dívar el presidente judicial  cuando en 2008 hizo un discurso de apertura de tribunales muy llamativo.  Cual si fuera un sumo sacerdote se permitió hacer  una invocación a la  responsabilidad de los jueces diciendo que estábamos en la era de la justicia y que todo juez que quebrantase sus obligaciones tenía que responder de ello. Invocó ante su dios el principio de responsabilidad y este lo mandó para que tomara en serio el discurso. La historia de esta truculencia judicial es conocida.  Tuvo que dimitir al descubrirse que había incurrido en graves responsabilidades derivadas del uso de fondos públicos para viajes y estancias de recreo o esparcimiento. El Supremo rechazó la admisión de una querella de la asociación Preeminencia del Derecho por 9 votos a 4 favorables a la admisión. Tras este auto dividido Dívar fue dividido y por tanto cesó en el puesto. La responsabilidad convocada se cernió sobre él mismo. Había bebido de su propia medicina. Y el jefe judicial del que hablamos puede estar en caso parecido.
 

Siendo Decano Riquelme hubo un caso bastante famoso en el mundillo judicial murciano. Cierto juez, hombre honrado y trabajador él, feliz en su conjunto,  se atrevió a poner en su sitio al modelo de oficina judicial que se había implementado en Murcia como "experiencia piloto" por no decir como "cabeza de turco". Las críticas de este  juez al sistema llegaron a Palacio y el inquisidor principal de entonces le derivo al Decano Riquelme  el trabajo poco honroso de doblegar la voluntad de este juez hierético. Y como buen inquisidor el jefe judicial de nuestra historia llamó a capítulo al juez,  según difundió el mismo juez convocado. Y hasta para pararle en sus críticas el inquisidor judicial llama a la mujer del juez para crear la impresión de que el juez se ha vuelto loco, causando en ella tremenda consternación que a su vez repercutió en el esposo. Hubo una denuncia formal por esto al Consejo que yo recuerde.  Y como el juez perseguido es muy trabajador y lleva los señalamientos al día a diferencia de sus compañeros, le llama Riquelme también para que trabaje menos porque sus compañeros de juzgados están enfadados por su celeridad que les deja en mal sitio. Según me contó el propio juez, y también otros abogados que se habían enterado del relato,  este juez  le dijo a su Decano murciano Riquelme "oye eso dímelo por escrito porque yo conozco cierto caso de juez murciano inhabilitado por retardar el trabajo de forma intencionada que es lo que me estás pidiendo".Naturalmente que Riquelme no le puso nada por escrito y se conformó con hacer éstos méritos poco confesables para ganar mejores cargos como luego en efecto sucedió..

 

En resolución que no se puede defender la independencia de los jueces por quien  ha sido un atacante de la misma. Que para predicar hay que dar ejemplo antes.

 

Hay otras cosas que contar de la ejecutoria de este presidente judicial, y de ciertas alcantarillas judiciales que a modo de república subterránea comunican Murcia con Madrid,   pero esto debe de merecer un capítulo o más aparte, es decir, otro artículo u otros. Amenazo con segundas partes de la historia que han de ser tan verdaderas como estas primeras y tocantes a cosas también de gran momento y consideración, y si puedo las contaré de forma algo menos tediosa, pero es sábado y tengo que trabajar contra la mala justicia pero de otro modo y con la natural mala leche que engendra este trabajo peligroso de desatascador de alcantarillas.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Martes, 3 de octubre de 2017 a las 18:55
Vernacula
Esto es un bombardeo por tierra mar y aire contra el prócer judicial. Me alegro de que un abogado, que suelen ser todos o los más serviles y miedosos al poder "jodicial" se atreva a saltar por encima de la valla y entrar en territorio enemigo con esta incursion de metralla recordándole al poderoso que siempre habrá alguien que le vigile y le pida cuentas. Que yo sepa nadie más lo hace. Me parecio estúpida la aventura de tratar de quitar el Cristo de Monteagudo pero en esto me uno al trasgresor.
Fecha: Lunes, 2 de octubre de 2017 a las 10:48
IMPARCIALES ????
SR PRESIDENTE ESTAR CINCO HORAS ESPERANDO PARA ENTRAR A UN JUICIO ORDINARIO ES NORMAL.... O ES LA JUEZA UNA INCOMPETENTE


COMO SE PUEDE DENUNCIAR A ESTOS ?? O NOS TENEMOS QUE AGUANTAR CON EL TRATO Y EL DESARROLLO DEL JUICIO QUE RECIBIO MI CLIENTE ???

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress