Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Adolfo Caparrós.
Lunes, 2 de octubre de 2017
DE LECTURA OBLIGADA

“Los caprichos de la suerte”, de Pío Baroja

Clasificación: Novela

Editorial: Espasa

[Img #15243]En la novela que hoy recomendamos podrán encontrar nuestros lectores esa obra póstuma que no pudo ver editada el autor en vida.

Después de escapar a París con su sobrino Julio Caro Baroja y salvar la vida de milagro, Baroja volvió a Madrid en 1950.

Daba paseos por El Retiro y escribía pero su producción sufría la misma suerte, es decir, la censura. Sin embargo, el refugio de un escritor de raza no podía ser otro que su escritura.

Escribió así, “Las saturnales” –basadas en la guerra civil- con esa idea del padre devorando a sus hijos que encarna el dios mitológico.

[Img #15244]Los caprichos de la suerte” es esa última pieza del rompecabezas que arranca con una huida desde Madrid a Valencia a pie. Una huida en la que se componen poemas y se charla con los mozos del pueblo que se van a alistar en el ejército. Se alistan por hambre, a pesar de que sea un ejército que va contra sus ideales y los de su familia pero no queda otro remedio.

Preocupa y mucho a Elorrio –alter ego de Pío Baroja- esa situación.

Una vez en París cambia todo. Ya no es un escenario de Guerra declarada pero allí se preparan para la que se avecina. Los más avispados preparan el viaje a Las Américas, sea al norte o al sur. Allí buscan escapara de esos <caprichos de la suerte> que son un eufemismo de la palabra horror, muerte, destrucción.

Surge entonces el otro gran tema de la Literatura, Eros, el Amor. Elorrio toma esperanzas de huir a América con una mujer pero hay un desengaño. Un desencuentro que determina a no seguir esa retirada a donde Amor no existe.

La cubierta elegida presenta un paisaje urbano y otoñal en el que casi no encontramos en primer plano un rostro de cara. Todo lo contrario, se trata de un río de personas que nadan en una dirección en el que algún intrépido va a contracorriente, como el propio Pío Baroja. O no tanto, al fin y al cabo, otros no supieron nadar como él.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress