Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Antonio Marchal-Sabater
Martes, 14 de noviembre de 2017
antonio marchal

Orgullo democrático

[Img #15375]Con todas las cosas que nuestros enemigos habituales están diciendo en contra de España: extrema izquierda, líderes socialistas que aún no saben que es un Estado y separatistas. A uno no le apetece más que ponerse delante del ordenador e intentar explicar algunas cosas que todos los españoles deberían haber aprendido en el colegio.

 

Claro que para ello tendríamos que haber tenido gobiernos sin complejos y aquí todo se ha hecho con mucho miedo al qué dirán y bajo el yugo de lo políticamente correcto.

 

Bien, aclarado esto, les adelanto: yo no voy a ser políticamente correcto porque no tengo ni ganas ni edad ni el cuerpo para jotas, voy a ser estrictamente técnico.

 

España es una de las democracias más avanzadas de Europa y del mundo. Nuestra Constitución emana del pueblo, hecho que queda patentizado en su preámbulo.

 

<<La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:

 

Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo. Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular. Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones. Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a toda una digna calidad de vida. Establecer una sociedad democrática avanzada, y Colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra.

 

En consecuencia, las Cortes aprueban y el pueblo español ratifica la siguiente CONSTITUCIÓN>>

 

El hecho de tener un rey no la menoscaba. Los separatistas, en su intento de destruir este gran Estado, después de atentar contra nuestra Constitución y contra nuestra soberanía, han huido a un país con el que nos están comparando continuamente.

 

Pues bien, deben saber que Bélgica es una Monarquía Constitucional, España ya tenía esa forma de gobierno en 1812, con nuestra primera Constitución, la Pepa.

 

En ese tipo de regímenes el Monarca tiene competencias constitucionales y legislativas —Para los menos instruidos, tiene competencia constitucional para hacer determinadas leyes—.

 

Nosotros, desde el 29 de diciembre de 1978 gozamos de una Monarquía Parlamentaria ¿Qué quiere decir esto? Pues que las acciones institucionales del Rey están sometidas al gobierno y a las Cortes, que este es un funcionario más a disposición de estos dos poderes. Que carece de iniciativa legislativa y no puede influir en ningún tipo de decisión política, ni si quiera puede presidir el Consejo de Ministros si no es expresamente invitado por su presidente. Todos sus actos están supervisados y consentidos por el gobierno de turno y bajo el control de este y carecen de valor si no están refrendados por él.

 

Luego, sin por ello menos preciar ese país, en este sentido les aventajamos.

 

Por otro lado, oímos continuamente como los medios de comunicación, palmeros de la izquierda y del separatismo, critican o cuestionan directamente la independencia del poder judicial por cómo hacemos la elección del Consejo Superior del Poder Judicial.

 

Veamos. Este organismo, al que desde ahora me dirigiré como CGPJ, es el órgano de gobierno de los jueces y estos dependen de él solo orgánicamente ¿Qué quiere decir esto? Pues que convoca las oposiciones para el cargo, regula los destinos de jueces y magistrados, los pluses que deben cobrar y algunas cosas más que me llevarían varios folios, pero solo de carácter orgánico. O sea, no tiene jurisdicción, no revisan las decisiones de los jueces, magistrados o tribunales ni sus sentencias, estas están sometidas únicamente al imperio de la ley.

 

El Artículo 12 de la Ley Orgánica del Poder Judicial que a continuación reproduzco literalmente lo deja bien claro:

 

1. En el ejercicio de la potestad jurisdiccional, los Jueces y Magistrados son independientes respecto a todos los órganos judiciales y de gobierno del Poder Judicial.

 

2. No podrán los Jueces y Tribunales corregir la aplicación o interpretación del ordenamiento jurídico hecha por sus inferiores en el orden jerárquico judicial sino cuando administren justicia en virtud de los recursos que las leyes establezcan.

 

3. Tampoco podrán los Jueces y Tribunales, órganos de gobierno de los mismos o el Consejo General del Poder Judicial dictar instrucciones, de carácter general o particular, dirigidas a sus inferiores, sobre la aplicación o interpretación del ordenamiento jurídico que lleven a cabo en el ejercicio de su función jurisdiccional.

 

Así que, por favor, seamos serios. No tenemos nada de qué avergonzarnos, nuestra democracia está reconocida por todos los organismos internacionales y supranacionales del mundo. Los golpistas son los que tienen que bajar la cara en nuestra presencia.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress