Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Miércoles, 29 de noviembre de 2017

El Opus, papeles franquistas

[Img #15401]El opus dei estará sin papeles campeando por España, pero está asfixiante socialmente como todas sus ramas hermanas que arrancan de ese tronco vaticanista que solo se utiliza para tallar palos secos con peluca policromados.

 

En España, por constitución, esa que al parecer sus mandamientos están grabados en piedra y cuesta mucho modificar, está reconocido el derecho de asociación, pero no de cualquier tipo de asociación, porque deja muy claro que se prohíben, en su artículo 22, las asociaciones secretas y de carácter paramilitar.

 

Se le puede preguntar por activa y por pasiva al más listico, por el momento del lugar, al señor google, por la lista de militantes que integran el dominante, socialmente hablando, opus dei de la cortijá murciana, y el referido listico, no aporta lista alguna ni para elecciones, como los partidos políticos, ni para nombrar a mandamases de la citada asociación que solo sabemos que existe porque la padecemos.

 

Y no aporta lista alguna de miembros, socios o santos integrantes, porque es una sociedad secreta y paramilitar en lo religioso, dos aspectos que son, precisamente, las prohibidas en nuestra constitución, pero que, como a los miembros del opus en lo económico les va de triunfo en triunfo, de poder en poder, lo que les interesa a ellos es que nada cambie y que siga valiendo su legalidad papal franquista.

 

La mulata, el botijo y el opus, son tres cosas netamente españolas; Y así como de las dos primeras se siente uno orgulloso, del opus, por fuera de todo ordenamiento de tribunales civiles ordinarios españoles que no fueran los del franquismo más profundo, en otros países no podía haberse legalizado, y mucho menos mantenerse con vigor y efectividad social de grupo secreto organizado, que es su forma ordinaria de actuar.

 

En la cortijá murciana, o perteneces o le ayudas al opus o a cualquiera de las sectas que viven a la sombra del gran tronco vaticano, o vas de culo excepto si te dedicas a hacer zanjar con la azada y el pico que entonces todico el trabajo es para ti solico.

 

Siguiendo las técnicas publicitarias de importación que tan buenos resultados dan en países como el nuestro donde el analfabetismo social es una triste, lacerante, y nada preocupante mal cortijero, encima, del mismo modo que, popularmente el desalar agua de mar para beber es carísimo, y el mantener un obispado, es mucho más que barato que comprarse una golosina, han logrado los medios propagandísticos sembrar en el secano de una sociedad que solo le están creciendo salobres inservibles en su suelo, que para ser del opus tienes que ser un tío super inteligente, que si no, no te dejan entrar en la secta secreta.

 

Ni qué decir que gente que todavía están emperrados y convencidos que el mundo se hizo en siete días, que de una costilla de Adán nació la mujer, y que las culebras hablan, no creo que se puedan encuadrar y enmarcar en la borla de las gentes necesarias y cultas de una civilización adoradora de la comodidad del enchufe, especialmente en España, cuna y triunfo del opus, y más aún en lugares cortijeros como nuestra santa comunidad.

 

Tanta santidad está resultando y resurgiendo en nuestros caminos cortijeros, que para que las gentes se vayan, o nos vayamos acostumbrado al futuro que ya está al volver de cualquier jubileo, para caminar por aquellos senderos que la ciencia vaticana determine como caminos santos al estilo del de Santiago, será necesario caminarlos descalzos, como en aquellos buenos tiempos del franquismo victorioso cuando los obreros, para no gastar las alpargatas solo se las ponían para entrar en los pueblos y pasar por la puerta de la iglesia porque el desnudo de pies, especialmente en las mujeres, era pecaminoso frente a la puerta de la iglesia.

 

Un tiempo triste, muy triste y muy gris, que los que tenemos muchos años sabemos, sin que nos cuenten milongas, que fue especialmente doloroso para todos los españoles, excepción de un grupico que consiguió en el año 1.941, que el franquismo, muy miedoso con el clero aunque publiciten lo contrario, le dio rienda suelta en la vía vaticana; pero los papeles de la vía civil española o europeos, está por verlos si los tienen, aunque en la realidad del mando imperante sean el grupo dominante que parte el bacalao en España.

 

Salud y Felicidad.

 

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress