Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
César Valdeolmillos.
Miércoles, 3 de enero de 2018

Dos legislaturas perdidas

[Img #15466]El inmovilismo es como un columpio, te mueve, pero jamás te llevará a ninguna parte”

Anónimo

 

Cuando en 2004 José Luis Rodríguez Zapatero accedió al poder, lo hizo con el proyecto de un programa de gobierno en su mente. Posiblemente el más dañino para España desde que se aprobara la Constitución de 1978.

 

Un programa absolutamente ideológico. Su principal objetivo fue la implantación de la ideología de género —filosofía de profunda trascendencia radical— y la legitimación de los trágicos sucesos acaecidos durante la segunda república —reabriendo heridas que los españoles habían cerrado en la transición— con la implantación sectaria de la mal llamada Ley de Memoria Histórica. Paralelamente nos situó al borde de la quiebra económica, negando una crisis, que como consecuencia, causó la ruina de miles y miles de empresas y familias y produjo millones de parados. Estábamos en la Champions League ¿Recuerdan? Y la corona de su reinado. Algo tan grave como cuestionar la validez del concepto de Nación con respecto a España, y abrir la crisis de Cataluña por intereses electoralistas, estimulando la creación de un nuevo estatuto que ni los propios nacionalistas habían pedido.

 

Este fue el triste legado de un triste presidente, que era dueño de su triste soledad en el concierto internacional de la Unión Europea. Pero sin duda, el que desarrolló, fue un programa de gobierno. Triste como él, nocivo, nostálgico, revanchista e incluso políticamente criminal por sus consecuencias, pero era un programa.

 

El 26 de septiembre de 2011 el Boletín Oficial del Estado, publicó el Real Decreto de disolución del Congreso de los Diputados y del Senado, y de convocatoria de elecciones que habrían de celebrarse el 20 de Noviembre —fatídica fecha que no sé qué prominencia política le aconsejaría al ilustre estadista— comicios en los que el Partido Socialista comenzó lo que habría de ser su progresivo hundimiento.

 

En aquellas elecciones el PSOE perdió nada menos que 59 diputados, mientras que el PP, solo ganó 27, lo que demuestra claramente que en aquel sufragio, fue el PSOE el que se desmoronó debido a su política suicida y no el PP el que conquistó el poder, a pesar de que los 186 escaños que obtuvo, fueran los mejores resultados de los populares en toda su historia.

 

Es sumamente improbable que las elecciones las gane la oposición debido a sus méritos. Lo habitual es que las pierda el partido gobernante por haber defraudado a los electores.

 

En los sufragios del 2011, los españoles, huyeron de Zapatero, sobrecogidos por el caos político, social y económico en el que tan insigne gobernante había sumido a España.

 

Lo que no sabía el electorado, era que huyendo del humo, se internaba de lleno en las llamas. Le daban la espalda a una corrosiva acción de gobierno, para caer en el limbo de la inanición.

 

Todas las esperanzas puestas en aquel programa electoral del PP, se disolvieron en el tiempo como las volutas de humo se disuelven en el aire.

 

Ante la perplejidad causada por el letargo de quien los españoles creíamos que iba a enmendar la destructiva política de su antecesor, primero se pensó en una extremada prudencia por su parte. Pero según fue transcurriendo la legislatura sin que tomase la menor iniciativa, una buena parte de la sociedad, fue sospechando que era miedo a tomar decisiones lo que mantenía cautivo de su inmovilismo a Mariano Rajoy.

 

Pudiéndolo haber hecho, no solamente no se ha atrevido a derogar ninguna de las tóxicas leyes aprobadas por Zapatero, sino que incluso acabó con la carrera política de su ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, cuando cumpliendo un mandato del propio Rajoy, presentó el proyecto de reforma de la Ley socialista del aborto, y finalmente el Presidente lo desautorizó y dejó morir el proyecto en La Moncloa, porque Pedro Arriola, poderoso asesor del PP, influyó para que no se aprobase en el Consejo de Ministros, porque perjudicaba las encuestas.

 

Así incumplía el PP su programa electoral y traicionaba a sus electores en uno de los temas de mayor calado político.

 

Una de las medidas más urgentes que el país está demandando imperiosamente desde hace muchos años, es la reforma de la Administración Pública, porque España no puede seguir soportando la carga que la misma representa para el contribuyente.

 

Si España hubiese sido intervenida por la Unión Europea, los hombres de negro, bajo ningún concepto hubieran permitido, por ejemplo, que en materia de salud o educación, las competencias estuviesen triplicadas o cuadruplicadas, con la intervención del Estado, las Comunidades Autónomas, las Diputaciones y los Ayuntamientos, con la absurda dispersión que ello conlleva y el aumento de gasto que representa. Es una situación auténticamente irracional e irrazonable, y manifiestamente insostenible.

 

Teniendo en España problemas tan graves como la carencia y distribución del agua desde hace muchos años, cabría preguntar qué medidas estructurales se están tomando de cara a lograr un mayor aumento de las reservas y distribución de lo que es la base de nuestra propia existencia. Ya se ha comprobado que la solución de las desaladoras, fue uno más de los fiascos puestos en marcha por el insigne Zapatero.

 

Estando en España en grave riesgo el futuro de las pensiones, cabría preguntar qué medidas estructurales se están tomando de cara, no ya al mañana, sino al propio hoy, sobre todo si tenemos en cuenta que las expectativas de vida de la sociedad española son mayores y que el avance imparable de la tecnología, elimina cada día mayor número de puestos de trabajo cotizantes. El mapa que en esta materia se proyecta, es más a cobrar y menos a cotizar. Con el actual sistema de reparto ¿Alguien me puede decir cómo se puede lograr la cuadratura del círculo?

 

Siendo España el segundo país de la UE con mayor tasa de paro, con gran diferencia sobre la media existente, cabría preguntar qué medidas estructurales se están tomando de cara a posibilitar la creación de un empleo estable y digno que proporcione estabilidad a nuestra juventud para diseñar un proyecto de futuro.

 

Ni estos, ni otros muchos problemas que nos acucia resolver, se han abordado. Seis años invertidos en ninguna solución.

 

Hubo quien confundió la inmovilidad de Rajoy con una supuesta maestría en la administración de los tiempos, pero hecho un análisis de los hechos durante su mandato, no son pocos los españoles que sospechan que su estrategia no es otra que la de dejar que los problemas se hagan endémicos y se vayan pudriendo, y aquellos que huelen ya demasiado mal, endosárselos a los tribunales de justicia. Cualquier solución es buena, con tal de que no sea él quien tenga que tomarla.

 

Y con respecto al mayor desafío que sufre España, acordémonos de algunas de sus frases lapidarias respecto al mismo:

 

  • 21 ene. 2014 – Diario La Razón: «Mientras sea presidente no habrá consulta ni independencia». Y sí hubo consultas el 9-N y el 1-O y hubo declaración de Independencia. Ilegales, chapuceras, caricaturescas, todo lo que queramos. Pero las hubo pudiendo perfectamente haberlas evitado.

  • "Nos van a obligar a lo que no queremos llegar"

Y por último, después de todo lo acontecido con el golpe de Estado de los separatistas catalanes, analizado su proceder, y constatando las medidas tomadas y los resultados que las mismas están dando, cabe colegir que no existe la menor intención por su parte de tomar decisiones encaminadas a normalizar la situación creada en Cataluña y en España.

 

Pero si no queremos ser ciegos, veremos que la misma semilla que en su día se sembró en Cataluña, se esparció —y está comenzando a dar fruto— también en Valencia, Baleares, Galicia, Navarra y Euskadi. Me parece que hay base razonable para preguntarnos si España no se nos está yendo de las manos.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress