Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Pedro López Martínez.
Martes, 9 de enero de 2018
PEDRO LÓPEZ MARTÍNEZ

Modern Times

[Img #15494]Cada vez que llegan estas fechas -y llegan con la estricta periodicidad del calendario-, las imágenes de la urbana muchedumbre entrando a empellones en las dependencias de una tienda de ropa se asoman a los informativos de las televisiones para proclamar la inauguración de las rebajas. Pese al discurso de novedad que quieren imprimir los locutores, la escena es todos los años la misma: una cámara fija, dentro del local, enfocando a la verja y a las puertas de cristales que cierran el paso a la multitud, a una distancia panorámica y a la altura de dos cuerpos (quizás desde media escalera). De pronto el mecanismo se activa y decenas de individuos acceden por esa especie de embudo, dificultosamente, con alguna que otra zancadilla y algún que otro codazo, hasta ocupar el templo de su fe y acechar tras los expositores y disputarse cada prenda. El otro día, en el centro de Madrid, pude ver con mis ojos una cola civilizada de personas que se aprestaba a pasar la noche a menos de tres grados centígrados; su objetivo, según he sabido luego, era convertirse en uno de los pocos agraciados que a la mañana siguiente, desnudos (salvo el calzoncillo o la braguita), ocuparían a toda prisa el comercio para llevarse sin coste alguno cuanto pudieran saquear y ponerse encima.


Esa cámara que anuncia las rebajas me trae siempre a la memoria aquella otra de Chaplin que supo inmortalizar, en menos de diez segundos y en inteligente sucesión, el invariable atropello de un rebaño de ovejas y la entrada de los obreros en la fábrica donde eran explotados. Si aquellos de la película de 1936 se dedicaban a producir en beneficio de una industria, los de la imagen fija de los grandes almacenes se aprestan a consumir en beneficio de otra industria, lo cual comprende el principio y el fin últimos de la cultura que vivimos. Lo que no cambia en ningún caso es la interpolación subliminal del rebaño.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress