Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Viernes, 12 de enero de 2018

Ayuntamiento de Cartagena, cincuenta mil euros al mes por tocarse las pelotas

[Img #15499]Y todavía, a la mayoría de nuestros mandamasillos, más de cincuenta mil euros por mes por tocarse los cojones, le parece poco dinero; en una Cartagena retorcida y sumida en el paro y un desarraigo social galopante, en el que tan solo le va bien a un grupico de amichis, y a los ingenieros en migas (de pan o de harina) de nuestros políticos, que por eso buscan la amistad con el AGUA (ahora Hidrogea, como los chinos, cada cinco años cambia de nombre) a costa de unos milloncejos de euros anuales extras (millones como los cantes, de ida y migajas de vuelta) que se lleva la concesionaria a salud de los cartageneros por encima del abuso que significa su concesión.

 

Decir que el hecho que la cortijá Cartagenera tenga que demandar justicia en una comunidad lejana en el tema del robo tradicional del agua pública cartagenera, la gallega, y recibir las notificaciones judiciales en el perceptivo lenguaje de aquella comunidad, el gallego, no solo es que da vergüenza ajena, sino que no es necesario hacer ningún comentario ante la rabia que produce la falta de dignidad regional, que va mucho más allá del concepto cortijero de una tierra que, al parecer, sin que lo sepamos, por aquello de la trola mitológica del apóstol san Santiago, se esté bajo mano intentando hacer una comunidad nueva en la que estén unidas dos tierras, Galicia y la Cortijá Murciana, hermanadas en el partido popular y sus dos agencias menores pesoe, y ciudadanos.

 

Cartagena, trimilenaria como le gusta nombrarla a los cartageneros, en lo político, deja tanto de desear y es tan hueca, que ahora, en estos días de frío, muchos han calentado su orgullo pueblerino de poseer una ciudad con una gran capacidad hospitalaria, cuando se han creído que desde Murcia, desde la ciudad capital y todas sus pedanías, como la mayoría de los que han cogido la gripe galopante que nos azota es gente de intemperie, gente de invierno, viejos y de poco poder adquisitivo, han dicho que en la capital no había hospitales para ellos, y los han mandado para Cartagena a poblar de cama los pasillos del hospital alquilado (el Santa Lucia) y el público desmantelado (El Rosell), y tal despropósito a llenado de orgullo tonto a algunos cartageneros.

 

Para los que no han querido caer en la cuenta de la triste realidad en la que al final (por votos emitidos) Cartagena se ha puesto en el lugar que le corresponde, las cuentas están saliendo, y una barra libre en la que los populares junto con ciudadanos y la sonrisa amiga del pesoe, entre los tres partidos, no se va a solucionar absolutamente nada, ni se consigue nada positivo para nosotros las gentes, que veremos como todo se diluye en lo de siempre: Nada pa lante y to pa atrás, pero muy agustico, porque quedan ya pocos metros cuadrados en el centro de la ciudad que no lo ocupe una mesa de un bar.

 

Hubo un tiempo dulce, necesario, en el que si hubiesen querido Pesoe y M.C. podían haber sacado a relucir muchos atropellos de todo tipo que se han cometido contra Cartagena y sus habitantes; pero la realidad supera a la ficción y la puta manía de los partidos de repetir los concejales quemados, de abrigar a los manchados, ha impedido que algo que pudo ser, se diera. Y ahora seguimos teniendo lo mismo que teníamos con un gasto inútil mensual de dinero en jornales fabulosos.

 

Ahora ¡manda cojones! los politicastros de nuestro amado ayuntamiento, están mirando por fuera de su pura y clara responsabilidad, buscando a algún paisano para cortarle los cojones y hacerlo responsable de sus particulares egoísmos y mal hacer.

 

Salud y Felicidad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress