Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Elbia Alvarez.
Miércoles, 7 de febrero de 2018
Elbia Álvarez

A José Luis Sánchez, director de La Tribuna de Cartagena

[Img #15588]Acabo de recibir un whatsapp en el que José Luis Sánchez explica clara, breve y eficazmente cómo la familia Botín le está extorsionando, amenazando y aterrorizando por la exclusiva que destapó en Octubre del año pasado sobre la muerte de Emilio Botín. No fue una muerte natural sino un asesinato. Según la querella criminal en curso.

 

Explica, investiga y publica en su periódico todo lo que se va sabiendo de la muerte del banquero. La serie de artículos lo titula “Botín Rojo”. Este periódico, en el que tengo la suerte de escribir desde hace casi un año, también se ha hecho eco de esta noticia.

 

En el whatsapp la familia Botín ha intentado sobornar al periodista con una importantísima suma de dinero, un fabuloso sueldo mensual e irse a Costa Rica durante cinco años, a cambio de que no vuelva a escribir nada sobre la familia Botín de por vida. Y nada de nada durante cinco años. Ni siquiera poesía. Y habla el Sr. Sánchez de otras cuestiones y comportamientos de la familia aludida que, cuando esta vea el whatsapp, se va a convertir en la peor de sus pesadillas. Y si no les ha llegado el video entren en la página web de “La Tribuna de Cartagena”

 

Dadas las circunstancias y la profundidad del problema por el que este hombre está pasando, seguramente la única forma que le quedaba para avisar y defenderse era hacerlo público a través de un whatsapp. Porque teme por su vida y no tiembla -excepto, quizás, cuando coge un cigarrillo para encenderlo-, al decir que va a seguir publicando todo lo relativo a la muerte de Emilio Botín. Porque realmente teme por su vida. Y seguramente tiene miedo. Mucho miedo. Afortunadamente.

 

No me puedo imaginar lo que tiene que estar pasando este PERIODISTA para llegar a hacer una grabación y enviarla por whatsapp. Como último recurso.

 

El director del periódico cartagenero no es arrogante cuando dice que todavía hay periodistas que no se dejan vender por treinta monedas -como Judas a Cristo-, para seguir haciendo su trabajo de una manera honesta, documentada, contrastada y rigurosa.

 

No es arrogante porque teme por su vida y el whatsapp que acabo de recibir es la única forma de que todos los demás sepamos lo que está pasando. Nos llega a nuestros móviles. Ningún otro medio, hasta donde yo sé –a excepción de “La Tribuna de Cartagena”, que lo publicó en exclusiva y continúa haciéndolo, y “Vegamediapress.com”-, ninguno, se dice pronto, en esta era de sobreinformación global, ha aludido a esta cuestión. Económica y política de vital importancia para nuestra España, desde mi punto de vista. Por el contrario, su muerte, funeral y entierro fueron publicados y emitidos como una noticia de Estado acompañada por obituarios donde se ensalzaba una vida dedicada al trabajo y a las finanzas de una manera inteligente y arriesgada. Y es cierto. Creó un imperio.

 

No es arrogante porque hay que tener muchísimo valor para investigar un caso como este y grabar un vídeo como el que he recibido.

 

En unos tiempos construidos por cobardes y en los que lo políticamente incorrecto está de moda, el trabajo y el discurso de José Luis Sánchez tienen un valor incalculable para mí. Dada la escasez abrumadora de personas como él.

 

Gracias por su trabajo. Gracias por sus palabras. Siempre

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress