Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Gabriel García Sánchez.
Jueves, 15 de febrero de 2018
Obituario

Un año y medio sin Joaquín García Collado

[Img #15602]Nació Joaquín en agosto de 1956, hijo de una familia humilde, carpintero el padre y ama la casa la madre, no por ello renunció a realizar estudios superiores, por supuesto con mucho esfuerzo y dedicación, compaginándolos con su trabajo en el entonces afamado restaurante de Cabo de Palos “El Mosqui”, en los meses de verano y en las vacaciones de Navidad y Semana Santa, obteniendo así el dinero para pagarse sus estudios que, sin este esfuerzo adicional, nunca habría podido culminar.

 

Poco a poco, finalizó su licenciatura y consiguió el título de doctor, comenzando a trabajar como profesor ayudante en el Departamento de Química Inorgánica de la Universidad de Murcia. Tras un breve paréntesis en un centro de secundaria en Sevilla, volvió a su Departamento que ya no abandonaría hasta que, una cruel enfermedad, fue capaz de doblar su resistencia. Era el 21 de septiembre de 2015, triste día para sus compañeros de trabajo que sentimos, y mucho, la pérdida de tan inigualable amigo y compañero. Bastante antes, había conseguido llegar a ser Profesor Titular de Universidad, estabilizando así su posición profesional. Se lo merecía.

 

Los que tuvimos la suerte de convivir a diario con él, sabemos que era entrañable, excelente como persona y profesional. Su austeridad que llevaba a todos los terrenos de su vida le hizo aparentar menos de lo que llevaba dentro. Todavía recuerdo que una de las labores más complicadas para los que trabajan en su área es obtener cristales para determinar su estructura por difracción de rayos X. Pues bien, lo que para algunos era difícil en sus manos: “dicho y hecho”. Mano de santo.

 

Era una persona de buen talante, risueño como pocos he visto en mi vida; siempre dispuesto a hacer los favores que se le pidieran aunque fueran complicados; inquieto y a veces nervioso; impulsivo, pero en el mejor sentido porque todo empezaba y terminaba en él. Recuerdo una anécdota que tanto su compañero y amigo Pepe Ruiz como yo nunca olvidaremos: marchábamos los tres en su “bólido rojo” hacia Oviedo para asistir un congreso, pero no sé por qué ese día andaba con los nervios puestos, yo tenía la tensión alta y me llevaba en un susto continuo. A la entrada de Madrid, tomó una curva más rápido de la cuenta y dimos con las defensas. Se bajó, vio que sólo se había bollado la carrocería, puso de nuevo en marcha el coche, la música a todo volumen, y siguió como antes. Al llegar a una de las estaciones de servicio de la A6, paramos, nos tomamos un café, y le advertí de que mi tensión estaba alta. A partir de ese momento, y hasta Oviedo, llevó el coche con la prudencia necesaria. Así era Joaquín, capaz de reconducir su situación al mínimo toque de atención. Gran persona y mejor amigo.

 

En estos momentos, siento la necesidad de pedirle perdón por el excesivo tiempo que he tomado para rendirle este breve homenaje; podría poner alguna excusa como que no he podido, o no he tenido tiempo; pero no, no tengo nada que lo justifique, pero al menos como eximente diré que más vale tarde que nunca.

 

Y hasta aquí he llegado, sólo pido que estas líneas tardías sirvan para algo a su mujer María, y a sus hijos María, Joaquín y Daniel. Siempre podrán decir que tuvieron un gran esposo y padre. En nuestro Departamento, el suyo, somos muchas las personas que podemos dar fe.

 

Hasta siempre, amigo del alma.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress