Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Mariano Pérez Abad.
Domingo, 18 de febrero de 2018
LOS NUEVOS NIÑOS ROBADOS. Y a ti… ¿Por qué te quitaron a tu hijo?

Exclusiva: Se llevan “a traición” a un niño de 15 meses, por el absentismo escolar de su hermano mayor, enfermo crónico

[Img #15614]Miguel y Loles son un matrimonio pobre, pero honrado, que viven en la localidad de La Vall d´Uixó, en la provincia de Castellón. Son una encantadora pareja de buenas personas que trabajan duramente en la venta ambulante, de las que se mantienen en una condición económica modesta porque jamás han recurrido a ningún tipo de delincuencia o comercio ilícito para ganarse el pan. Su procedencia étnica gitana nunca ha sido un obstáculo para su integración ni para su aceptación de las normas sociales vigentes.

 

El mayor de sus hijos, que tiene 9 años, sufre una enfermedad congénita que dificulta su escolarización porque, desgraciadamente, le provoca un absentismo escolar importante. A pesar de que todas sus ausencias habían sido justificadas en la escuela, la informatización del control de asistencia escolar les había hecho tener que pasar por Servicios Sociales en primavera de 2017. Tuvieron que presentar todos los documentos médicos que acreditaban los motivos de las faltas de asistencia. Entonces se les dio a entender que aquel asunto había quedado aclarado y cerrado.

 

Atravesaban un mal momento económico, pero se sentían afortunados porque a Loles le habían concedido un curso remunerado de formación para el empleo del INEM. Miguel también había solicitado el curso, pero se lo habían concedido a ella, a pesar de que había puesto en conocimiento de los responsables el hecho de que aún le estaba dando pecho al pequeño y que todavía sufría brotes de la ciática que le había aparecido durante el embarazo. De hecho, una vez comenzado el curso, ella sufrió un brote que le obligó a ausentarse durante un breve periodo de tiempo. Pero a pesar de que la baja laboral la firmaba la Inspección Médica, tuvo que soportar los airados reproches de un concejal del Ayuntamiento, en cuyas dependencias se celebraban los cursos.

 

El día de su anunciada reincorporación, siguió la misma rutina que tenía antes de la baja: A pesar de que no viven lejos, Miguel llevaba a Loles en coche para evitar que empeorara su ciática. También al hijo mayor, porque su escuela está al lado las dependencias municipales donde se impartía el curso. Cuando se dirigía de vuelta a casa con el pequeño, fue detenido por un grupo de 8 policías, 4 de ellos uniformados de Policía Municipal y otros 4 de paisano. Ninguno de los Municipales le resultaba conocido del Pueblo. Con una actitud prepotente hasta la crueldad, uno de los uniformados le arrojó unos papeles a través de la ventanilla, mientras que otro de paisano abría la puerta trasera y despertaba al niño para desatarlo de la silleta de transporte y sacarlo apresuradamente del vehículo, entre los gritos y llantos propios del sobresalto. El papel que le habían arrojado a Miguel por la ventana era la resolución de desamparo que les mostramos en el encabezado del artículo.

 

El texto de la resolución llama poderosamente la atención porque, al final de la página, reconoce explícitamente que los padres no habían sido advertidos de que podían estar actuando incorrectamente en el cuidado de sus hijos, ni se les había dado la oportunidad de corregir esos supuestos defectos. Aún resulta más llamativa la inconsistencia de los motivos que alega y las contradicciones que contiene, acusándoles de “sobreprotección” y de “negligencia” al mismo tiempo. Pero lo que resulta realmente impactante es que el primer motivo que nos presenta para justificar el arrancar de los pechos de su madre a un niño de 15 meses haya sido el absentismo escolar de su hermano mayor, a pesar de que sus faltas de asistencia estaban justificadas. Si a eso le añadimos el carácter alevoso de aquella emboscada, sin duda nos encontramos ante un caso que reafirma y da continuidad al pasado plagado de historias macabras que tienen los Servicios Protección de Menores de Castellón.

 

Miguel avisó inmediatamente a Loles, de forma que ella pudo llegar al colegio antes que aquellos agentes de policía, que suponemos miembros de una Unidad de Menores. Como no habían podido quitarles al mayor, les prohibieron las visitas con el menor y les amenazaron con no volver a ver jamás al pequeño si no se lo entregaban. Les presionaban diciéndoles que, como la Administración tiene la obligación de agrupar a los hermanos, si se lo entregaban estarían los dos juntos y así el pequeño no estaría tan triste y solo por la separación. Ellos, por temor a las amenazas y convencidos de que enseguida podrían solucionar aquel malentendido, terminaron por entregárselo.

 

Ahora, casi 1 mes después de aquel “secuestro”, los niños siguen separados y privados de visitas con sus padres y los padres no han sido escuchados ni conseguido que revisen el expediente de desamparo. Todos los mecanismos de reclamación que les ofrecen pasan por los Juzgados de Familia. Debido a la sobrecarga de trabajo de nuestro Sistema Judicial, puede llegar a pasar varios años hasta que su asunto llegue a resolverse.

 

Presas de la indignación y arropados por la comunidad de la Iglesia Evangélica a la que pertenecen, la Asociación Nacional del Menor Gitano presidida por José Maldonado, ha solicitado permiso para llevar a cabo una manifestación y posterior concentración, que se prevé multitudinaria y que tendrá lugar el próximo martes 27 de Febrero entre la Dirección Territorial de Igualdad de la Generalitat Valenciana y la Fiscalía Provincial de Castellón.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Sábado, 30 de marzo de 2019 a las 15:41
Jaime Totorrino
Acordaros cuando vayáis a votar, los que votáis sois culpables también, porque le habéis dado el poder a esta gentuza.
Fecha: Lunes, 19 de febrero de 2018 a las 20:52
Jose Antonio
Señores... Que es esto?
De que van ha proteger a esos menores?
De ser cuidados por sus padres biológicos?
Que son quienes darían la vida por ellos si fuera necesario.
Super- protección?
Negligencia?
Hasta cuando vamos ha tener que soportar los abusos de un simple "informe"?
Quienes están detrás de todos estos informes?
Parece mentira en el tiempo que vivimos.
La evolución humana es esto?
Dejar en manos de cuatro asistentes y a su criterio,la evaluación de un informe que ROBA impunemente unos niños a una familia?
Y que creen,que esos niños van ha estar mejor,psicológicamente, en un lugar extraño,con personas extranas,que en su casa con sus verdaderos padres?
Que alguien haga algo,por amor a esta supuesta " democracia ".
Se supone que nos protege, y en estos términos se convierte en una simple y llana DICTADURA, amparada por jueces y fiscales,policía y servicios sociales.

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress