Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Antonio Marchal-Sabater
Sábado, 3 de marzo de 2018

Valle de los caídos y Legión de Honor

[Img #15653]Pierde fuelle el golpe de Estado independentista y la izquierda y el separatismo vuelven sus ojos al Valle de los Caídos, opción recurrente como medida de intimidación al gobierno.

 

No es lógico que un dictador tenga un monumento en mitad de España, no lo es y no debería de consentirse. La resistencia de la derecha a ello no hace más que alimentar los arsenales, por otro lado vacíos, del ideario izquierdista y separatista. Pero la izquierda que apoya el golpismo en Cataluña no tiene autoridad moral para exigir la exhumación del cuerpo de Franco y les explicaré porque lo creo.

 

Si esa izquierda hubiera sido más sensata en los años 30, nunca hubiéramos tenido una guerra ni una dictadura ni un dictador, pero no se le pueden pedir peras la Olmo y la historia se repite.

 

Los sucesos acaecidos en Cataluña desde septiembre de 2017 nos han mostrado a todos los españoles cómo se las gasta la izquierda española, convenciendo a sus votantes, a través de sus palmeros, de que un golpe de Estado no lo es si no hay armas de por medio o no lo dan los militares, aunque los actores pisoteen la Constitución y el resto del ordenamiento jurídico.

 

Los que vayan a contestarme que repasen antes cómo se impuso la II República, la Revolución del 34, las elecciones de febrero del 36, la llegada al poder de Azaña el 19 de febrero de ese año, impidiendo la segunda vuelta de las elecciones que debería haberse celebrado el 1° de marzo, y su primera decisión de sacar a los golpistas del 34 de las cárceles y restituirlos ilegalmente en el poder.

 

Solo haciendo un análisis serio de los hechos acaecidos durante la II República y el comportamiento de la izquierda española y el separatismo, antes de julio del 36, podremos entender porque llegó Franco, porqué las potencias europeas le concedieron más solvencia que al gobierno de la República, porqué su moneda fue reconocida y tenía más valor que la republicana y sobre todo, porqué duró 40 años su régimen, porqué murió en su cama y porqué, aún hoy, sectores moderados de la cultura y de la política, poco sospechosos de fascistas, no alzan su voz como debería esperarse contra el monumento o Francia no le retira la Legión de Honor.

 

El mismo análisis nos explicará porqué corremos el riesgo de perpetrar en el poder al PP.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress