Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Sánchez.
Domingo, 25 de marzo de 2018
“Cuando las barbas de tu vecino veas quemar… prepara las tuyas que viene crudas”

El Estado Está Podrido Hasta los Tuétanos

[Img #15774]Señoras, señores, ha llegado el momento de hablar del gobierno (Un inmenso recuerdo para aquellos grandes maestros del humor: Tip y Coll). No solo del gobierno, sino cuanto apesta a podrido en este estado de la mucha mierda y no solo en los escenarios. Escenarios no solo en teatros, auditorios o pantallas de televisor. Obras de teatrillo de títeres bien mandaos, recaderos y mercenarios del lado más siniestro de la humanidad… No me enrollo, que luego se me tilda de radical, y lo soy, pero voy a los que llevo yendo desde que pulse la primera tecla para dejar claro que nada va cojonudamente bien, tal cual quieren hacernos ver los que viven a cuerpo de rey en esa corte de los hijos de la gran ‘mamada’ llamada estado español.

 

Pasó el invierno y volvió a pillar en presuntas bragas a nuestros gobernantes. No es algo nuevo, cada año mueren demasiadas personas porque no pudieron pagar la ‘mínima’ factura eléctrica o ‘financiarse’ una botella de butano. Vivir al margen: elegir entre la comida o el helor, entre bocadillo u oscuridad. Sin luz no se ve la escasez ni la miseria. Un plato frío puede calentar el estómago y borrar los rugidos y las dentelladas del hambre, de urgencia por los críos. Está claro que lo primero es lo imprescindible, está claro que este invierno tocó engañar al cierzo con luces de bohemia, velas mortecinas, y sopa fría de recortes y escasa vergüenza (institucional).

 

No voy a utilizar frase hecha alguna a propósito de tanta desvergüenza, es inútil reincidir en su conciencia, no la tienen, lo que haré será dejar muy clara su condición de hijos de perra. ¿Qué otra cosa se puede arrojar a grito en tecla que no sea un escupitajo de rabia sobre su inmensa jeta? Oseas, óseas, de piedra, tienen sus ladinas entretelas, seres que dejan morir a muchas personas en este país trabando una ley de mínimos para la subsistencia. Seres infernales, -sí, ya estoy con los ‘derroteros de trastornao’, loco soy porque quiero, y a mucha honra-, seres que alimentan sus vidas con el dolor ajeno, ¿cómo hemos de referirlos sin referirnos a lo más siniestro? Que de no ser así, que lo vayan demostrando, si les dejan. Es tan sencillo como ‘morder’ un poco los beneficios de esos buitres energéticos para que no sucumba nadie más. No creo que se vayan a arruinar, qué va, ya lo cosecharán en otros motes por facturar, verdad. Tantos motes ‘enigmáticos’ pagamos ya. En fin, vamos a por lo otro… y ‘los otros’ que siempre son los mismos yendo a por lo mismo.

 

Lo dije al comienzo: el estado español está podrido hasta la cepa los cojones. ¿Demasiado explícito para ti? A ver si nos vamos aclarando un poquito que de tanta televisión igualmente podrida, se nos están ‘aguachirlando’ las meninges y no sabemos si la fulana del bet-seller que te cagas pata abajo, es la misma que enseña mondongo en la revista de cotilleos, o es la gran hermana que vende sus servicios en la casa del tócame bajo palio por subir… la audiencia. Manda güevos molineros. Desde Europa se nos exige una ley de transparencia, que no de saltos de cama en un Reality Show Business. De inmediato se ponen en marcha los mecanismos de confusión del sistema, y salen ‘transparencias oficiales’ hasta en el despacho de pan de Somormujos del Caudillo, y cierra España. Y somos todos de un transparente que no sabes dónde ponerte a cagarla sin quedarte con el ‘presupuesto’ al aire. Tal cual me comenta un amigo, Fernando Urruticoechea, chiringuitos para esconder y olvidar los pasados (Aún por destapar) chiringuitos. Más mierda sobre el ya saturado endemismo de la corrupción (Epidémica) en España.

 

Una reflexión final: En este país de truhanes, pillastres, buscavidas, chulos-oficiales y sub-oficiales, sacabarrigas, estómagos agradecidos, numerarios del club del pelotazo, español claro, y usted no sabe con quién está hablando, y tal. Un país que mide al personal por el bultaco junto a la bragueta: el bolsillo!, y se sienten coño!; que plaga la mente de sus retoños con la idea de que el pobre se lo tiene bien merecido, que algo habrá hecho. Una nación hecha a imagen y semejanza de sus mandatarios, y viceversa, y ande yo caliente que se joda Vicente. Un pueblo que desconoce la empatía excepto en caso de extremaunción, y todo el mundo es bueno menos tú, capullito de alelí honrado, sincero, y amargado. Y no le eches culpas al Karma, lo que te pasa es por gilipollas químicamente puro. Y no aprenderás nunca, y la honestidad solo lleva a la miseria. Y la mentira tiene bula consistorial para subir en la escala social, y tal. Un país donde importa una real mierda de vellón ser honesto o todo lo contrario, sincero, único y verdadero, con personalidad propia e intransferible; y sé tú mismo, a no ser que seas un honrado gilipollas, entonces es mejor que emigres a una nación un poco menos ‘lista’. En fin, camaradas, si habéis llegado hasta aquí, qué queréis qué os diga: que los borregos balan muy agustitos, que el diablo Jimmy está pletórico por esta España “única, grande y libre”, que somos lo que merecemos ser, y cada maestrillo tiene su librillo para escapar de hacienda, y soplapollas el que no trinque, que España está sembrada de billetes de a quinientos napos y solo hay que agacharse a recogerlos. Ojito con la retaguardia, que ya nos conocemos, y tal. Por eso, lector fiel , ‘TRANSPARENCIAS’ LAS JUSTAS… y punto. (Gracias)

 

 “Cuando las barbas de tu vecino veas quemar… prepara las tuyas que viene crudas”

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress