Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 13 de abril de 2018
violencia y brutalidad

Las víctimas del crimen de Las Torres murieron en el acto “con una brutalidad extrema”

[Img #15914]La madre y el hijo vecinos de Las Torres de Cotillas, cuyos cadáveres fueron encontrados en las primeras horas del 27 de marzo pasado y por cuyos hechos se encuentra en prisión preventiva un hijo y hermano de ellos, Iván G.P., de 27 años, murieron prácticamente en el acto, dada la brutalidad con que fueron ejecutados los numerosos golpes que recibieron en la cabeza.

 

La autopsia, según indicaron fuentes próximas a la investigación, reveló que los golpes debieron ser realizados con un objeto manejado con una enorme violencia y brutalidad.

 

Las heridas en el cráneo eran de tal entidad, añadieron las fuentes, que muchas de ellas, consideradas de forma aislada, hubieran podido causar la muerte de la madre, Antonia P., y del hijo menor, Miguel Ángel G.

 

Los investigadores consideran que el ataque tuvo que llevarse a cabo con «una brutalidad extrema», lo que se desprende tanto de la gravedad de las lesiones como de las numerosas manchas de sangre esparcidas por distintas partes del salón de la vivienda, donde se produjo el doble crimen.

 

En cuanto a cómo se pudo cometer el mismo, todo apunta a que los hechos se produjeron alrededor de las cinco de la madrugada y que los mismos pudieron tener su inicio con una discusión previa entre los hermanos.

 

El incidente habría despertado a la madre, que en esos momentos dormiría en su habitación, ubicada en la planta superior de la vivienda, y que habría acudido al salón a ver lo que ocurría. Fue entonces cuando también ella recibió los golpes que acabaron con su vida.

 

Ambos cadáveres fueron hallados en un tresillo, cubiertos por sendas prendas de abrigo, algo que sorprendió a los agentes de la Guardia Civil encargados de esclarecer lo ocurrido.

 

En cuanto a si los fallecidos tuvieron alguna posibilidad de defenderse del ataque, parece que la madre no tuvo ninguna, mientras que el hijo menor parece que intentó zafarse del mismo, lo que vendría determinado por algunas heridas que presentaba el cadáver y que apuntaban en esa dirección.

 

Respecto al arma homicida, los trabajos de los agentes y de los peritos forenses precisarán cuál de los objetos recogidos en el lugar del crimen fue el empleado para acabar con la vida de las dos personas.

 

Los análisis de toxicología, que está en marcha deberán determinar si el hermano detenido como presunto autor de los hechos cometió los mismos bajo la influencia del consumo de alguna sustancia estupefaciente.

 

Además, el mismo será sometido a los estudios pertinentes para precisar si es imputabl

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress