Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Miércoles, 23 de mayo de 2012

Dos puntas

[Img #2957]El arriero andino que tenía dos puntas en su camino para bailar en una la cueca con una chilena, y en la otra la samba con una cuyana, nada tiene que ver con las dos puntas que nos están dejando, entre otros muchos, esos murcianos, a los que les agradezco de corazón los aplausos y alientos a Valcárcel en su pública comedia de exaltación de méritos atribuidos propios.

Y lo agradezco, porque precisamente la tipología de las gentes que ahora hasta apuestan por la “herencia genética del nacido para ser líder”, los Ruiz Vivo y demás de lealtad inquebrantable, por su condición de boqueras egoístas, en cuanto deje de pasar el agua por ellas, serán los primeros en darle a la palanca, escondiendo de inmediato la mano, para que todo un mundo de situaciones extremas se ponga en marcha, lo ponga en marcha el pueblo, el de la calle, por encima de estamentos y cortijadas, para dejar las cosas, aunque sea temporalmente, en su sitio.

Nadie de los que estuvo en la exaltación personal a Valcárcel, salvo si alguno estaba tontolino de carnet, puede creerse que semejante mandamasillo ha sido y lo es positivo para el colectivo murciano, salvo para lo que ha sabido hacer, porque nadie se lo ha impedido, hacer de toda la región una cortijá particular para él y su puñadico de incondicionales, por el momento.

Y si todo es así de simple y sencillo; y si estamos en la punta de bailar ahora con la más fea milongas de cabreos diarios por los  atropellos que impunemente cometen contra el pueblo, la otra punta a la que inexorablemente estamos llegando, quieran los partidos o no, será a poner las cosas en su sitio incrementando en mucho la población penitenciaria de la cortijá.

Sabemos que nada podemos esperar de las actuales gentes que medran en los partidos, pero tiempos próximos vendrán, porque así lo marca la historia, donde el pueblo lo arreglará todo, aunque ahora parezca imposible.

Salud y Felicidad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress