Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Sánchez.
Martes, 5 de junio de 2018
“El miedo ha cambiado de bando”. Ahí está la clave de su cólera.

Quién a hierro mata...

[Img #16257]“Dura Lex sed Lex” (La ley es dura, pero es la ley). Esta ha sido la máxima del gobierno defenestrado por la razón, la cordura y la decencia de una nación hastiada de matones oficiales, y despojada de sus derechos fundamentales por esa mafia a cara descubierta llamada Partido Popular. Ahora les queda el pataleo, el odio y el terror lanzados al viento dispuesto en un país siempre ávido de ‘argumentos envenenados’ para sacar los hierros a la calle y pasar a cuchillo a quienes descomulgan de su credo. Es esa España que amordaza la libertad para poder robar sin que paisano alguno rechiste siquiera. Es esa España de manos alzadas, banderas cual amenazas, uniformes recién planchados, botas y vetos sin otro argumento ‘democrático’ que el que dictan sus cojones. Y patalean al modo más ruin y ‘plebeyo’, cual bocazas inconscientes de su responsabilidad social, con el punto de mira puesto en los privilegios perdidos y la arrogancia descerebrada apuntando hacia quienes mutilaron su asqueroso tren de vida. “El miedo ha cambiado de bando”. Ahí está la clave de su cólera.

 

Sin tapujos, al amparo de unos mandos perdidos, pero aún operativos, se permiten la fiereza de soltar sapos y culebras por esa bocachancla insidiosa con la única intención de la ponzoña social, el veneno que, regalando brazos en alto y banderas de trapo viejo, movilice las huestes más estúpidas que habrán de recuperar para ellos, no para las huestes instrumentalizadas por su avaricia, los privilegios perdidos en una votación democrática. Porque la democracia se tolera siempre que gobiernen ellos, en caso contrario pasa a ser una turbamulta, un amasijo, una camarilla de rojeras prestos a desmantelar el tejido pacífico de esta España mínima, única en ideología fascista y libre para expresar a pies juntillas aquellos principios eternos del movimiento nacional. Sin más ni menos que el Fascio del estado ‘nazional’.

 

Ante todo lo anterior, bajo la responsabilidad de una equidad perdida, con los poderes que otorgan las leyes aprobadas por ellos mismos, se deberían tomar las mismas medidas que ellos han estado aplicando a otros simples ciudadanos cual ellos ahora lo son, y juzgar y condenar sus afirmaciones envenenadoras, apologistas del odio, el terror y la desestabilización social, con el mismo rigor que antaño ellos aplicaron. Y una gran  parte de esta nación espera se tomen esas mismas medidas ‘correctivas’ con los ahora salientes de club del poder, y paguen lo que antaño nos cobraron por cojones.

 

Pero esta esperanza naciente no utiliza los mismos caminos que la mafia expulsada del poder. Esta nueva etapa debería abolir inmediatamente el garrote vil contra la libertad de expresión. Esta apuesta de libertad, justicia e igualdad, no puede caer en el endiosamiento pretérito, no puede permitirse el lujo de esclavizar media nación para que la otra media saque la panza y se ría despreciando a esos seres inferiores llamados pueblo. Por eso, amigo lector con dos dedos de frente, las revanchas no son buenas, hacen daño y dan pena, lo mejor es considerar el pataleo, el cabreo y el veneno de quienes tienen tan mal perder en el juego democrático, simplemente como lo que es: un berrinche de críos chicos, malcriados por los poderes económicos a los que sirven -a quienes habrán de rendir cuentas en breve-, y solo unos nenicos consentidos y autorizados a robar a diestro y siniestro, simples ingenieros sociales de un proyecto llamado capital.

 

Hagamos oídos sordos a los berrinches de esos criajos endemoniados, frustrados y con el culo al aire en esta época nueva llamada INTELIGENCIA Y LIBERTAD!

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress