Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Lunes, 11 de junio de 2018
Juan Eladio Palmis

Mar Menor muerto

[Img #16287]Pero si pueden, como lo están haciendo, disponer a cajón abierto de millones de euros, sin garantía alguna, para resucitarlo; eso sí, mientras queden euros sin control por la vía administrativa del despilfarro de la llamada vía urgencia, obra de urgencia, cuando debería de llamarse vía u obra del río revuelto.

 

Recuerdo a nuestros amados asesinos del Mar Menor Muerto, que el Mar Menor era un estero salino, no un lago de agua dulce. Y de paso también les recuerdo que todos los mares y océanos del mundo están unidos en una masa de agua continuada, con la escasa singularidad del Mar Caspio y poco más.

 

Y digo esto porque el nivel mundial de las aguas marinas ya está establecido y equilibrado, y si se unieran por una temporada, o por muchos años los dos mares, el Mediterráneo y el Mar Menor Muerto asesinado, no pasaría nada de todas esas alarmas de especies, ganas de que no comamos melones ni pimientos buenos, aunque sean clonados o transgénicos, y que millones y millones de euros se vayan en viajes por meter científicamente el dedo en el agua para analizarla, ver su transparencia, hacer reuniones, nada menos que de científicos; sin que sepamos de dónde han salido tanto científico en la cortijá murciana.

 

Los mismicos; es decir, direcciones generales, comisarias de aguas, concejalías, asociaciones de vecinos y  agrarias, asociaciones naturalistas, medios de comunicación desinformadores, y todo un largo etcétera que se han movido para salir en la foto, no pueden ahora, una vez que entre todos han matado al Mar Menor Muerto en el silencio de su complicidad, y tan sólo esporádicamente algún lamento para justificarse, decir que a ellos, que les demos millones de euros a gogó, que saben de formulas y alquimias para…hincharse a lo pavo en lo económico.

 

El Mar Menor Muerto, por triste desgracia, no necesita de comités de  didácticas exposiciones casuísticas, en algunas de las cuelas se le ve a los exponentes el rabo de los intereses que quieren representar y a los que quieren joder; probablemente lo que se necesite es que un pequeño comité dirigido desde el Ministerio de Medio Ambiente de Madrid, con dos o tres, o los que hagan falta, expertos venidos desde Europa, den soluciones sin más demora, con menos discusiones y doctos puntos de vista del asunto que, para matar al mar, ya puso ricos a algunos, y su entierro va por el camino de hacer muchos más millonarios a muchos sin garantía de nada, lejanos de la  efectividad y eficacia con la que un práctico mete a los buques en los puertos sin peleas entre el capitán y el práctico.

 

El Mar Menor o Mar Muerto Mediterráneo al cuidado científico de la Consejería de Agua, Pesca y Medio Ambiente, más un ejército de funcionarios, políticos, concejalías, y asociaciones de todo tipo, tiene una extensión de superficie de agua de 135 Km2. La Mar Chica que está viva en Nador, norte de Marruecos, tiene 115 km2, es decir es veinte kilómetros cuadrados menos extensa que el Mar Muerto o Mar Menor de la científica cortijá murciana.

 

Ambas lagunas disponen cada una de ellas de comunicación abierta entre sus aguas y las del Mediterráneo, y la única diferencia (viendo  fotos se ve la similitud de ambas albuferas) de que una está situada, la Mar Chica, en un país, para la enorme ciencia española, atrasado, Marruecos, y la otra, el Mar Muerto o Menor, está ubicado dentro de una cortijá avanzada, moderna, democrática, que cumple a rajatabla con los preceptos que le mandan sus verdaderos jefes: el capitalismo católico apostólico y romano.

 

Claro; si uno entrara en la Consejería de la cortijá y nombrara al padre español de la oceanografía, el oriundo de Zuera, en Zaragoza, Odón de Buen y del Cos, que murió por rojo exiliado en México en 1.945, lo primero que te van a largar es un ¿acualo?, porque un personaje así no tiene entrada en los catecismos de los colegios católicos ( y del estado) donde venden los títulos aptos para los empleos a dedo o tras “reñidas” oposiciones; títulos, que por el solo hecho de tenerlos, en muchos casos generan ciencia infusa de científico de la cortijá.

 

Sin menos cascos protectores en la cabeza, sin menos chalecos salvavidas, sin menos meter el deo en el mar, y hacerte la foto con los medios que te has llevado de convidaos para después trincaros un buena paella  o una mariscada, en 1908, el mañico Odón, escribía:

 

“La MAR Chica, de Melilla, en estos últimos años en que hemos tenido ocasión de estudiarla, no tenía comunicación con el Mediterráneo; era una laguna en que las aguas, aprisionadas, se concentraban extraordinariamente. En Agosto de 1908 llegó la concentración a 6º Beaumé y la temperatura del agua, a la caída de la tarde, era 4º C. más elevada que la del aire. La desecación, y, por lo tanto, el descenso de nivel, era tal, que en la Restinga, la zona desecada desde el invierno, llegó a 187 metros.

 

En tales condiciones, la vida en las aguas de Mar Chica era muy escasa. Los peces morían todos.”

 

A lo mejor ( ahora habla servidor), es que en La Manga no queda ni un palmo de tierra estatal porque está en manos de los dueños patrios, y no dejan pasar ni hacer ningún canal de comunicación con el Mediterráneo.

 

Y ya se sabe que a los políticos cortijeros si hay algo que les jode, es contradecir a los ricos o a los ungidos, al pueblo no.  Además, como mienten tanto, si utilizamos datos “científicos” suministrados por ellos, por los cortijeros de la Consejería, aplaudidos en sus día por su palmeros, el poner en comunicación el Mar Menor Muerto con el Mediterráneo, fue la causa de la DESAPARICIÓN ENTONCES de todas las especies marmenorenses, que emigraron las jodías porque estaban hasta las mismas escamas de aguantar la ciencia de la mafia apostólica perulla  de la cortijá.

 

Por tanto, Hay que aumentarles el sueldo a todos, por supuesto el doble a los altos mandos, que se lo merecen; pero no debemos de olvidar ni a los vecinos, ni a los ayuntamientos, ni a los pescadores, ni asociaciones naturalistas y agrarias por su celo.

 

Salud y Felicidad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress