Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Lunes, 25 de junio de 2018
PALABRA DE PALMIS

A los santones de Cajamurcia empiezan a tocarle los cojones

[Img #16322]Muchos de los jovenzuelos que han nacido en la cortijá murciana, desconocen que hubo un tiempo donde en la Región de Murcia, fruto de la abundantísima emigración que sufrieron sus pueblos y sus campos, las gentes, con su trabajo en el extranjero aportaron fondos económicos para que en su patria chica, entre otros muchos adelantos en calidad de vida, tuvieron apertura Cajas de Ahorros, como la que se denominó de Caja de Ahorros de Murcia.

 

Uno de sus santones intocables, Carlos Egea Kranel, probablemente con más mando en plaza que el condecorado, nunca bien aplaudido, y excelentemente recompensado Valcárcel, en un amasijo que nos llegó el olor a las gentes de la calle; pero que al carecer de una justicia gratuita ni te puedes arrimar a demandarla porque te pelan, al son de una triste milonga campera, fuimos testigos de como se comieron sin dejar desperdicios aquellas cajas netamente murcianas, o de profundo arraigo en la zona levantina.

 

En la letra de la milonga campera que nos cantaron los políticos, sindicalistas, y profesionales de altos sueldos y mejores prestamos de dinero social, de dinero público, entró aquella estrofa de la crisis y otras gaitas por el estilo; pero ellos siguieron viajando en primera, viviendo en primera, y cobrando unos sueldazos de mucho más que de primera división; al tiempo que sus patrimonios privados pusieron, han puesto, de manifiesto lo buenos administradores que eran; pero que les importó un pijo tres cuartos que Caja Murcia se la zamparon entre todos; y, por ahí están más sueltos que unos tirantes viejos, gozando de un saludo, encima, cordial y afectivo cuando salen a la calle o son nombrados devocionalmente por los medios de comunicación cortijeros, que sabemos que son cortos de memoria, y pensamos, por tanto, que todavía tienen parte en aquel viento que un día sopló en la era de la cortijá donde estuvo a parva desparramada todos nuestros recursos regionales y desaparecieron.

 

Desde la calle (desde las cátedras tampoco) no podemos entender, y nos sigue dando rabia, estupor, indignación e impotencia, que los culpables de que bancos de fuera se zamparan las cajas murcianas sin tener que tomar bicarbonato, y con el cuento de que nos hacían un favor, es un hecho demencial y único en la historia económica de España en tiempo de paz y democrático, según, que esperamos los que conocimos la solidez de las instituciones de crédito regionales nuestras, que alguna vez se haga justica; que no estén tan panchos por la calle disfrutando sus millones y de su poder, los que desde el primer minuto ni creímos la mentira que nos contaron, y seguimos esperando que, supuesto la ley no es gratis en España, la fiscalía murciana actúe de oficio, y sea su informe de gestión el que podamos creernos los murcianos.

 

Algunas regiones, como la valenciana, poco a poco va sometiendo al imperio de la ley, la razón y la lógica popular, cantos de sirenas de politicastros que robaron a manos llenas. En la cortijá murciana vivimos en un paraíso donde los mandamases se siguen riéndonos de nosotros, y, hasta el momento, a los que estuvieron presentes y participativos en la confección, música y letra de la milonga de la crisis para pelarnos, ni les hemos reñido.

 

Y encima de robarnos siguen, de un modo deshumano, jodiendo y despojando de lo poco que tienen a los mayores desvalidos.

 

¡Ojalá que les vaya bonito…en un buen penal!

 

Salud y Felicidad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress