Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Mariano Pérez Abad.
Sábado, 14 de julio de 2018
Los cuentos del Pity-Power

Torticeras, invertidos y el documento de consentimiento para follar

[Img #16383]La palabra “Torticero” procede de la latina “Tortus”, que significa “torcido” o “tuerto”, y el Diccionario de la RAE lo define como “lo injusto o que no se arregla a las leyes o a la razón”. Quizás no haya un término que defina mejor las políticas sociales de Género por las que han venido escalando nuestros últimos Gobiernos, hasta llegar a este ridículo esperpento del “Consentimiento Expreso” de la “Vicepresidenta” Calvo.

 

Sí, torticera es Carmen Calvo con esa propuesta extremista, propia de un sexismo rancio y ancestral. Torticera porque no se “arregla” a la razón que, en un País que atraviesa una crisis demográfica tan grave que pone en serio riesgo su propio futuro, se pueda siquiera pensar en ponerle semejante traba a la copulación. Tampoco se “arregla” a la legalidad esta nueva ruptura de los Derechos Fundamentales a la Igualdad ante la Ley, Presunción de Inocencia, al Honor y a la Intimidad. Torticera es una política que legisla contra Leyes de mayor rango y le cambia el sentido al sentido común, invirtiendo la carga de la prueba para dejar indefensos a miles y miles de inocentes.

 

Y si el término “Invertido” lo interpretamos en su acepción de “aquello que está del revés o contrario a lo normal”, Carmen Calvo es invertida porque hace lo contrario a lo que dice, dirigiendo un Ministerio que se llama “de Igualdad”, pero que tiene como misión romper una “Igualdad ante la Ley en Razón al Sexo” que tantos siglos de Historia nos costó conseguir. La “Igualdad” torticera de la “Discriminación Positiva” de unos, que necesariamente conlleva la “Discriminación Negativa” de todos los demás.

 

Aún parece más invertido nuestro nuevo Presidente no electo Pedro Sánchez que, buscando el colmo de la incongruencia y la contradicción, es el Presidente de un Partido Socialista y al primer dignatario que recibe en la Moncloa es al multimillonario Soros, Icono mundial del Capitalismo, cabeza visible de la Masonería más manipuladora e ingerente en las soberanías democráticas.

 

Pero aquí, el diverso más inverso, el reverso más perverso, el invertido supino ha sido nuestro presidente saliente Rajoy. Presidente del principal PARTIDO CONSERVADOR del Estado Español, traicionando la confianza de su electorado, presumía de PROGRESISTA, arrastrando a su masa de votantes no pensantes hacia la contradicción absurda de presumir de dos antónimos al mismo tiempo. Protector del Lobby Gay, durante su mandato se promulgaron leyes autonómicas LGTB que capacitan EXCLUSIVAMENTE a los miembros de ese colectivo para educar en la DIVERSIDAD sexual a nuestros hijos en el cole.

 

Y mientras, nuestro Pueblo, drogado de pan y de circo, se deja guiar hacia atrás perdiendo su población, su riqueza, su cultura y su dignidad. Como ratones de Flautista de Hamelín, recorremos un camino invertido, guiados hacia nuestra propia destrucción por unos líderes torticeros y unos medios de comunicación que vendieron su alma al Diablo.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress