Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Juan Cano Vera.
Viernes, 27 de julio de 2018
El recuerdo de Cano Vera

Torcuato, Felipe, Fraga, Marcelino Camacho, Leopoldo y muchos más...

[Img #16388]Hace algunos  años, cuando declinaba mi rebeldía y perdía gas ante la baja altura ética y deontológica explosionada  recientemente por un presidente del Gobierno de España negociando no se qué cosas silenciadas con un valido del jefe de los complotados catalanes, antaño, un compañero de Radio Murcia, me entrevistó para decir  adiós a la vida política de primera línea y pasar a la reserva activa del periodismo de trincheras al que he dedicado los mejores años y riesgos, escribiendo más de tres mil setecientos artículos, análisis, ensayos y bromas aparte en libros boicoteados por el régimen de aquí y allí, nacidos en los entrañables digitales VMPRESS y MurciaTransparente que pueden que un día de luz y sabiduria deban unirse para dar la cara al resto de España en defensa de la multitud de machistas, que somos unos veintidos millones de varones, y unir energias para exigir Justicia en favor de una Región que ha sido Reino, maltratada, desflorada y hasta a veces violada con crueldad por la manada de incompetentes votados de buena fe, la otra actividad de violencia de género que funciona, política y económicamente en los pesebres de los partidos y ya menos en los sindicatos que  llegaron a forrarse piramidalmente. Hoy, desde ayer, han aparecido unas nuevas estrellas espectaculares que es el lobby global feminista con unas ultras excelentemente subvencionado para copar la calle de aqui al lado, pero que no cruzan las fronteras de naciones peligrosamente gobernadas por tiranos medievales a la sombra de religiones inmovilistas que han convertido a sus mujeres en esclavas sexuales, sin temblarles el pulso cuando cortan el clitoris de su pareja o bestia de carga.
Me preguntaba el colega Valentin Contreras, un periodista como la copa de un pino de la radiodifusión murciana, que a quiénes admiraba servidor más del elenco humano y las instituciones democráticas más famosas. No lo dudé ni un minuto. Primero a Cáritas Internacional --mi primera escuela del periodismo social-- y lógicamente a la española, una máquina de hacer el bien a la que siempre le pongo una equis en la declaración de la renta.

Segundo a Greenpeace, la ecología sin ánimo de lucro y no un negocio oculto canalla. La Benemérita, tan grande y respetada internacionalmente. Y finalmente a El Corte Inglés, el de antes, en estos tiempos convertido en un oso consumista y censor de la verdad escrita que controla con elevadas sumas de publicidad sabiamente distribuida, y con sus riñas familiares en una empresa con cien mil trabajadores.

Hay riesgo.

 
Escribo estas líneas a quinientos metros del Mar Menor que ha sido mortificado por bandas sin entrañas. En un rincón del relajante  Hotel Talasia, una delicia murciana de calidad que es una isla de un turismo que la política ha olvidado sistemáticamente a pesar de sus potencialidades. Da la casualidad que tengo entre  las manos un libro que hace historia de los traidores más conocidos de España, en el que falta incorporar una larga lista de actores protagonistas de la serie televisiva  LOS CORRUPTOS, incluyendo una decena de murcianos y murcianas encabezados por el camarada Roca a la espera de que caiga el capo mayor, actualmente haciendo una turné por paises tan peligrosos como Alemania y Bélgica, por sus jueces regionales, necesitados de un baño de cultura moral por sus raices nazis.
 
Es cuando  echo de menos a las grandes figuras de la Transición, una revolución tranquila, a punto de ser volada por tiempos, desde dentro y desde el exterior universal cuyo último acto consistirá, probablemente, con la caída de Felipe VI, con el mismo nombre que uno de sus antecesores, Felipe V, que metió en cintura al separatismo catalán de inspiración francesa  en el reinado de  Luis XIII. El último eslabón del bloqueo, está decidido, sería instaurar  otra nueva dictadura populista de cuarenta años. El tirano, el nombre, está escrito o se supone por sus andanzas. Un lobo siberiano en estos dias permisivo y acicalado de cordero plañidero, y victimista. Han pactado los penalties, y a Pedro  EL BREVE, le acusan, con lógica razón, de haber pactado con todos los enemigos del pueblo español, de blanquear el separatismo y humillar al monarca, nuevamente, friamente, sin mover un músculo.
 
Todos pagaremos las locuras cometidas y por ultimar el sexo hibrido y monacal de La Moncloa, para tapar el ataque o el golpe más inquisitorial contra la Democracia española, primeramente y lo que salga por encima de los Pirineos. Solo queda por ver que la Generalidad supuestamente permita la fuga masiva de los reclusos golpistas de los centros penitenciarios vigilados por los fidelisimos Mosos de Escuadra. Se teme un selvático espectáculo que se comenta por las calles catalanas, que daría pie a filmar una película con guión de Pablo Iglesias, que libera a tantos separatistas, pero no dice palabra del baño de sangre en Nicaragua, gobernada por Ortega y su femenina señora, asaltando iglesias pero no sagradas mezquitas. De apuntador anda Iceta.
 
Son momentos amargos embargados por la impotencia  ciudadana porque carecemos de líderes de la talla humana e ideológicas de aquellos personajes nacidos para la Historia, como fueron Torcuato Fernández Miranda, actor principal del parto de la Transición consensuada. Felipe Gonzalez, al que respeto y admiro porque no soy socialista desertor caminando  hacia la meta construida por podemitas. Tambien a Leopoldo Calvo Sotelo, que luchó por llegar a Europa en buenas condiciones. Al ingenioso Alfonso Guerra que le tocó  interpretar el papelón de poli malo. Fraga que tenía en la cabeza el mundo interior del Estado. Marcelino Camacho y Nicolás Redondo, que le hicieron dos huelgas generales a Felipe Gonzalez, con dos....Oscar Alzaga el político brillante de perfil europeo. Joaquin Garrigues, la estrella caida por una leucemia fatal. Herrero de Miñón, el hombre que susurraba a los caballos de la Zarzuela, y que formaba un tandem de oro con Juan Ramón Calero, el político que democratizó a la derecha económica del capitalismo salvaje, luego traicionado por una pandilla de criticos que finalmente han tenido graves problemas con los Tribunales de Justicia , con cajeros en La Manga todavia del Mar Menor, y cobrar del gran cacique arropado por la Patronal y las secretarias de Aznar llamando a las  sedes locales murcianas !!A Calero ni agua , votad a Ramón Luis !!
 
Yo estaba allí ejerciendo mi papel de duro reformista frente a la estampida del nuevo PP. Y tambien testigo del derrocamiento de Carlos Collado, el mejor político de la izquierda murciana, y por tanto enemigo de los enanos con sus papeles, lios familiares y traiciones, desde los años del buen hombre que ha sido Hernández Ros. Eran señales extraterrestres de lo que nos ha tocado padecer en estos tiempos turbulentos, peligrosos y llenos de trampas y trincheras aprendidas en repúblicas comunistas latinoamericanas en donde no cesa de derrarmarse sangre inocente. Ya digo, como ayer en Nicaragua. Y Pablo Iglesias sigue disparando mala baba. Destruir para construir, tal como aprendió del camarada  Lenín que junto a Stalin, asesinaron a millones de seres humanos, tantos o más que el loco de Adolfo. Amén. Otro día hablaremos del Gobierno faldero que nos llama a machistas a los padres de familia, ante el temor de EL CORTE INGLES, inventor del DIA DEL PADRE, DE LA MADRE, de los ABUELOS y los CUÑADOS.-
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress